Viajar por América Latina /2

El gusto de hacer un recorrido por América Latina, de conocer y sentir más allá de las informaciones sesgadas que nos sirven los medios en Estados Unidos, en Europa y en otras latitudes. Y poder apreciar más allá de las emisiones folklóricas y publicitarias exportadas desde cada país.

Y pasar por nuestra querida Colombia, donde POR LO VISTO:

El hambre disculpa el sabor de la comida. El humor calma la pobreza. La afectividad pierde el sentido del riesgo. La muerte resulta sencillamente familiar. La higiene es un protocolo vital. La corrupción define la política y la desigualdad determina la economía. La justicia ‘se hace la ciega’. La música habita como el clima. Para defender su ‘poquito’ los pobres enjaulan sus casas con rejas, para ocultar su ‘mucho’ los ricos lucen sofisticados sistemas de seguridad. Las religiones y el fútbol, cada uno a su manera, continúan anestesiando sufrimientos. Los soldados envalentonados rinden pleitesía y trofeos de sangre a sus jefes. Los paramilitares ‘que no existen’ continúan asesinando a docenas de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos. La guerrilla del ELN toma nota de los fallidos Acuerdos de paz Gobierno-FARC. Los candidatos electorales cacarean consignas populistas sin cesar, disimulando el grosor de sus bolsillos. Los dirigentes embaucan a la ciudadanía con juegos políticos, pero siguen sin dar respuestas a sus necesidades y graves problemas sociales. Los medios de información, auténticas fábricas de miedo, presumen de su vasallaje y polarizan la atención en dos únicos diablos: uno interno (ELN) y el maligno exterior (Gobierno de Venezuela). Mientras tanto, el 40% del presupuesto nacional se destina a guerra y deuda…

Según el PNUD, Colombia ocupa el puesto 12 de los 168 países con mayor desigualdad en el ingreso, acceso a la educación y la salud… Actualmente el 1 % de la población más rica del país, junto con las compañías transnacionales, son dueñas del 81 % de las tierras. A pesar de haber mantenido un PIB en torno a 400.000 millones de dólares y enormes riquezas minerales, más de la mitad de sus 48 millones de habitantes viven en la pobreza, agudizada por las políticas neoliberales. Según Unicef, en Colombia 5.000 niños mueren cada año por desnutrición.
Con la entrada en vigor el 15 de mayo de 2012 del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EEUU, se aceleró la fuga de capitales y la destrucción ambiental; aumentó la privatización de servicios esenciales como educación, agua, electricidad y salud; se incrementó la desigualdad y el trabajo precario; se redujo la producción alimentaria con la entrada de mercancías subsidiadas procedentes de Estados Unidos, y sobre todo, se perdió la soberanía económica y política de la nación. Y de regalo, se enclavaron siete bases militares norteamericanas.

GRAN PARADOJA: ¡Tanta miseria dentro de la rica y maravillosa Colombia! ¡Tanta ciudadanía invisible en un país visible!

       Y durante el viaje poder curiosear de cerca al turbulento Continente Latinoamericano:

      * ¿Por qué América Latina continúa siendo la región más desigual del planeta? Según Informe Oxfam 2018, el 10% más rico de la población concentra el 68% de la riqueza total, mientras que el 50% más pobre solo accede al 3.5% de la riqueza total. La riqueza de los milmillonarios latinoamericanos creció en 155.000 millones de dólares el último año, cantidad que sería suficiente para acabar casi dos veces con toda la pobreza monetaria por un año en la región. Doscientos millones de personas están en riesgo de volver a caer en la pobreza extrema.

      * ¿Cómo considerar la situación laboral? La economía informal proporciona el 40% del PIB. La brecha salarial es enorme (en Brasil, por ejemplo, una persona con salario mínimo debería trabajar 19 años para ganar lo mismo que una persona rica (0,1%) en un mes), gran precarización (el 16% de asalariados y el 28% de trabajadores por cuenta propia se encuentran en situación de pobreza), incumplimiento de leyes (el 60% de los trabajadores/as en Honduras y Guatemala son retribuidos por debajo del salario mínimo).

      * ¿Qué rostro quedará a América Latina tras las elecciones de este año? Cuatro países importantes (Brasil, México, Colombia y Venezuela) eligen presidentes, todos ellos en situación complicada y ninguno con un resultado electoral seguro. Los electores podrán optar por la continuidad o por el cambio y modificar la correlación de fuerzas en el Continente. El mapa latinoamericano final puede ser distinto al actual, y darse un freno a la contraofensiva de la derecha neoliberal, una mayor integración latinoamericana y un fortalecimiento para construir sociedades más justas y Estados soberanos.

Continuaremos viajando por nuestra querida Latinoamérica.

Mirada Solidaria.es

(Refer. Artículo Hedelberto López Blanch, Rebelión 30/9/2017.  Emir Samer, público 16/2/2018)

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *