Sin categoría

Se le agotó su fe

Es difícil creer en la bota que te pisa, en los ojos que no te miran, en la mano que te rechaza, en la boca que te engaña, en el dedo que te condena…

Son malos tiempos para la confianza.

Sólo parecen propicios para la publicidad: Te vende de todo y te compra fe.