Tanda de décimas

La décima es un tipo de estrofa utilizada frecuentemente dentro de la poesía popular latinoamericana, desde Cuba hasta Chile, particularmente dentro de la improvisación (payas). Constituida por estrofas de diez versos octosílabos (de ahí su nombre), con rima consonante.

Son maravillosos los torneos de trovadores que cantando décimas improvisadas compiten entre sí. Y siempre con intención y sentido.

Disfruten con algunas DÉCIMAS de Byron Barranco, cantautor de Veracruz (Versos en la Boca del Río).

LOS  SPOTS    

Los  anuncios  comerciales

son  ficticios  y  tramposos

pero  sobran  los  babosos

que  los  toman  por  reales.

Ofrecen  curar  los  males,

desarrugar  el  pellejo.

Te  dan  gato  por  conejo,

hacen  que  comas  chatarra,

que  veas  alta  a  la  chaparra

o  inteligente  al  pendejo.

 

Los  spots  televisados

sirven  para  convencer

con  mañoso  proceder

a  los  más  desinformados.

Hacen  pasar  por  honrados

a  políticos  rateros,

a  hipócritas  por  sinceros,

a  ineptos  por  diferentes,

a  corruptos  por  decentes

y  a  reptiles  por  corderos.

PAN  Y  CIRCO    

Pan  y  circo  le  ofrecía

al  pueblo  el  emperador

como  eficaz  distractor

cuando  en  Roma  se  vivía,

como  se  vive  hoy  en  día,

la  corrupción  más  brutal,

la  desigualdad  total,

la  oficial  ineficiencia,

la  completa  decadencia

política  y  cultural.

 

Mantenernos  embobados,

distraídos  y  contentos,

olvidando  por  momentos

que  nos  tienen  bien  fregados,

es  el  fin  que,  descarados,

persiguen  estos  señores,

sin  hablar  de  cosas  peores,

de  fines  electoreros,

de  lavado  de  dineros

o  de  trucos  evasores.

TELE  IMPUNE    

La  piedra  lanza  y  oculta

la  mano  cobardemente.

Engaña,  confunde,  miente

y  a  la  libertad  insulta.

A  la  corrupción  indulta,

a  la  confusión  atiza,

al  ignorante  idiotiza

y  apoya  a  los  criminales.

Madriguera  de  chacales,

tele  impune,  televisa.

¿ES  SANTO  EL  PAPA?    

Cuando  se  mata  a    la  vaca

peca  el  que  agarra  la  pata

tanto  como  el  que  la  mata.

Peca  quien  a  un  niño  ataca

como  el  que  la  falta  opaca.

Del  juicio  de  Dios  no  escapa

quien  lo  viola  o  quien  lo  tapa.

Quien  lo  viola  causa  espanto,

quien  lo  tapa,  no  es  tan  santo.

¡Santo  Dios!  ¿Es  santo  el  papa?


Mirada Solidaria.es

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *