Le invitaron a observar desde lo más alto de la montaña. Queremos que observe a los humanoides,… están en Navidad. Es alucinante.

¡Cuántas luces y farolillos! Niños disfrazados de pastorcillos, mayores vestidos de papa Noel, trajes con lentejuelas, cenas de cotillón, miles de crismas,…Vea, vea…

 

     Felicitaciones para todo quisque. Es la Navidad. Todo vale, todos valen. En las misas se abrazan el lobo y el cordero, el amo y el siervo, el señor y el criado, y se ‘dan la paz’.  Es cierto que en los templos van todos desarmados y muchos desalmados. Cualquier escenario vale para la comedia.

 

     Una navideña mano mágica ha convertido a todo ser en respetable. Respetable es el presidente invasor que esquiva un zapato, como respetable el periodista que se lo lanzó. Incluso el zapato es respetable y está recibiendo homenajes. Respetablemente el único condenado ha sido el periodista.

 

     Todos se felicitan. Todos son solidarios. Solidariamente  recaudan fondos con cenas solidarias,  subastan camisetas solidarias de futbolistas solidarios, organizan bailes solidarios, montan tómbolas solidarias, borracheras solidarias,…Quienes participan son solidariamente recompensados. A la compraventa llaman generosidad y a las compensaciones llaman solidaridad.

 

     Alguien pintó en una pared: “Acabe con la pobreza, mate un pobre”.

Supuestamente lo escribió con buena voluntad. También con buena voluntad se da limosnas a los pobres y con buena voluntad se les excluye,… Quien no tiene dinero no puede consumir y automáticamente queda excluido de esa sociedad repleta de buenas voluntades.

 

     Se animan mutuamente. Seamos amables y cariñosos. Es Navidad. Tomemos una copita juntos, incluso dos. Sin escatimar. Seamos detallistas y hogareños. Dejemos la tacañería,  hagamos muchos regalos, no midamos gastos,… Lo dicen el Corte Inglés y los  grandes almacenes, y éstos entienden mucho de Navidad.

 

     Cómo disfrutan de su libertad. Son libres, como el Mercado. ¡Cómo es eso de que la Libertad de los ricos es a costa de la libertad de los pobres!  ¡No sea quejicoso y no critique a los bancos!  ¡Ay, qué sería del mundo sin los bancos!

El reciente rescate de los bancos con dinero público comenzó con 700.000 millones de dólares y luego siguió aumentando. Con sólo dividir los 700.000 millones entre los 6.700 millones de habitantes del mundo, no sólo desaparecería el hambre, sino que tocarían a 104 millones por habitante.

¡Qué alucine! Todo el mundo sería millonario… ¿Se imaginan…todo el mundo convertido en banqueros?

 

     Se sienten felices, se sienten libres. Feliz Libertad navideña. Libremente circulan los capitales, libremente circulan las mercancías… Desafortunadamente, los inmigrantes no aprendieron a circular libremente. Bueno, al menos les queda la libertad de morir familiarmente en su tierra.

     Los villancicos cantan que nació el Salvador, el Rey de Reyes. Debe haber algún error. En la tierra, ni siquiera el más pequeño sirviente de un palacio nacería en un establo.

 

     Se abrazan, se animan. Claro que sí. Usted puede desear feliz navidad a todo el mundo, a los reyes y a los siervos, a los invasores y a los invadidos, a los torturadores y a sus víctimas, a quienes residen en palacios y a quienes sobreviven en las cloacas,…

 

     Se besan, se felicitan, se saludan,…Es Navidad y “to er mundo es bueno”…

¿También los gobernantes tiranos, los políticos y empresarios corruptos, los multimillonarios de las voraces transnacionales, los negociantes de las armas y de las guerras, los mafiosos de los paraísos fiscales, los clérigos que manipulan religiones y la moral,…? 

Por favor, que estamos en Navidad…

 

     Lo dicen en voz alta. Era el sueño de su vida. Las navidades son fechas de esperanza y de ilusión. Ahí están, brindando, dando saltos de alegría,…sus ilusiones se vieron colmadas, les había tocado la lotería de navidad. ¡Qué emoción! Con lágrimas en los ojos, celebraban lo mejor que les había ocurrido en toda su vida.

En menor medida, pero con igual emoción, los niños abrían sus ojos de sorpresa ante las decenas de juguetes y regalos que ‘papa Noel’ o unos ‘Reyes Magos’ les habían dejado amontonados junto al árbol de navidad. 

 

     Es impresionante. En época navideña se ve más claramente que todas las personas son iguales y tienen los mismos derechos, aunque unas puedan disfrutarlos y otras no.

¡Qué maravilla! En la televisión dicen que no hay motivos para que nadie en el mundo esté triste durante Navidad. ¿Y las víctimas de Gaza, y las de Afganistán, y las del Sahara, y las del Congo, y las de India, y las de Haití, y las de…?

La Navidad es tan rica que incluye una Fiesta de los Santos Inocentes, los niños masacrados por orden del Rey Herodes. Por tanto, todo el mundo, incluidas las víctimas, puede estar de fiesta y celebración.

 

     Allá, en lo alto de la montaña, permaneció nuestro ser invitado, observando a los terrícolas. Observando y pensando.

Expectantes, los demás aguardaban las primeras palabras.

– No entiendo.

– ¿Cómo que no entiende? Le hemos invitado para que contemples el espíritu de la navidad en la Tierra.

– ¿Espíritu? ¡oh! ¡Espíritu Navidad! No entiendo.

– ¿Cómo que no entiende? El espíritu de la fraternidad, del amor, del cariño, de la amistad, del saludo, de la felicidad,…felicidad para todos.

– Pienso en los colores. En paleta de pintor coloque varios colores, incluidos los primarios. Mézclelos todos y obtendrá el gris. Siempre gris. Cualquier opinión o proyecto que quiera contentar a todos también serán de color gris. Es decir, una neutralidad que aborrece la luz.

– ¿Y…?

– Espíritu no aborrece la luz, es luz.

 

   Apostillando:  No es lo mismo un cuento de Navidad,

                                     que la Navidad es un cuento.      

Dejar un comentario