Es muy difícil calcular el punto donde un ser humano pierde su condición de humano. Popularmente echamos mano de un calificativo: “es un loco de atar”.

 

     El diputado y ex ministro del gobierno de Ehud Olmert, Avigdor Lieberman, ha declarado ante un foro en la universidad israelí de Bar Ilan que Israel debería imitar a sus padrinos estadounidenses y usar la bomba atómica en contra de la población civil palestina.

“Debemos continuar combatiendo a Hamás como Estados Unidos combatió a los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial… la conquista de Japón no era entonces necesaria”, expresó Lieberman ante un grupo de sionistas.

También apoyó el plan conocido como Transfer, según el cual todos los habitantes árabes de Israel y los territorios ocupados serían transferidos a Jordania, una masiva operación de limpieza étnica que culmine el proyecto histórico del sionismo de convertir a Palestina en “una tierra sin pueblo”.

 

     ¿Cómo es eso de que el mundo progresa a toda velocidad?: La cantidad de personas desnutridas en todo el mundo aumentó a 963 millones, en comparación con 923 millones en 2007, según la última edición del informe anual “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo”, presentado por la FAO. Calculan que en 2009 habrá mil millones de personas hambrientas en el mundo.

“Como consecuencia del encarecimiento de los alimentos iniciado hace dos años, 75 millones de personas fueron empujadas al hambre crónico. Esta tendencia ha continuado, arrastrando a 40 millones adicionales este año”, dijo en conferencia de prensa el director general de la FAO, Jacques Diouf.

El año pasado en África subsahariana, una de cada tres personas –236 millones– padecían hambre crónica, lo que representa la proporción más elevada de desnutrición en una región, señala el informe.

 

     ¿Es verdad, como afirman muchos Organismos, que “el mundo produce alimentos para el doble de sus habitantes”?

 

     La desigualdad mata: “La injusticia social mata a muchas personas”, concluye el informe realizado por la Comisión de Determinantes Sociales de la Salud de la OMS. Con este documento se pretende que al diseñar las políticas económicas y sociales, los gobiernos tengan en cuenta el impacto sobre la salud que generan las desigualdades.

Los expertos aseguran que ocho de cada diez muertes prematuras debidas a cardiopatías o accidentes cerebro vasculares y más de la mitad de los tumores cancerígenos podrían evitarse con estilos de vida saludables. Pero la salud no sólo depende de la biología.

No todo el mundo tiene ingresos, educación o un entorno apropiado para poder elegir. Recordemos que una buena parte de la humanidad sobrevive con menos de dos dólares al día. Las personas en situación de pobreza, sometidas a un trabajo precario y mal pagado, o que viven en barrios pobres y contaminados, ven su conducta influida por factores sociales, no por cuestiones de estilo de vida personal. El considerar una alimentación sana o una actividad física regular puede no estar a su alcance.

Un 80% de las personas que murieron el año pasado por enfermedades cardiovasculares habitaba en países con una renta media o baja. También viven en países pobres un 80% de los diabéticos del mundo.

 

     ¿Es verdad que el derecho a la salud y a la vida es universal?   Entonces, ¿qué significa ‘universal’?

 

     Estamos locos, locos de atar. Ponemos las armas por encima de las razones, los negocios por encima de la vida de los seres humanos, los intereses  por encima de las personas, el consumo por encima de las necesidades,…

Definitivamente, desvariamos…Hablamos de derechos, de valores, de justicia, de libertad, de paz, de igualdad,…pero nuestras palabras se volvieron vacías, nada significan.

 

     Al menos nos queda el clamor de los pobres:

“Acá abajo nos vamos quedando sin nada. Sólo rabia. Dignidad tan sólo. No hay oído para nuestro dolor como no sea el del que como nosotros es. Nadie somos. Solos estamos y sólo con nuestra dignidad y con nuestra rabia. Rabia y dignidad son nuestros puentes, nuestros lenguajes. Escuchémonos pues, conozcámonos entonces. Que nuestro coraje crezca y esperanza se haga. Que la dignidad raíz sea de nuevo y otro mundo nazca”,

proclamaban hace unos días en un comunicado “los hombres, mujeres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional”.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario