Mentiras políticas

Son axiomas de los políticos, que practican a rajatabla: “Miente, que algo queda”, “Nada es más rentable que el miedo y la mentira”, “No escatiméis en mentiras, que la gente es muy olvidadiza”.

«Whatsapp se ha convertido en una peligrosa herramienta de desinformación». Un estudio de la fundación Avaaz y Metroscopia concluye que 10 millones de potenciales votantes recibieron contenidos falsos antes de las últimas elecciones generales en España.

Las noticias falsas son muy efectivas, como ya ha sido confirmado en elecciones como las de Brasil: «Un 98% de los votantes de Bolsonaro reconoce haber visto una información falsa de alto impacto y un 90% se la había creído».

“El lenguaje político está diseñado para que las mentiras suenen como verdades, que el crimen parezca respetable y para darle consistencia a lo que es puro viento”, dice el escritor y periodista George Orwell.

Los políticos necesitan mentir. Existen ocasiones estratégicas donde la mentira es mejor herramienta política que la verdad. Dice el profesor John Mearsheimer que la mayoría de la gente se siente muy incómoda en el terreno de las mentiras porque piensan que está moralmente mal, pero cuando la mentira es por razones estratégicas para el país, el individuo deja la dimensión moral en un segundo plano.

Se contabilizaron 8.158 mentiras de Trump en sus primeros dos años de gobierno, según la base de datos The Fact Checker del Washignton Post que analiza todas las declaraciones sospechosas emitidas por el presidente. No hubo presidente en EEUU con un historial tan grande de declaraciones falsas como Donald Trump. En su segundo año de gobierno Trump realizó una media de 16.5 comentarios falsos al día.

El presidente de Estados Unidos, George Bush, y el anterior primer ministro británico, Tony Blair, «reconocieron haber mentido» al afirmar que Irak tenía armas de destrucción masiva, para justificar una invasión militar de ese país. Cuando reconocieron su mentira ya había centenares de miles de muertos civiles en su mayoría mujeres y niños. Para colmo, esos dirigentes fueron reelegidos en las urnas, de manera que recompensaron sus mentiras.

Las falsas noticias (fake news) políticas en los EEUU han superado los 158 millones de visitas este año solo en Facebook, según publica Avaaz. En lo que va de año, la desinformación ya ha llegado a más gente que en la campaña de 2016. El registro de votantes incluye a 153 millones de personas, por lo tanto, cada votante toca a algo más de una noticia falsa por cabeza.

El dibujante satírico El Roto expresó en Manzanares (C-Real): “La forma de expresión de los políticos es la mentira, está en su naturaleza. Su expresión natural es la manipulación”.

Y decía Galeano que votar a quienes dicen mentiras «no ayuda a la democracia». «O la democracia aprende a decir la verdad y de una vez empieza a condenar la mentira o está condenada ella misma a mentir a perpetuidad… Estamos en manos de gente que nos miente todo el tiempo».

Contemplando a los votantes un día electoral, exclamaba un viejecito: ¡Ay, si los votos hablaran!

La ventana del mochuelo

 

 

1 Comentario

  1. Oxuan7

    Muy real. Necesidad de mantener activa la Consciencia. «Es preciso estar alerta manejando el azadón…»
    Seguí promoviendo el espabilo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *