Noticias-retazos de la vida /2

Volvamos al juego: A coser noticias al estilo de las colchas de retazos de Colombia, sencillas,  variopintas, humildes, coloridas, colaborativas, recicladas…

Así de sencillo, para cada noticia un hilván y un gesto.

Y la misma pregunta: ¿Ustedes también creen que ‘vivimos bajo sospecha’? O con otras palabras: ¿De qué o de quiénes se fían ustedes? ¿De las leyes, de la ONU, de los gobernantes…?

Pues, este es el mundo en el que nos ha tocado vivir, en el que tenemos DERECHO a vivir y tenemos el DEBER de vivir.

Huyen del hambre y de la guerra. En el primer trimestre de 2018 aumentó (con respecto a 2017) un 40% la llegada a España de inmigrantes en pateras (12.375). Unos 20.000 sumando los que acceden por otras ‘vías irregulares’. Ya se han podido contabilizar más de 500 muertos este año en el Mediterráneo. En este mar mueren el 70% de todos los migrantes de las fronteras del mundo. Y en el desierto de Níger mueren aún más que en el Mediterráneo. En sólo una semana de marzo 10.000 etíopes buscaban refugio en Kenia. Trump quiere expulsar a 700.000 jóvenes que llegaron al país de ‘forma ilegal’ cuando eran niños y quiere vigilar con el ejército la frontera con México hasta la construcción del muro. Netanyahu quiere deportar a más de 32.000 africanos residentes en Israel, etc. El paisaje de las migraciones es realmente devastador.

En Europa se habla de “niebla moral”, niebla densa que no deja ver la realidad de las fronteras fortalecidas y las vallas con cuchillas. Las migraciones se ven como una cuestión de seguridad en las fronteras y no como un hecho real que son los movimientos humanos que se producen normalmente a lo largo de la historia. Una niebla moral que conlleva una nebulosa jurídica sobre los derechos humanos y los derechos de los migrantes.

Quieren hacernos ver que los muertos en el Mediterráneo y en las fronteras son fruto de una catástrofe natural, como un ciclón o un terremoto, cuando en realidad son el resultado de unas políticas erróneas de migración y asilo. Son muertes perfectamente evitables con una visión diferente, centrada en el respeto a los derechos humanos y no en la seguridad de fronteras.

Se criminaliza a las personas inmigrantes y a quienes les ayudan: En Sicilia se incautó a un barco de Proactiva (dedicado a rescatar vidas en el Mediterráneo). Helena Maleno, activista de derechos humanos, dedicada a avisar a los servicios españoles para rescatar pateras en peligro, está pendiente de resolución de un juzgado de Marruecos. Un grupo de bomberos de Sevilla que rescataron niños a punto de ahogarse en las costas de Lesbos (Grecia) están siendo juzgados y la fiscalía griega pide 10 años de cárcel para cada uno de ellos. Colectivos sociales, que colocaban agua en el desierto para evitar la muerte de migrantes, han sido considerados en Estados Unidos como colaboradores de tráfico ilegal y están pendientes de penas importantes.

En muchas campañas electorales europeas se utiliza el fenómeno migratorio para fomentar el miedo y la amenaza a la gente y así conseguir votos. Es la misma Unión Europea que paga a mafias y a guardacostas libios para que ellos intercepten las embarcaciones de refugiados, las trasladen a Libia e impidan que entren en Europa.

¡La degradación moral de nuestra sociedad parece evidente! ¡Los pobres dejaron de ser personas!

— ¿En manos de quién estamos? ¿Quién gobierna el mundo? Los calificativos en los medios internacionales hablan por sí solos: Es un ser descontrolado e irracional, belicista, provocador, infantil, prepotente, machista, parcial, racista, mentiroso, intervencionista, fanfarrón, ultraderechista, conflictivo, inestable emocional, demagogo,…y así decenas de lindezas más.

Todo eso se dice del Presidente de la mayor potencia económica y militar mundial, del país supuestamente adalid de la democracia y de la libertad.

Ejemplo reciente: Hace unos días en Siria el ejército de Al-Assad fue acusado de utilizar armas químicas y provocar una masacre. Trump anunció en su cuenta en Twitter que ‘se daba 48 horas para responder e infringir un castigo’. Ya ven, no necesita ni de la ONU, ni del Consejo de Seguridad, ni de nadie. Posteriormente Donald Trump publicó otro mensaje en Twiter: “Rusia promete derribar todos y cada uno de los misiles disparados contra Siria. Prepárate Rusia, porque van a venir bonitos, nuevos e inteligentes. No deberías asociarte con un animal que mata con gas, que asesina a su gente y que lo disfruta”. Y sin más comprobaciones, Trump ordenó un bombardeo.

¿Qué les parece? ¿Les parece Trump un ser cuerdo y responsable, o, por el contrario, es un peligro y una amenaza que provoca intranquilidad en el mundo?

¡Cómo duele que hablen de Siria como si allí no hubiera nadie, como si no vivieran personas civiles! Y nosotros creyendo que la humanidad había progresado y mejorado…

Mirada Solidaria.es

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *