Preguntas del caminante

¿Si la política no sirve para gestionar los recursos de un país y solucionar los problemas de su gente, para qué sirve entonces?

¿Alguien nació para obedecer, o más bien nacimos para ejercer nuestra libertad de conciencia? Entonces, ¿Por qué entre las personas o entre los países ha de haber conductores y conducidos?

¿Cómo se entiende que las empresas más contaminantes, las Grandes Eléctricas, sean también las que hacen más publicidad en los medios en defensa del Medio Ambiente?

¿Será que hay dos tipos de economistas: los que trabajan para hacer más ricos a los ricos y los que trabajan para hacer menos pobres a los pobres?

¿Es verdad que a todo se acostumbra uno y que el ser humano es un animal de costumbres?

¿Qué fiabilidad ofrece un gobierno que apela a la justicia para evitar asumir responsabilidades políticas y cuando llega el momento de la justicia pide la anulación de las pruebas para evitar precisamente que se haga justicia?

¿Es posible que los seres humanos se dejen anonadar por la vorágine de noticias que los convierte en espectadores impasibles, dominados por el colosal poder mediático y sus “armas de distracción masiva”?

¿Tan revolucionario es anteponer los derechos a los privilegios?

¿Qué tan racional es esta especie que destina sus mejores recursos al exterminio loco: cada minuto destina tres millones de dólares a gastos militares y mueren 15 niños de enfermedades curables?

¿Será, como dicen, que el verdadero problema de Oriente es Israel y lo sigue siendo? ¿Y que el principal problema de Occidente es Estados Unidos y lo sigue siendo?

¿Por qué la ciudadanía europea no hace algo, al ver que sus dirigentes se pasan por el arco del triunfo la Carta de los Derechos Fundamentales firmada en el 2000, incluido el derecho de asilo en cumplimiento de la Convención de Ginebra y del Estatuto de los Refugiados?

¿En base a qué nuestro presente es más importante que el futuro de nuestros hijos y nietos? ¿Lo pregunta la madre Naturaleza?

¿Educar es enseñar a pensar o, por el contrario, a que se deje de pensar? ¿Capacidad de pensar y analizar, o meramente memorizar? ¿Qué hace más libres y responsables: la reflexión y la creatividad, o la memorización y la repetición? ¿Mejor ser sumiso que rebelde y crítico?

¿Quién organizó la violencia de género de forma tan unidireccional: “Una niña muere cada 10 minutos producto de la explotación sexual”?

¿Con tanta globalización, también se ha globalizado la indiferencia? ¿La ciudadanía está admitiendo lo inadmisible?

¿Envejece más el tiempo o la cobardía? ¿Verdad que los años arrugan la piel pero el miedo arruga el alma?

 

El mochuelo

(noviembre-2017)

 

 

1 Comentario

  1. Oxuan7

    Ni pizca de desperdicio. ¿Hay que seguir manteniendo la conciencia dormida?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *