De las crisis eternas, libéranos Dómine

(Estribillo)

Las crisis siempre las pagan

los pobres y los de abajo,

los que todas se las tragan,

esos que, hagan lo que hagan,

siempre se van al carajo.

         ——-

A los buitres financieros

que hundieron la economía

se les premia todavía

y se les da más dinero.

Es por eso que banqueros,

y otros ilustres mangantes,

se ríen de los currantes

y, sin dar explicaciones,

se embolsan cien mil millones

y se quedan tan campantes.

 

Y aquí carros y carretas

sigue aguantando la gente,

aunque no coma caliente

y suban las hipotecas.

Que de la Ceca a la Meca

este dogma es bien sabido;

el mundo está dividido

en dos grupos, a saber:

los que están para joder

y los que están bien jodidos.

 

Y esto será así en la vida

mientras aguante el tinglado,

-aunque ya está bien tocado

por esas ansias suicidas

de ganancias desmedidas-

o hasta que el pueblo se plante,

se rebele y se levante,

y le diga a estos hampones:

¡Hasta aquí llegáis, mamones,

ya habéis robado bastante!

                       Rafael González Jiménez

Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *