Bocanadas /5

Cada quince minutos, los delfines necesitan emerger buscando aliento. Los seres humanos también lo necesitamos…

Ventana sobre la herencia

Pola Bonilla modelaba barros y niños. Ella era ceramista de buena mano y maestra de escuela en los campos de Maldonado; y en los veranos ofrecía a los turistas sus cacharros y chocolate con churros.
Pola adoptó a un negrito nacido en la pobreza, de los muchos que llegan al mundo sin un pan bajo el brazo, y lo crió como hijo.
Cuando ella murió, él ya era hombre crecido y con oficio. Entonces los parientes de Pola le dijeron:
-Entra en la casa y llévate lo que quieras.

Él salió con la foto de ella bajo el brazo y se perdió en el camino.

La forja

Antiguas certezas del África negra: la palabra, hija y madre del silencio, es, como el silencio, sagrada. Y sagrado es el fuego, que junta a la gente para decir y callar.
En el fogón y en la forja, templos secretos, la palabra y el silencio celebran las ceremonias de gratitud al fuego.
En el fogón, el fuego hace la comida. En la forja, el fuego hace que el hierro prolongue la mano. El taller del herrero es el santuario donde el hierro al rojo se convierte en azada, pico o pala, para trabajar la tierra, y en cuchillo, hacha o lanza, para defenderla.

El Cielo y el infierno

Los bisontes de Altamira siguen huyendo, la Gioconda sigue ofreciendo su sonrisa sobradora, no se han muerto los fusilados que Goya pintó ni se han marchitado los girasoles de Van Gogh. Cuando dan inmortalidad a lo que pintan, aunque sea no más que una terrestre y mortal inmortalidad, los artistas desafían la ley divina: Dios sospecha, con toda razón, que estos señores quieren hacerle la competencia, y eso a Él no le gusta ni un poquito.

El Tola Invernizzi, que es del oficio, sabe que los pintores no van al Cielo. Pero tiene esperanzas. Fuentes bien informadas le contaron que allá en las alturas han cambiado, en estos últimos días, las leyes de inmigración, y que ahora están otorgando facilidades. Ya san Pedro no alza la mano para impedirte el paso: -Usted no ha sido tan bueno como dice.

En cambio, el portero de Dios te palmea la espalda: -Usted no ha sido tan malo como cree.

Dice el Tola que le dijeron que la nueva política celestial se explica porque el Paraíso se ha quedado casi vacío. Algunas almas, las más santas, ya no podían soportar las comodidades del aire acondicionado sabiendo que hay otras almas condenadas a achicharrarse en el fuego, y por solidaridad han renunciado al reino de la salvación y se han arrojado a los abismos. El eterno aburrimiento ha empujado a otras almas, no tan santas, a pedir el retiro, hartas como estaban de pasarse la eternidad escuchando siempre a los mismos angelitos tocando siempre el mismo concierto para arpa sola y siempre sobre la misma nube. Y otras almas, muchas, han sucumbido a la publicidad, que desde el infierno promete calor tropical, carne a las brasas, trago gratis, amor libre y otras perdiciones.

Punto de vista (6)

Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano?

Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente,  ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas estas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa.

Mirada Solidaria.es

 (Selección de textos y fragmentos de E .Galeano)

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *