El problema no es el problema

La realidad variopinta ni es caprichosa ni disfruta colocando obstáculos a los seres humanos, ella camina sin más. Si bien transporta las jugadas y jugarretas de los actores humanos.

Cosa distinta es la manía del ser humano de rechazar y problematizar la realidad porque no es como le gustaría que fuera. Esa idea que nos forjamos de determinadas situaciones es la que crea el problema. Además, con la particularidad de pensar que el problema siempre está  fuera (el jefe, la pareja, la situación del país, la mediocridad de los jerarcas, la corrupción política…). Como si todo no dependiese en gran medida de nosotros. Aterricemos con un ejemplo.

Es público y notorio. Numerosos informes científicos lo confirman: ‘Está comprobado que MATA’.

-¡Oigan, no jueguen con sus vidas…!

Sin embargo, mucha gente no acaba de creérselo o se forjan su idea o versión particular… – ¡No será para tanto!, dicen. Y nada hacen por cambiar sus comportamientos. Mientras tanto los muertos siguen contándose por millones.

– Hágalo al menos por sus hijos…

Pero no, no valen las razones ni los datos,… -Bastantes problemas tiene uno ya en la vida como para preocuparnos más todavía…, contestan.

Ante semejante situación pocos caminos quedan. Quien no quiere ver una situación está ciego total. A lo sumo lograrás sacarle la clásica salida cínica: “De algo hay que morir”.

La negación de la evidencia es una fea costumbre muy extendida desde supremos presidentes hasta humildes ciudadanos. ¡Qué tan grandes y fuertes serán esos intereses que ordenan y mandan hasta llevar a la muerte…!

A propósito, ¿De qué tema estamos hablando? ¿Cuál es ese grave problema que mata? ¿Acaso hablamos del tabaquismo, o más bien de la contaminación y el cambio climático? Ustedes decidan. En verdad, son muy similares las actitudes que se dan en ambos casos.

Por una parte, la OMS señala la realidad: el tabaquismo es la principal causa de mortalidad prematura y evitable, en los países desarrollados. Cada año mueren 5 millones de personas como consecuencia del tabaco y está relacionado con 10 tipos de cáncer y con más del 50% de las enfermedades cardiovasculares… ¿Y qué decimos y hacemos los humanos?

También la OMS presenta la otra realidad: La contaminación está ocasionando  entre 6 y 7 millones de muertes prematuras anualmente, además de pérdidas en materia de bienestar estimadas en 5 billones de dólares. La ONU urge cambios sin precedentes para evitar la catástrofe medioambiental del planeta… ¿Y qué decimos y hacemos los humanos?

     Cuenta Liu Zongyuan que los habitantes de Yongzhou son excelentes nadadores. Una vez, el agua del Xiangshui subió repentinamente. Una barca que transportaba a cinco o seis personas zozobró en medio del río. Haciendo frente al peligro, los pasajeros nadaron hacia la orilla. Uno de ellos parecía no avanzar a pesar de nadar con todas sus fuerzas. Sus compañeros le dijeron:

   – Tú eres mejor nadador que todos nosotros, ¿por qué te quedas atrás? 

   – Porque llevo mil monedas amarradas en mi cinturón, y eso pesa – contestó él.

   – ¿Por qué no las tiras? – le dijeron los otros.

     Sacudió la cabeza sin contestar, pero el cansancio lo invadía.

     Los que ya habían llegado a la orilla le gritaron:

   – ¡Eres un tonto, no te empecines! ¡Vas a ahogarte! ¿Y entonces de qué te servirá el dinero?

     De nuevo sacudió negativamente la cabeza. Poco después el agua se lo tragaba.

Así que se ahogó, o mejor, así decidió ahogarse.

Esas son el problema: nuestras ideas fraguadas ante la realidad y nuestras decisiones, que hicieron afirmar a Einstein que ‘la estupidez humana es infinita’.

GOTA ESPERANZADORA: El pasado 15 de marzo hubo huelga mundial de jóvenes protestando contra el cambio climático. “No hay planeta B para vivir”, gritaban.

Mirada Solidaria.es

 

 

1 Comentario

  1. Fausti

    Pues yo creo que triunfa cada día más la estupidez!!!!! Vuelven a correr malos tiempos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *