Ventana sobre la infancia /1

En algún lugar del tiempo, más allá del tiempo, el mundo era gris. Gracias a los indios ishir, que robaron los colores a los dioses, ahora el mundo resplandece; y los colores del mundo arden en los ojos que los miran.
Mi amigo Ticio Escobar acompañó a un equipo de la televisión, que viajó al Chaco, desde muy lejos, para filmar escenas de la vida cotidiana de los ishir.
Una niña indígena perseguía al director del equipo, silenciosa sombra pegada a su cuerpo, y lo miraba fijo a la cara, de muy cerca, como queriendo meterse en sus raros ojos azules.
El director recurrió a los buenos oficios de Ticio, que conocía a la niña y entendía su lengua. Ella confesó:
-Yo quiero saber de qué color ve usted las cosas.
-Del mismo que tú –sonrió el director.
-¿Y cómo sabe usted de qué color veo yo las cosas?  (*)

Según la ONU, más de 240 millones de niñas en el mundo son víctimas de violencia en el mundo.
Cada año, la neumonía mata a 900.000 menores de cinco años en todo el mundo, según Unicef.
Cada año, casi 15 millones de niñas son obligadas a casarse en todo el mundo, recuerda Save The Children.
4,3 millones de niños empobrecidos que viven en ciudades tienen más probabilidades de morir antes de cumplir cinco años que los menores de la misma edad en zonas rurales, según Unicef.
Según Unicef, en 2018, casi 200 millones de niños menores de cinco años sufren desnutrición y al menos 340 millones sufren de hambre oculta (falta de vitaminas).
Cada año un millón y medio de niños son encarcelados, según Informe de 170 ONG ante la ONU.

¿Alguien se fija en la situación de esos niños y niñas? ¿De qué color la vemos, preguntaría la niña ishir? Dicen que los focos de la información evitan estas noticias porque son difíciles de justificar. ¿A quién echar la culpa de tanto crimen, de tantas víctimas inocentes?
Por curiosidad, ¿De qué color se ve desde el poder, desde las instituciones, desde la ciudadanía, desde las propias víctimas…? ¿O quizás resulta molesto mirar tan cruel realidad…? ¿O tal vez, al tratarse de personitas tan minúsculas, ni siquiera se ven…?

Ventana del mochuelo

(*)  Refer. Galeano al recibir el Premio Amigo de los Niños en sept/2009 otorgado por Save the Children  
Viñeta de Juan Ramón Mora

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *