Cantos desde la sombra

Con permiso de quienes vivimos en otro mundo más fácil, bien merecen mención los compañeros y compañeras de camino

que, en medio del lodazal con sus gentes, ahora sufren en silencio, burlando su impotencia,

rebuscando la luz dentro del túnel, rabiando por dentro y sonrientes aún por fuera,

porque la esperanza dizque es lo último que se pierde.

Mientras lindamente se lamentan…

 

La muerte verdadera

Endurecí mis ojos para que ya no vieran
más pobreza
Acallé mis oídos para que ya no oyeran
más dolor
Mutilé mi esperanza para que ya no hablara
más Justicia
Emparedé mi alma para que ya no amara
la Verdad
Y cuando así maté lo más hermoso
me hice duro caucho
que no sonrió, no amó, ni siquiera lloró
mi propia muerte
porque la merecía
para siempre.                                  (Waldina Medina)

 

Se nos ha muerto un sueño

Carpintero, haz un féretro pequeño
de madera olorosa,
se nos ha muerto un sueño,
algo que era entre el pájaro y la rosa.

Fue su vida exterior tan imprecisa
que sólo se lo vio cuando asomaba
al trémulo perfil de una sonrisa
o al tono de la voz que lo nombraba…

Mas qué te importa el nombre, carpintero,
era un sueño de amor, tu mano clave
pronto las tablas olorosas, quiero
enterrar hondo el sueño flor y ave.

¡Al compás del martillo suena un canto!
‘No vayas al campo santo,
porque los sueños de amor
no mueren, se muda en llanto
su forma de ave y de flor’                           (Conrado Nalé Roxlo)

 

Y todavía gozosos emulan a Galeano:

La esperanza es una cosa que tengo cuando me despierto, que pierdo en el desayuno, que recupero cuando recibo el sol en la calle y que, después de caminar un rato, se me vuelve a caer por algún agujero del bolsillo. Y me digo: “¿Dónde quedó la esperanza?”. Y la busco y no la encuentro. Y entonces, aguzando el oído, la escucho ahí, croando como un sapito minúsculo, llamándome desde todos los pastos.

La tengo, la vuelvo a perder. A veces duermo con ella y a veces duermo solo. Pero yo nunca tuve una esperanza de receta, comprada en una tienda de corte y confección, una esperanza dogmática. Es una esperanza viva y, por lo tanto, no sólo está a salvo de la duda, sino que se alimenta de la duda.

Mirada Solidaria.es

 

 

2 Comentarios

  1. Oxuan7

    ¡¡¡ PRECIOSOS LOS 3 !!!

    Muchas gracias, vos.

  2. ljekarnekd

    Thanks for the article post.Really thank you! Great.
    Gracias por la publicación del artículo. ¡Realmente gracias! Estupendo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *