Un “Día de…” no borra la historia

……..Dele tiempo, para no hablar de las mujeres el  8 de marzo. Ese día ya lo hacen los políticos, los partidos y organizaciones varias,… en presencia de las cámaras. Todo es aprovechable para la publicidad. Es lo que hay; son políticos y les gusta lucirse hasta de lo que no hacen.

……..Dele tiempo, las mujeres llevan siglos de engaños y discriminaciones. Y todavía hay sentencias como la del juez Del Olmo (Audiencia Provincial de Murcia-España) afirmando que llamarle “zorra” a una mujer no es insulto. O que amenazar de muerte a una mujer por pedir el divorcio no es delito. O que abofetear a su esposa, tirarla al suelo y patearla tampoco es dominación machista. Jueces que orillan el sentido común y el espíritu de las leyes y terminan tipificando los delitos como simples faltas: “la violación de un maltratador a su expareja no es tal, porque ella no opuso resistencia”; “una orden de alejamiento por lesiones y amenazas es revocada, porque la mujer está irregularmente en el país”; “una víctima de la mafia obligada a prostituirse nada pudo hacer contra su proxeneta, porque el magistrado advirtió que ella tenía un móvil y no lo había usado para escaparse”…

……..Dele tiempo, que pase el 8 de marzo. Porque esto sigue, desgraciadamente muchos adolescentes y jóvenes continúan perpetuando el modelo patriarcal de los adultos; algunas de las víctimas, por necesidad económica o por miedo, no se ratifican en la denuncia y el agresor sale impune; varios agentes de las fuerzas de seguridad siguen valorando a la baja las denuncias, más del 50% de las asesinadas habían recibido calificación de ‘riesgo bajo o inexistente’; los políticos y medios de comunicación se justifican escudándose en un número de teléfono (016 en España) para que las mujeres denuncien, aunque muchas denunciantes también han sido asesinadas.

……..Dele tiempo, las mujeres saben perfectamente lo normalizado y naturalizado que está el machismo en nuestro planeta. Da igual los niveles económicos, o el rango social, o la edad. Hombres que tal vez parecen escandalizarse por la mutilación de órganos genitales de las niñas en países africanos, o del uso del velo en países árabes, o de que la violación de mujeres se utilice como arma de guerra, o porque las hijas sean vendidas para matrimonio, o de la trata de mujeres para explotación sexual, o los llamados ‘crímenes de honor’,…los mismos hombres que, a su vez, se sienten molestos, inquietos y aludidos con los temas feministas, con el concepto de género o de machismo, con el lenguaje sexista, con la crítica a los patriarcales roles de hombres y mujeres,…

……..Dele tiempo, porque tiempo hay para reflexionar sobre la situación de las mujeres: ¿La prostitución es el oficio más antiguo del mundo, o es la violencia hacia las mujeres más antigua del mundo? En los países nórdicos se legalizó la prostitución, así lo hizo Holanda y, a los 5 años, 9 de cada 10 mujeres que están en las vitrinas son extranjeras que vienen de situaciones de pobreza. ¡Qué curioso!

Y reflexionar sobre violencia de género o violencia machista: los feminicidios, las violaciones, la criminalización de la homosexualidad, las mutilaciones genitales, la estigmatización de las trabajadoras sexuales, la falta de paridad a nivel laboral, la publicidad sobre los ideales de belleza y juventud, las decisiones ajenas sobre el cuerpo de la mujer, la feminización de la pobreza, etc.

Tiempo hay para reflexionar.

……..Dele tiempo, y de momento entorne esa ventana de vientos horrorosos. ¡Hay tantas luchas preciosas de mujeres, tantos cambios interesantes, tantos proyectos maravillosos, tantas gestas generosas, tanta esperanza…dignas de felicitación! Este mismo año el día 8 de marzo lo han celebrado las mujeres con manifestaciones reivindicativas y con un Paro Internacional.

¿Recuerdan el caso de Olympia que contaba el maestro Galeano?

Son femeninos los símbolos de la Revolución Francesa, mujeres de mármol o bronce, poderosas tetas desnudas, gorros frigios, banderas al viento.

Pero la revolución proclamó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y cuando la militante revolucionaria Olympia de Gouges propuso la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana, la guillotina le cortó la cabeza.

Al pie del cadalso, Olympia preguntó: –Si las mujeres estamos capacitadas para subir a la guillotina, ¿por qué no podemos subir a las tribunas públicas?

No podían. No podían hablar, no podían votar. Las compañeras de lucha de Olympia de Gouges fueron encerradas en el manicomio. Y poco después de su ejecución, fue el turno de Manon Roland. Manon era la esposa del ministro del Interior, pero ni eso la salvó. La condenaron por su antinatural tendencia a la actividad política. Ella había traicionado su naturaleza femenina, hecha para cuidar el hogar y parir hijos valientes, y había cometido la mortal insolencia de meter la nariz en los masculinos asuntos de Estado. Y la guillotina volvió a caer.

 

Mirada Solidaria.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.