Queda demostrado perfectamente que el poderío de Israel, su fuerza y la eficacia de su ejército son extraordinariamente superiores a los palestinos:

En tres semanas han muerto 13 israelíes (10 soldados y 3 civiles) y al menos 1310 palestinos asesinados, la mitad civiles y entre ellos 420 niños, y más de 5.500 heridos.

Se vuelve a confirmar que una vida del bando invasor equivale a más de cien vidas de los invadidos: cien ojos por cada ojo, cien dientes por cada diente.

    

 

     Queda demostrado que durante la operación “Plomo Fundido”, Israel ha cometido “crímenes de guerra” en la franja de Gaza:

Amnistía Internacional ha hallado pruebas que demuestran el uso “indiscriminado” de fósforo blanco y explosivos DIME por el ejército israelí.

El fósforo blanco es un material “altamente incendiario que explota al contacto con el aire y que nunca debe utilizarse en zonas civiles”. Quema a la gente viva. Los explosivos DIME, compuestos por una aleación de tungsteno y metales pesados, cuando alcanzan su objetivo se desintegran en astillas minúsculas y activa un explosivo que dispara hojas cortantes radioactivas.

“Este arma se ha usado en barrios residenciales poblados de forma indiscriminada”. Entre los lugares afectados se encuentra la escuela de Naciones Unidas, un hospital de Gaza y un almacén con toneladas de ayuda humanitaria. También han destruido casas, universidades, rutas, mezquitas, colegios, centros de juegos infantiles, puentes,…

El uso de fósforo blanco ha sido confirmado también por Human Rights Watch (HRW).

Por si hubiera dudas, en el diario israelí Haaretz, el propio ejército israelí reconoce que una brigada paracaidista lanzó bombas de fósforo blanco en la operación ‘Plomo Fundido’ en una zona densamente poblada. Por otra parte, un alto mando del ejército reconoce que se lanzaron más de 200 proyectiles con fósforo blanco durante la operación.

Se confirma, por otra parte, que los periodistas occidentales, encargados de lavar conflictos, siguen discutiendo si el término “crimen de guerra” es o no es minuciosamente aplicable al caso.

    

 

     Queda demostrado que el ejército israelí ha matado a palestinos utilizando munición de toda Europa:

El informe estadístico del Ministerio de Industria y Comercio español indica que España vendió a Israel armamento por valor de 4.353.309 euros en el año 2007. El último informe remitido por el gobierno al Congreso revela que en el primer trimestre de 2008 se vendió a Israel material bélico por valor de 1.551.833 euros.

Según las últimas estadísticas de Bruselas, en 2007 los Estados miembros de la Unión Europea autorizaron la exportación de armas a Israel por valor de 200 millones de euros. (EUobserver 7-1-2009)

Probablemente se trate de ayuda para defensa o simple ayuda al desarrollo, nos dirá algún que otro ministro.

    

 

     Queda demostrada la complicidad de la comunidad internacional con la impunidad de Israel:

La Unión Europea es hoy el primer socio comercial de Israel, después de firmar en 1995 un Acuerdo de Asociación Económica Preferencial que entró en vigor en el año 2000 y se renueva cada tres años. Lo curioso es que ese tratado, en su artículo 2, establece la suspensión en el caso de que una de las partes vulnere los derechos humanos y el derecho internacional. A pesar de ello, ninguna autoridad europea ha puesto en marcha dicha medida.

Y curiosamente el 12 de enero, cuando ya iban 917 palestinos muertos, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra, aprobó con 33 votos a favor una resolución, propuesta por países árabes, africanos y asiáticos, “condenando firmemente las actuales operaciones militares israelíes…que han causado violaciones masivas de los derechos humanos del pueblo palestino y la destrucción sistemática de las infraestructuras palestinas”. También pedía que “se ponga fin al lanzamiento de cohetes contra civiles israelíes, que ha causado la muerte de cuatro civiles”, aunque advertía de que los ataques israelíes habían causado alrededor de 900 muertos y 4.000 heridos. Esto último parece que no gustó a los representantes europeos y se abstuvieron en la votación (13 abstenciones de europeos, Japón y Corea del Sur y un sólo voto en contra de Canadá). Estados Unidos no forma parte del organismo.

Es más, en octubre de 2006 se firmó un acuerdo de cooperación militar entre la OTAN e Israel, gracias al cual, por ejemplo, militares españoles viajaron en verano de 2007 a entrenarse en Israel.

Ningún dirigente europeo ha llamado a consultas a los embajadores de Israel. Como si nada pasara, Israel seguirá cantando en el concurso de Eurovisión, jugando en la Eurocopa de baloncesto,… con calidad de país europeo. El poder del dinero sella las bocas.

    

 

     Queda demostrada la capacidad de admiración de la ONU y su falta de autoridad para exigir el cumplimiento de la legalidad internacional:

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, ha visitado, tras el alto el fuego, algunas zonas del norte de Gaza y ha comprobado los destrozos realizados por el ejército israelí. Según el secretario general, la situación es “desgarradora” y “descorazonadora”, y se mostró “profundamente apesadumbrado”. Se mostró “espantado” al comprobar los daños sufridos por la sede de la ONU en Gaza.

“He condenado al comienzo del conflicto el excesivo uso de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes en Gaza”, enfatizó Ban, quien asimismo consideró los ataques con cohetes por parte de las milicias palestinas contra Israel “completamente inaceptables”. El máximo representante de Naciones Unidas llamó a que se abra “una investigación completa” sobre las muertes de civiles durante la ofensiva militar israelí y prometió que la “ONU hará todo lo que pueda” en ese sentido.

¿Y cuánto puede la ONU? Mientras el secretario de la ONU siga dando vueltas a sus preocupaciones sobre lo ocurrido, ¿cuántos palestinos más serán asesinados? Israel ha conseguido el récord de violaciones al Derecho Internacional y desacatado 17 resoluciones de ONU. ¿Cuántas más seguirá desacatando impunemente?

    

 

     Queda demostrado quién tiene en el mundo la fuerza para hacer o parar una guerra e imponer las condiciones:

El secretario general de la ONU fue a Oriente Próximo para impulsar el alto el fuego en Gaza: “Mi mensaje es simple, directo y al grano: paren los combates. Y a las dos partes, les digo: Paren, ya”. Pero no pararon.

La Asamblea General de la ONU reclamó “un alto el fuego inmediato y duradero” y trasladó su preocupación por las muertes civiles. Pero el fuego continuó.

Ban Ki Moon recordó que la resolución 1860 adoptada por el Consejo de Seguridad era de obligado cumplimiento para las dos partes. Pero siguió la masacre.

Se reunieron Israel y Estados Unidos, que se comprometió a prevenir el contrabando de armas hacia Gaza para impedir el rearme de los ‘terroristas’ de Hamás. El gobierno israelí valoró que ya se habían cumplido “la mayoría de los objetivos” en Gaza. Y acordaron un alto el fuego unilateral. Se firmó en el último día de trabajo del gobierno de Bush. Israel no se vería obligado a respetar ninguna de las condiciones que exige Hamás, incluido el levantamiento al bloqueo de Gaza.

Israel gentilmente ordenó que todas sus tropas se retirarán de la Franja de Gaza antes de las 12 horas del día 20, momento de la toma de posesión del nuevo presidente Obama.

    

 

     Queda demostrado que Israel ha llevado a cabo un “genocidio” en Gaza:

Un comunicado de catorce catedráticos españoles de Derecho Penal ha calificado el ataque como un “genocidio planificado”, que “las autoridades del Estado de Israel están cometiendo sobre los palestinos, a quienes arrebata no sólo la vida sino hasta sus mínimas expresiones culturales. Las imágenes de los cuerpos de niños reventados por las explosiones se unen a la contemplación de la Universidad bombardeada y destruida, los heridos que mueren en los Hospitales por falta de medicinas, las infraestructuras –que con tanto sacrificio fueron levantadas- asoladas, los hombres y las mujeres gritando de desesperación”.

El comunicado también denuncia que, mientras tanto, las autoridades nacionales e internacionales se limitan a vanas llamadas a la contención, al arreglo entre las partes, al alto el fuego, pero sin tomar ninguna medida efectiva contra los agresores, contra los genocidas; antes al contrario, a las víctimas se las convierte en victimarios, y ni siquiera se les respeta su capacidad, su voluntad soberana, a la hora de elegir a sus gobernantes.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha constituido un Comité Presidencial para preparar denuncias contra Israel por supuestos “crímenes contra la humanidad” cometidos en la franja Gaza.

    

 

     Queda demostrado que las mentiras para justificar invasiones no dejan de ser mentiras:

Israel ha insistido en que sus bombas se lanzaron contra objetivos militares, que Hamás se encontraba dentro de la escuela de la ONU, que los palestinos y sus defensores son antisemitas.

Los líderes norteamericanos y europeos recuerdan al mundo que fue Hamás quien rompió el cese del fuego.

Pero son mentiras. Israel rompió el fuego primero, el 4 de noviembre, cuando dio muerte a seis palestinos durante un bombardeo a Gaza, y de nuevo el 17 de noviembre al matar con otro bombardeo a cuatro palestinos más.

No fue Hamás quién rompió primero la tregua el día 27 de diciembre, ya estaba rota.

Las mentiras serán mentiras, pero los invasores saben que son tremendamente eficaces.

    

 

     Queda demostrada la gran indignación de la población mundial:

Millones de personas se han manifestado en los diversos Continentes contra la ofensiva israelí en la franja de Gaza y denunciando el genocidio palestino.

Es tremendo. Lo dicen los expertos, los testigos, el derecho internacional, ongs, organismos internacionales, millones de voces en la calle: es un genocidio, una masacre, un holocausto, un etnocidio, una matanza, una invasión, un apartheid, se está violando los derechos humanos y los Tratados Internacionales,… PUES NO, NADA DE ESO ES CIERTO, SÓLO SE TRATA DE UN DERECHO A DEFENDERSE…LO DICEN LOS GOBIERNOS DE ISRAEL Y DE ESTADOS UNIDOS. Y PUNTO.

Estos dos gobiernos consideran que ellos son los únicos portadores de la justicia y de la verdad; ellos se atribuyen una inocencia absoluta y están siempre dispuestos a imputar a los adversarios una culpa absoluta y a disponer de sus vidas negándoles toda esperanza, como enseñó Albert Camus.

TODOS LOS DEMÁS SERES DEL PLANETA, según ellos, SOMOS CIEGOS, SORDOS E IDIOTAS.

     Sólo nos queda una pequeña duda: ¿Por qué las autoridades israelíes han advertido a los oficiales del ejército que, si quieren viajar a Europa, sea por negocios o por placer, antes tienen que ponerse en contacto con el órgano judicial militar y que se podría ordenar a alguno de ellos que cancele su viaje? ¿Por qué les dicen que se trata de evitar riesgos por posibles cargos de crímenes de guerra? ¿Por qué temen, si es verdad que han respetado el derecho internacional?

 

 

NUESTRA CONDENA POR EL HOLOCAUSTO PALESTINO Y NUESTRA MALDICIÓN PARA EL GOBIERNO ISRAELÍ Y TODOS SUS CÓMPLICES.

Nos sumamos al BOICOT A PRODUCTOS DE ISRAEL. Los productos cuyo código de barras comience por 729 están hechos en Israel.

Animamos a toda la población civil a participar en cuantas diversas manifestaciones y concentraciones de denuncia y condena se organicen.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario