Calendario de 2019

Tres son las miradas de la ONU para 2019: Año Internacional de las Lenguas Indígenas (mirada al sostenimiento de las lenguas), Año Internacional de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos (mirada a las ciencias fundamentales), Año Internacional de la Moderación (mirada al respeto de la diversidad, la tolerancia y la cooperación entre los pueblos).

Como títulos para 2019 quedan realmente preciosos.

 

Así pues, llega otro cambio de año y volvemos a estrenar almanaque.

Otra oportunidad para asomarnos a la ventana y aprender de lo vivido.

Y OBSERVAR cómo revolotean los interrogantes junto a los pensamientos… proyectando la película de tu vida, de tu familia, de tus amistades, de situaciones y personas conocidas…

“No hay arma más eficaz que la atención”, decía Simone Weil.

Y VER que todo va cambiando. Toda la gente va cambiando por mucho que se empeñe en verse como algo permanente y duradero.

Y ADVERTIR el miedo tenaz que avanza encastillando a tanta gente sin parar… que le hace buscar trabajos seguros, matrimonios que aseguren, ideas firmes y claras, partidos conservadores, ritos que devuelvan una impresión de continuidad… Viviendas protegidas, sistemas sanitarios bien cubiertos, inversiones de mínimo riesgo, ir sobre seguro…

Y PERCIBIR que los años no pasan en balde. O no debieran… Tiempo hubo para aprender y para desaprender. Lo dicen las canas y las calvas. Así y todo, ¡cuánto joden algunas preguntas de la vida!

……¿De qué sirve engañarse a sí mismo? ¿Ante qué o quién me postro de hecho en mi vida? Déjate de que eres agnóstico o ateo, si te postras ante algo ése es tu dios… ¿El prestigio profesional, la cuenta bancaria, el bienestar de vida acomodada, el negocio, el fútbol…?

……¿Y esa gente de eterna adolescencia? Se creen los ‘putos amos’ que pueden someter la vida a sus caprichos. Cuán difícil les resulta aprender que no es el mundo quien debe ajustarse a nuestros deseos, sino nuestros deseos a las posibilidades que ofrece el mundo.

……¿Y esa querencia a enamorarse del drama? ¡Qué curioso! Inventarse problemas y dificultades para sazonar la propia biografía, que sin esas trabas les parece plana y gris.

Y RECONOCER a esa gente peregrina, convencida de que la satisfacción no se obtiene en la meta, sino en el camino mismo. Da igual si se avanza mucho o poco, lo importante es avanzar siempre, dar un paso cada día.

O a esa gente persuadida, como Pablo d’Ors, de que el mundo no es un pastel que me tenga que comer. Que el otro no es un objeto que yo pueda utilizar. Que la Tierra no es un planeta preparado para que yo lo explote. Que yo no soy un monstruo depredador.

El nuevo calendario nos invita a abrir la ventana de par en par y observar y escuchar… la vida con sus dilemas, con sus sueños, con sus abrazos…

¡Feliz camino!

Mirada Solidaria.es.

 

(Refer. al libro ‘Biografía del silencio’ de Pablo d’Ors)

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *