Película de evidencias

Conversaban. Su amigo Juan le decía estar harto de la gente que sabe de todo y de todo van dando lecciones. Por su parte, también él está harto de los mensajes publicitarios, sean políticos o de otro tipo. Tanto unos como otros, todólogos y publicistas, se oxigenan con presunciones y mentiras. Es una evidencia de actualidad: Quien mejor sabe vivir del cuento, más triunfa. Pero, por lo visto, es difícil ver lo evidente.

De pronto, una PELÍCULA de paradojas y evidencias recorrió sus mentes:

Fotogramas económicos que evidencian desigualdad: el 1% más rico acumula ya el 50% de toda la riqueza en el mundo. ¡Qué disparate! ¡Más que desigualdad es crimen!

Fotogramas políticos que evidencian falsedad: La mentira convertida en arma política. ¿Qué pasaría si los médicos decidieran hacer diagnósticos falsos? Entonces, ¿por qué aceptamos las mentiras de los políticos? Mentiras absurdas que nos hace sentirnos tontos. Por eso no son de fiar.

Fotogramas honoríficos que evidencian hipocresía: Dr. Makaziwe Mandela (hija de Nelson Mandela) recibió en julio la distinción de Ciudadana Global de la Universidad de Jacksonville (Florida). Muy apropiadas y oportunas sus palabras sobre la injusticia social, la importancia del respeto a los inmigrantes, la necesidad de un desarrollo equitativo, la libertad de los individuos y de los pueblos. La presentaron durante una hora, a ella y a su padre, pero sin mencionar que hasta 2008 Nelson Mandela estuvo en lista de terroristas de USA y Reino Unido. Se habló de Mandela en la cárcel por luchar contra el racismo, pero en abstracto y de forma bucólica y ajena.

Fotogramas sociales que evidencian fracaso: Dice Glucksmann que “Nuestro fracaso es grandioso. Pensábamos que la democracia se iba a extender sobre el planeta, pero está en crisis por doquier. Ensalzábamos los beneficios de los intercambios, pero la mezcla social retrocede y nuevos muros se construyen cada día. Teníamos la religión del progreso, pero el calentamiento climático prepara la peor regresión. La insurrección populista y el desastre ecológico en curso demuestran que el software neoliberal nos lleva al abismo. Para no perder todo debemos salir del individualismo y del ombliguismo. Si nuestros mayores vivieron en un mundo saturado de dogmas y de mitos, nosotros hemos nacido en una sociedad vaciada de sentido. Su misión fue la de romper cadenas, la nuestra será la de volver a tejer los lazos y reinventar lo común. Existen caminos para salir del impasse…¿Sabremos tomarlos?”.

Fotogramas educativos que evidencian individualismo: Como dice Paco Álvarez, el neoliberalismo nos fue inoculado y educamos a nuestros hijos metiéndoles en la cabeza que “lo que cuenta es el individuo”, que “el hombre es egoísta por naturaleza”, añadiendo el concepto de “homo economicus”, dando lugar a que la economía se convierta en el eje principal de nuestras vidas. Es una aberración, ¿Cuándo nos sentimos más seguros en un bosque: cuando estamos solos o cuando estamos acompañados? Es preciso introducir la cooperación y sus genes de igualdad, solidaridad, justiciar social, etc. en todos los niveles del Sistema educativo. Es la manera de dejar a nuestros hijos y nietos un planeta en el que podrán vivir.

Y al final, como en toda película, pasaron corriendo los créditos, esos que casi nadie mira, minúsculos, aunque dan fe de todas las personas y entes que hicieron posible el film: Como posible hacen el cambio multitud de movimientos alternativos, de proyectos esperanzadores, de manifestaciones reclamando justicia y libertad, de luchas por los derechos humanos… también minimizados y desdeñados oficialmente. Pero ellos insisten: “No tenemos en nuestras manos las soluciones para todos los retos, pero ante los retos siempre tenemos nuestras manos”.

Mirada Solidaria.es

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.