Ventana sobre el ‘homo sapiens’

……..El investigador en Ciencia Política, Giovanni Sartori, y Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2005, habló del ‘homo sapiens’ (ser con capacidad de pensamiento y reflexión), pero también habló del ‘homo insipiens’ (necio e ignorante) que exalta la ignorancia como virtud, y que a su vez se vuelve presa de sus propios fantasmas.

¡Cómo nos gustaría hacerles algunas preguntas a los ‘homos’…!

  • ¿Sabrán los racistas y xenófobos que todos los seres humanos provenimos de África, que somos africanos emigrados, y que desde allí se extendieron nuestros antepasados por el planeta y el sol se ocupó del reparto de colores?
  • ¿Sabrán los misóginos que en el principio del desarrollo embrionario todos somos morfológicamente indistinguibles y hasta pasadas varias semanas no empieza el proceso de diferenciación?
  • ¿Sabrán los machistas y sexistas que también nacen personas intersexuales con genitales ambiguos y algunas (que deberían ser varones por sus órganos y cromosomas XY) sufren una mutación: sus células no perciben la testosterona de su sangre y se desarrollan como mujeres, por lo que su cerebro y cuerpo no llegan a masculinizarse?

……..Lo cuenta la Historia: ‘homo sapiens’, homo insipiens’, pero, por encima, ‘homo masculus’.

La voz latina masculus es una forma diminutiva de mas (macho). El sustantivo machismo es derivación moderna del movimiento antisufragista que veía un peligro en el hecho de que la mujer avanzara con los tiempos y alcanzase posiciones o privilegios hasta entonces reservados al varón tanto en el ámbito social y económico como en el laboral y político.

Hoy se dice que es machista la persona que a la luz de los evidentes desajustes en el trato dado a las mujeres defiende la superioridad masculina, o al menos se comporta como si lo hiciera.

……..Es un terreno en el que no importan los ‘sapiens’, ni el status social, ni el nivel de estudios…

Sixto V, que subió al solio pontificio en 1585 y cinco años después mandó imprimir la Vulgata como única edición latina autorizada de la Biblia, fue un Papa que luchó contra la corrupción dentro de la Iglesia, protegió las artes y las ciencias y embelleció la ciudad de Roma.

Pero tenía un defecto: era misógino en exceso. Como le preguntaran qué pensaba de las mujeres, dijo: ‘Hablaré en lo que a mí me corresponde, y diré que estoy dispuesto a canonizar a las que nunca hayan dado motivo de queja a sus maridos, a sus padres o a sus señores’.

……..¿Y esta es la sabiduría de la que tanto presume el ‘homo sapiens sapientissimus’…?

 

El mochuelo

(abril-2017)

1 Comentario

  1. Luis

    Es hora que se le conozca a la mujer en la Iglesia y que participe con responsabilidad. Se fueron los jóvenes, intelectuales y obreros. No consintamos que en este siglo se vayan las mujeres sin enterarnos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.