900 euros de salario

El Gobierno español presentó en su borrador de presupuestos del 2019 una subida del salario mínimo interprofesional (SMI) de 900 euros al mes.

          Las REACCIONES EN CONTRA no se hicieron esperar: El Fondo Monetario Internacional (FMI) cuestionó la medida: “Hay que ser cuidadosos con los salarios mínimos”. El Banco de España avisó que “hace aumentar la posibilidad de perder empleo, especialmente en el caso de los trabajadores más jóvenes y en el de los de mayor edad”. La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) advirtió que “tendrá consecuencias negativas en la contratación pública pactada con las empresas y también en los convenios colectivos en vigor”. El Instituto de Estudios Económicos (IEE) afirmó que “ralentizará la creación de empleo a tiempo completo, fomentará la contratación temporal y la economía sumergida”. La Comisión Europea estima que “se dejarán de crear 70.000 empleos en dos años por la subida del salario mínimo interprofesional”. El Partido Popular (PP) y el Partido de Ciudadanos (Cs) alertaron de que “la subida del SMI es un grave perjuicio para la economía, disparará el resto de salarios, perjudicará a los autónomos y aumentará el desempleo”.

Parece que fuera una gran barbaridad la subida del salario mínimo a 900€ al mes. Aunque no es cierto que haya relación entre salario mínimo y tasa de desempleo, como lo demuestran los datos europeos. Alemania, por ejemplo, fijó en 2014 el SMI en 1.440 € y ha reducido la tasa de paro. Lo que sí es cierto es que el SMI español actual (736 € mes) es de los más bajos de la OCDE.

         El escritor Manuel Vilas hizo un perfil en ‘A vivir’ de la Cadena SER que decía cosas así:

Con 900 euros al mes es imposible viajar, a no ser que viajes al polígono industrial de la ciudad en que vives o al pueblo de tu abuela, si es que tienes abuela y ésta tiene un pueblo.

Con 900 euros es imposible salir a cenar a un buen restaurante. Tendrás que decir adiós a los mariscos… Bueno, tal vez te puedas pagar una ración de mejillones en algún bar perdido…

Un adiós para siempre a los a los entrecots y a los filetes de medio kilo servidos a la piedra en los exclusivos restaurantes en los que tú nunca podrás entrar. Con 900 € te espera un Mc Donald a perpetuidad…

Con 900 €, si vives en una ciudad grande, tendrás que compartir piso y será un piso viejo y feo…

Con 900 € no podrás comprarte un coche nuevo. Cuando cojas un taxi te temblará el alma al ver correr el taxímetro…

Con 900 € no te podrá gustar la ópera ni el teatro, no podrás visitar las grandes ciudades de la tierra, donde la vida es enigmática y vale la pena verla…

Con 900 € al mes no podrás alojarte en un buen hotel  en el centro de Londres, o de Roma, o de París. Ni podrás pagar la entrada de los grandes museos de Europa…

Con 900 € al mes en el aniversario de bodas de tus padres, a tu madre le regalarás una colonia del top manta y a tu padre un abrazo barato, tampoco podrás invitarles a comer, así que te invitarán ellos y tu madre hará las croquetas de toda la vida… Sufrirás mucho cuando lleguen las Navidades. En Nochebuena  te espera el turrón de marca blanca y el cava de 5€ la botella.

Con 900 € al mes lo único relevante que pasa desde un punto de vista filosófico es que te da igual que los mares se pudran, que el calentamiento global queme todo lo que tenga que quemar y que las ciudades se abrasen. El nihilismo se agarra a tu corazón, el nihilismo es la religión de la gente barata.

Con 900 € al mes sólo te queda la contemplación de cómo viven los que ganan 9.000 € al mes.

Eso puedes hacer si ganas 900 € al mes, comprarte una tele de segunda mano y ver lo bien que viven los que de verdad importan, porque tú, evidentemente, no le importas a nadie.

Pero hermanos y hermanas que cobráis 900 € al mes, os voy a dar una buena noticia: Los que ganan 9.000 € al mes también se mueren, se mueren igual que vosotros, exactamente igual.

¡Qué curioso, los salarios de los pobres se determinan y valoran con criterios de los ricos!

 

 

La ventana del mochuelo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *