El arma de la desinformación

La organización Avaaz avisa: ¿Cuál es el arma utilizada por la extrema derecha para ascender  socialmente? La desinformación.

Noticias falsas circulan por las redes que son vistas cientos, y hasta miles, de millones de veces. Un ejemplo: “El 98% de los electores de Bolsonaro en Brasil recibieron noticias falsas y el 90% de ellos se las creyeron”.

Muchos estudios demuestran que nadie es inmune a estas viles mentiras, pero cuanto más conozcamos el asunto de la manipulación mediática, mejor podremos protegernos.

    Cinco cosas que todos debemos saber acerca de la desinformación:

1. Alimenta nuestro miedo y se propaga rápido. Los humanos estamos programados para recordar la información negativa por encima de la positiva, así es como aprendemos. Los mercenarios de la desinformación saben esto, y juegan con las emociones profundas, aumentando la probabilidad de que el contenido sea compartido en redes sociales. Así logran que se propague hasta seis veces más rápido que las noticias reales.

2. Prospera en redes sociales y llega a miles de millones. Cuanto más tiempo pasamos en redes sociales, más dinero ganan las empresas que las manejan. Ellas saben que el contenido extremo y escandaloso llama nuestra atención, entonces programan sus sitios para promoverlo. Y así llega a miles de millones. Los periódicos más grandes venden unos cuantos millones de copias, mientras que las noticias en Facebook alcanzan a MIL MILLONES de personas por día.

3. Está siendo utilizada como un arma en contra de nosotros. Líderes autoritarios, desde Brasil hasta China, están usando la desinformación como arma política. Con sus ‘granjas de trolls’ emplean legiones de personas para crear millones de cuentas falsas y así propagar desinformación.

4. Mata personas y está envenenando la democracia. La desinformación está impulsando violencia justiciera en India y Brasil, y está alimentando una brutal limpieza étnica en Myanmar. También está envenenando la política. Las noticias falsas ayudaron a triunfar el  Brexit, o a Bolsonaro, o a Trump… Y están  destruyendo la confianza en los medios de comunicación tradicionales, en nuestras instituciones democráticas y en los líderes políticos. Con tanta desinformación, las redes sociales ahora son una amenaza para la democracia.

5. Nadie es inmune. Personas a través de todo el espectro político están siendo blanco como parte de una estrategia para polarizar y erosionar nuestras sociedades. Hay estudios que demuestran que hasta las personas más educadas tienden a caer en la trampa de las noticias falsas, y que los mayores de 65 años son más propensos a compartirlas.

La desinformación difunde desconfianza, miedo y mentiras. Cuanto mejor nos informemos, más lograremos detenerla.

La organización Avaaz sugiere algunas formas de protegernos de la desinformación: No creas todo lo que lees en Internet y contrasta fuentes fiables; sigue consultando los medios de comunicación tradicionales que, aunque no sean perfectos, al menos están sujetos a regulaciones  que los hace más fiables que cualquier anónimo en internet; resiste el ambiente de desconfianza y participa; aférrate a la esperanza en contra del miedo que pretenden inculcarnos…

Mirada Solidaria.es

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *