Machismo difícil de entender para los machistas

¿Qué pasaría por ejemplo en España si, en vez de ser asesinadas más de 50 mujeres cada año, fueran asesinados 50 militares, o 50 curas, 50 periodistas, o 50 jueces?… Todo el Estado se pondría en alerta y se dictarían inmediatas leyes antiterroristas para atajar semejantes crímenes. El caso es que sucede un año tras otro. Desde el año 2003 al 2019 fueron asesinadas 1033 mujeres a manos de sus parejas o exparejas.

Las mujeres asesinadas por sus parejas no mueren solas, como parece según algunos titulares de prensa. La violencia sexual no la producen el calor del verano, ni la copa de más, ni la “ropa demasiado corta”.

A nivel internacional las cifras son terribles. La ONU habla de unas 137 mujeres asesinadas cada día.

La Historia cuenta que la mujer debía estar al servicio del hombre, fuese padre, marido, hermano o dios. También hoy, famosos músicos, reconocidos intelectuales y literatos, jerarcas eclesiásticos, jueces, empresarios cinematográficos, actores, políticos, narcos, chulos de barrio, mafiosos y machos de todas las escalas sociales siguen considerando a las mujeres como personal de servicio y objetos de placer que pueden comprar para afianzar su masculinidad y su poder. Prefieren mujeres guapas, bien arregladitas y ‘presentables’, poco menos que envueltas en papel regalo. ¿Cuántos varones desconocen aún el significado de la palabra ‘patriarcado’ aunque lo ejercen a diario?      

El machismo es manifiesto y no distingue niveles culturales, ni edades, ni estamentos, ni países. Seres acomplejados y cobardes, que, en solitario o en manada, acosan sexualmente a mujeres y niñas, valiéndose de su posición de poder o influencia. Entre iguales o en minoría no se atreven. En los juicios rebuscan mil excusas: les provocó la forma de vestir de esa mujer, el alcohol y los problemas personales les alteró su comportamiento, las frustraciones de la vida les enloquecieron… ¡Pero siempre terminan en lo mismo!

O machos, requetemachos, que se creen con ‘derecho de pernada’ como en el medio evo. Tan bestias que, en momentos de calentamiento, consideran natural violar a una mujer. Tan prepotentes que ven como ofensa y humillación cualquier enfrentamiento de una mujer, y en su arrebato llegan a asesinarla. ’Siempre fue así’, dicen. Su degradación les lleva hasta el abuso de menores, niñas y niños, aunque muestren públicamente su rechazo a los homosexuales.

Parece que el fenómeno del machismo es lo más difícil de entender para los machistas.

GOTA DE DISTINCIÓN:  La tercera y última prueba para conseguir trabajo en esa empresa consistía en una entrevista personal con el Jefe de personal. María decidió presentarse sin la habitual peluca con que tapaba su calvicie por sufrir alopecia desde hacía 10 años. El representante de la empresa le inquirió: – ¿Y usted cómo se presenta así?  – Porque yo soy así, contestó la candidata. No hubo más entrevista y pasó la siguiente. El Jefe de personal era calvo.

Mirada Solidaria.es

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.