Atentados en Cataluña

Ahora ha sucedido en Barcelona y en Cambrils (Tarragona), el pasado 17 de Agosto, dos atentados que supusieron la muerte de al menos 14 personas, cien heridas y cinco ‘terroristas’ abatidos.

Se repitieron las manifestaciones de dolor, horror e indignación.

Las distintas autoridades reiteraron sus mensajes de pésame a las familias de las víctimas, de reconocimiento a las fuerzas de seguridad, de proclamas a la libertad y a la democracia y de condena al terrorismo salvaje. Se decretaron días oficiales de luto. Múltiples mensajes de apoyo llegados de mandatarios extranjeros. Todos los medios de comunicación nacionales con dedicación exclusiva a los atentados. Medidas especiales de seguridad. Numerosos homenajes póstumos y gestos ciudadanos de solidaridad…

Muy parecido a lo visto y sentido en otros atentados. A pesar de nuestro dolor y repulsa, siempre surgen algunos interrogantes, que también pueden compartirse con todo respeto.

 

———-¿Por qué en Barcelona, por qué ahora, qué sentido tienen estos atentados,…?

———-¿Por qué automáticamente se relacionaron estos atentados de Barcelona con los de Londres (junio/2017), de Estocolmo (abril/2017), de París (noviembre/2016), de Alemania (verano/2016), de Niza (julio/2016)? ¿Quizás porque todos ellos fueron ejecutados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI)?

———-¿Y por qué no se han relacionado con otros atentados recientes, incluso llevados a cabo por el mismo grupo terrorista (EI), como en Afganistán (agosto/2017), en Burkina Faso (agosto/2017), en Kabul (en mayo y julio/2017), en Beirut (noviembre/2016), en Pakistán (febrero/2017), en el Cairo (diciembre/2016), en Estambul (diciembre/2016), etc.?

———-¿Por qué se siguen identificando a los extremistas islamistas con los musulmanes en general? ¿Acaso no saben que el 85% de las víctimas del terrorismo internacional son de confesión musulmana?

———-¿Realmente el terror es siempre terror y siempre intolerable, se cometa donde se cometa y lo practique quien lo practique? ¿También el terrorismo de Estado? ¿Las masacres del mes pasado en Mosul llevadas a cabo, por una parte, por la coalición encabezada por Estados Unidos y, por otra, por el ISIS, ocasionando la muerte a más de 40.000 personas civiles, son terrorismo o no lo son?

———-¿Es verdad que este llamado ‘terrorismo internacional yihadista’ resurgió a raíz de las atroces intervenciones de la llamada ‘comunidad internacional’: invasiones y destrucción de Irak y Afganistán, destrucción de Libia, guerra contra el gobierno de Siria, invasiones en Chad, Costa de Marfil, República Centroafricana, Mali, Somalia, Palestina, bombardeo de Sudán,…?

Es más, ¿el terrorismo yihadista no fue precisamente creado por EEUU y Arabia Saudí en 1978 en la frontera afgana con  la Unión Soviética?

———-¿Verdad que todo esto del terrorismo es un lío? ¿Estamos otra vez con el famoso dicho: “de aquellos polvos…estos lodos”? ¿Cuántos millones de muertos, de refugiados, de huérfanos y desplazados han producido las invasiones y guerras colonialistas de las Potencias Occidentales? ¿Y por qué las potencias occidentales siguen siendo tan condescendientes y colaboradoras de algunos países, como Arabia Saudí o Qatar, que abiertamente apoyan a los grupos terroristas yihadistas?

———-¿Cómo es posible compaginar la justicia, la libertad, la democracia, la dignidad del ser humano, que proclaman nuestros políticos, con la impunidad que oculta tantos crímenes de lesa humanidad perpetrados por las potencias occidentales?

———-¿Por qué dice ayer el presidente español Mariano Rajoy que “hoy la lucha contra el terrorismo es la principal prioridad”, cuando los tres principales problemas en España, según el CIS, es el desempleo (70.6), la corrupción y el fraude (45.3) y los políticos y los partidos (19.8)?

 

Otros interrogantes quedan en el tintero. Allá quedan también otros cantos de sirena de los políticos tras los atentados: del amor por la libertad, por la justicia, por la democracia, por los derechos humanos, por ‘nuestros valores y modelos de vida’…

Mal asunto si se empeñan en hacernos creer que esto del terrorismo es un juego de buenos y malos, y que nosotros los occidentales siempre somos los buenos.

Desde este espacio, con respeto, preferimos unirnos al dolor de las víctimas y mejor en silencio.

    

El mochuelo

(Agosto-2017)

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *