Cambiar el sentido de ‘prohibido’

Mecieron sus cunas con prohibiciones. En el Edén ya había un árbol prohibido. Tambíen películas y libros prohibidos. Y en las Iglesias más prohibiciones que bendiciones. Lo más prohibido, por supuesto, atentar contra la propiedad privada. Múltiples letreros con “prohibido el paso”, direcciones prohibidas y accesos prohibidos a ‘toda persona ajena a esta obra’. Y hasta la esperanza estaba prohibida.

Después fingieron que los aires habían cambiado. Pedían nuestros votos pero seguían prohibiendo nuestras voces. Todo bien controlado: Los medios, las manifestaciones, las ideas, la participación… En tanto que los ‘servidores públicos’ se servían de lo público, se adueñaban de la soberanía popular y prohibían la democracia. En alianza con el poder económico, prohibieron a mucha gente la comida, el trabajo, la salud, la vivienda, la educación, el acceso a la justicia, la libertad de expresión… Con prohibiciones defendían los poderosos su poder y escondían su miedo.

Pero hubo gente que, tras arduo caminar, aprendió a conjugar el verbo PROHIBIR y el significado de los vetos, de las condenas, de los tabús, de las privaciones, de las fronteras… Y entendieron los muros que prohiben el paso ‘para que los invadidos no invadan a los invasores, para que los palestinos no regresen a la patria robada, para que los saharauis no entren en su tierra usurpada, para que los mexicanos no pisen el inmenso mapa que les comieron’. (1)

Y voltearon la palabra PROHIBIDO y recitaron con Pablo Neruda (2) :

Queda prohibido llorar sin aprender / levantarte un día sin saber que hacer / tener miedo a tus recuerdos…
Queda prohibido no sonreír a los problemas / no luchar por lo que quieres /
abandonarlo todo por miedo / no convertir en realidad tus sueños…
Queda prohibido no hacer las cosas por ti mismo, / no hacer tu destino, /
tener miedo a la vida y a sus compromisos, / no vivir cada día como si fuera un último suspiro.
Queda prohibido no intentar comprender a las personas, / pensar que sus vidas valen menos que la tuya / no saber que cada uno tiene su camino y su dicha…
Queda prohibido no crear tu historia / no tener un momento para la gente que te necesita /
no comprender que lo que la vida te da, / también te lo quita…
Queda prohibido no buscar tu felicidad / no vivir tu vida con una actitud positiva /
no pensar en que podemos ser mejores / no sentir que sin ti, este mundo no sería igual.

Y cambiaron el sentido de ‘prohibido’ y declamaron con Paula Orellana (3):

Prohibido tener piernas y no caminar / tener alas y no volar /
tener voz y no gritar / tener mente y no pensar /
tener todo y no regalar / tener poco y no prestar /
tener alma y no gozarla / tener cuerpo y no compartirlo /
tener enojo y no sacarlo / tener amor y no usarlo /
tener ideas y no escribirlas / tener colores y usar negro /
tener luz y vivir en oscuridad; / vivir en oscuridad cuando hay luz.
Tener brazos y no abrazar / tener boca y no besar /
tener ojos y sólo mirar / tener conciencia y ser injusto.
De todo lo prohibido, para mí, / tú no estás prohibido.

Mirada Solidaria.es

  1. Eduardo Galeano. “Prohibido pasar” De: “Los hijos de los días”
  2. Del poema “Queda prohibido” de Pablo Neruda
  3. Poema “Prohibido”, Paula Orellana, (ARGENPRESS CULTURAL)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.