Los jóvenes españoles se declaran tolerantes y a favor de la inmigración, que consideran positiva y enriquecedora, pero también creen que es excesivo el número de inmigrantes en España y que quitan puestos de trabajo y provocan delincuencia e inseguridad.

Estas son algunas de las conclusiones que revelan un estudio del Instituto de la Juventud (Injuve).

Según el informe presentado, el 48% de los jóvenes considera “positiva” la inmigración y el 69% asegura tener algún inmigrante en su grupo de amigos; la mayoría tampoco muestra inconvenientes a convivir, trabajar o relacionarse con inmigrantes.

No obstante, dos terceras partes de los jóvenes consideran que el número de inmigrantes en España es excesivo y que es preciso controlar los flujos migratorios.

En la conferencia de prensa de presentación del informe, el director general del Injuve, Gabriel Alconchel, ha explicado que las opiniones más radicales del estudio corresponden a los más jóvenes, de entre 15 y 18 años, mientras que los “jóvenes maduros” tienen opiniones más moderadas.

ALGUIEN SABE EXPLICAR ESTOS DATOS. ¿SON O NO SON CONTRADICTORIOS?  Todo parece encajar con nuestra cultura moderna, donde se dice pero no se dice, se niega pero no se niega, se rechaza pero no se rechaza,… Lástima que ese talante ya lo utilizara Pilatos. Nos arriesgamos a que falte agua para los lavamanos o, incluso, falten palanganas.

 

     La Unión Europea pagará un cheque de 20 millones de euros para combatir sea como sea la inmigración africana. El trabajo sucio lo hará como de costumbre la policía libia. Lo anunció la Comisaria UE para las relaciones exteriores, Benita Ferrero Waldner, durante su visita a Trípoli. Siguen sin escuchar las críticas y las de los propios refugiados. La Europa civil confirma así su criminal hipocresía. Con tal de combatir una invasión que no es tal -lo dicen los números: 67.000 inmigrantes desembarcados en todo el Mediterráneo durante 2008- nuestros gobiernos están dispuestos a colaborar con la policía de un régimen como el de Gadafi; a financiar campos de detención como el de Kufrah, en el desierto del Sahara, donde la tortura es la norma; a repatriar a los refugiados políticos del Cuerno de África, que representan la mitad de los que atraviesan el Canal de Sicilia. LA UNIÓN EUROPEA ¿INVIERTE, AYUDA, O SE ‘DEFIENDE’ Y ‘PROTEGE’?

 

     El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, considera que el actual mercado laboral español “no puede absorber más inmigración”, aunque espera que esta situación cambie en el futuro. “El mercado español aguanta lo que necesite y no tenga”, afirma el ministro de Trabajo, para después matizar que, aunque seguramente hace falta personal sanitario, no se necesita para la construcción, las tareas domésticas o camareros.

Señala que un país con una población activa de 23 millones de personas y con 3,2 millones de parados “no aguanta más inmigrantes”

Con todos los respetos, Sr. Corbacho, ¿alguna vez han ocupado los inmigrantes puestos de trabajo interesantes o apetecidos por los españoles? ¿Cuánto personal español en el esclavo servicio doméstico conoce usted? ¿Y en el régimen agrario? ¿Por qué no dice públicamente que los beneficios aportados por los inmigrantes a las arcas del estado y de la seguridad social son superiores a los costes? ¿No recuerda, Sr. Ministro el informe trianual “Estrategia Nacional de Pensiones 2008” que usted presentó con el secretario de Estado, Octavio Granado, donde dijeron que el equilibrio presupuestario de la Seguridad social previsto hasta 2015 se ampliaba hasta 2029 debido, entre otras causas,  a la incorporación de trabajadores extranjeros? ¿QUÉ TIPO DE PUBLICIDAD ES LA SUYA, SR. MINISTRO?

 

     Reino Unido está viviendo protestas y huelgas salvajes contra la contratación de trabajadores de otros países de la Unión Europea. El enfado ha sido provocado por la concesión de un contrato por Total a la empresa italiana IREM para ampliar la refinería de Lindsey, la tercera más importante del país. Ahora bien, esta empresa, que busca salarios más bajos, ha llamado a centenares de obreros italianos y portugueses, excluyendo así a los locales. Este movimiento se ha extendido por casi todo el Reino Unido bajo la consigna “British jobs for British workers!” (“Empleos británicos para trabajadores británicos”).

Con la lógica más cruel, los trabajadores británicos caen en la trampa de la xenofobia al reivindicar la preferencia nacional para defender sus puestos de trabajo. En cuanto a los sindicatos, están divididos entre la voluntad de solidarizarse con el desamparo de los trabajadores y el rechazo a legitimar esta deriva xenófoba. Y el Gobierno británico no puede sino constatar su impotencia: cualquier intervención iría en contra de las reglas comunitarias sobre la movilidad de los trabajadores en la UE.

Los gobiernos europeos han caído en la trampa de la estrategia ultraliberal que ellos mismos han seguido y creado. Aceptar la lógica de la des-territorialización del capital y del trabajo supone, irreversiblemente, que los salarios compitan a la baja. Lógica perversa, que consiste en jugar con las desigualdades de desarrollo económico y social, favoreciendo, de hecho, en Europa a los asalariados de los países menos desarrollados en detrimento de la posición adquirida por los más desarrollados. La ideología europeísta ha servido durante veinte años para enmascarar esta operación. ¿ES ESTA LA CONCEPCIÓN MULTICULTURAL DE LA QUE TANTO HA PRESUMIDO EL REINO UNIDO FRENTE A OTROS PAÍSES COMO FRANCIA?

 

     Suiza, el país más abierto a los capitales y al dinero de todo tipo, secreto, negro, sospechoso,…también tiene la legislación sobre extranjería y derecho de asilo más restrictiva de Europa.  El 58% de los inmigrantes tienen un título universitario y ocupa el 60% de los puestos directivos de las empresas que cotizan en Bolsa. Pero también hay unos 300.000 inmigrantes sin papeles que trabajan en la clandestinidad, más del 30% de ellos en el servicio doméstico.

El pasado 8 de febrero celebraron un ‘democrático’ referéndum para decidir si cerraban sus puertas a los trabajadores búlgaros y rumanos. Afortunadamente triunfó el SÍ a la apertura, pues el NO saldría muy caro a Suiza, ya que dinamitaría varias decenas de acuerdos que regulan sus ahora fluidas relaciones con la Unión Europea.

PERO EL DETALLE AHÍ HA QUEDADO.

 

     El Senado italiano aprobó una nueva ley de seguridad que permite a los médicos denunciar a los inmigrantes ilegales que se atiendan en centros sanitarios. La aprobación del proyecto, que consagró la inmigración ilegal como un delito, generó un fuerte rechazo de organizaciones de derechos humanos y partidos de la oposición. “Esta medida constituye una página oscura y vergonzosa para nuestro país. Esto es puro racismo”, exclamó Mariapia Garavaglia, senadora del Partido Demócrata (PD).

Además, la disposición establece la creación de un registro de vagabundos extranjeros para facilitar su expulsión del territorio italiano, así como un aumento en el valor del trámite del permiso de residencia, pasando dicho monto de los actuales 80 a 200 euros.

La organización internacional denunció asimismo que con la aprobación de esta nueva ley se corre el peligro de crear un clima de miedo y de desconfianza, reduciendo así el acceso de los inmigrantes indocumentados a los centros sanitarios, a pesar de que así lo garantiza la Constitución italiana.

Entre los artículos aprobados hay otros dos puntos que ya provocaron una polémica en la península. En uno de ellos se prevé una pena de cárcel de hasta cuatro años para los inmigrantes sin papeles que no obedezcan la orden de expulsión. En otro, se permite a las autoridades locales la creación de las llamadas rondas, es decir, grupos de ciudadanos para controlar la seguridad de las calles. OTRO ESLABÓN MÁS DE UNA CADENA DE LEYES RESTRICTIVAS CONTRA INMIGRANTES, GITANOS, CALLEJEROS,…

 

     En fin, ¿qué significan todos estos gestos? ¿Qué tienen en común? ¿Qué sentido encierran?

Todo el mundo huye como de la peste a la hora de hablar de racismo o xenofobia, pero estas actitudes qué son. ¿Qué es el racismo?

Los tiempos han cambiado. Ahora no decimos aquello de que “el mejor indio es el indio muerto”, o “el mejor negro es el esclavo negro”, o “la amenaza amarilla”,…ahora somos más finos, más elegantes,… Pero habrá que contestar a la pregunta: ¿Qué es el racismo?

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario