Instantáneas /2

El juego de las diferencias

Dos extranjeros vienen a España, uno es un futbolista y otro un  refugiado. ¿En qué se diferencian?

Varias embarcaciones llegaron este verano a las costas gaditanas.  ¿En qué se diferencian?

 

Nada hay definitivo

Muchas cosas que nacen en un  sentido, terminan viviendo en otro.

Hay periodistas e ideólogos que gustan de resaltar aspectos negativos y conflictivos de la realidad, y para ello inflan noticias y tildan algún que otro evento de “acontecimiento histórico”. Pero acontecimiento histórico es todo. J. Álvarez Junco insiste en que todo es superable.

Recuerden la historia de Europa, de África, de Asia…, o las colonizaciones europeas en América Latina, las dictaduras latinoamericanas,…Nos decían que eran definitivas, imposibles de combatir y de superar… Y SE SUPERARON.

Lo mismo se escuchaba hace apenas 80 años en España: “Nunca podremos superar el problema del clericalismo-anticlericalismo”, “Imposible superar el pretorianismo de los militares metiéndose en política”, “Insuperable el problema de los latifundistas y los braceros sin tierra”, “Nunca tendremos un despegue económico y un nivel comparable a otros países europeos”, “Insuperable nuestro problema de analfabetismo, con dos tercios de la población sin saber leer ni escribir”, “Es una quimera superar esta inestabilidad política y tener un régimen participativo y una Constitución… Con voz unánime se respondía que todo eso era insuperable, porque nuestra situación era inherente al carácter español, por estar en un nivel 50% más bajo que otros países y por no sé cuántas cosas más. Nada era superable, todo era un desastre. Sin embargo, todo eso se superó en un lapso breve de tiempo (segunda mitad del s. XX).

El ejemplo es aplicable a otros países y Continentes: Ningún país es eterno, ni hace 5.000 años existía nuestro país, ni dentro de 3.000 va a existir como tal. Nada en la historia humana es eterno, y especialmente las identidades colectivas.

Los agoreros, que pintan la historia de negro y sociedades eternas e inmutables, triunfan de momento sembrando miedo, pero al poco tiempo quedan en ridículo.  Nada hay definitivo, que no vaya a ser cambiado.

Mirada Solidaria.es

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *