La palabra procede del latín: primer verdor.

Brotan las plantas, florecen los árboles, el clima se suaviza, muchos animales se reproducen, las aves incuban sus huevos y hasta las abejas ponen los suyos.

Las hormonas del enamoramiento trastornan a los humanos.

El movimiento de la primavera es ascendente y hacia el exterior, es el inicio del ciclo vital. Es la época del crecimiento en cualquier forma de vida.

Los chinos la llaman “primer movimiento”.

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”, Pablo Neruda.

“Mientras haya en el mundo primavera, ¡habrá poesía!”, Gustavo Adolfo Bécquer.

 

     Historia clínica

Informó que sufría taquicardia cada vez que la veía, aunque fuera de lejos.

Declaró que se le trababa la lengua y no lograba articular sonidos cuando ella lo miraba, aunque fuera de refilón.

Admitió una hipersecreción de la glándula sudorípara cada vez que ella le hablaba, aunque fuera para contestarle el saludo.

Reconoció que padecía graves desequilibrios en la presión sanguínea cuando ella lo tocaba, aunque fuera por error.

Confesó que por ella padecía mareos, que se le nublaba la visión, que se le aflojaban las rodillas, que lo desvelaba el insomnio.

     -Fue hace mucho tiempo, doctor –dijo-. Yo nunca más sentí nada de eso.

 El médico arqueó las cejas:

    -¿Nunca más sintió nada de eso?

 Y diagnosticó:

    -Su caso es grave.                                                                               

 (E. Galeano)

El amor se despierta. Es tiempo de enamoramiento.

 

     Amor

Es sorprendente que un término central en la Historia no tenga etimología conocida, ya que el término latino amor es de origen etrusco, lengua en la que tampoco está claro de dónde procede la palabra.

La preocupación por definir el amor es antigua, y entre los detractores de este sentimiento poderoso estuvo siempre la idea de que el amor es una debilidad del ánimo, e incluso algo en lo que sólo caen los tontos.

Al sabio griego Zenón de Elea, discípulo de Parménides, le preguntó una joven hermosa: “Zenón, ¿aman los sabios a las doncellas guapas?”.

El filósofo respondió: Por fortuna para vosotras, así es, ya que ¡pobres de las mujeres si sólo amasen los idiotas!”.

 

     “Como las cuatro eses del enamorado”

Dicho popular que hace referencia a un relato de la primera parte del Quijote, en la que Cervantes se hace eco de un soneto de Barahona de Soto en su novela Las lágrimas de Angélica, hablando de cómo debe ser el enamorado:

                                                                                              De cuatro eses dicen que está armado:

                                                                                              Sabio, solo, solícito y secreto.

                                                                                              Sabio en servir y nunca descuidado;

                                                                                              solo en amar y a otra alma no sujeto;

                                                                                              solícito en buscar sus desengaños;

                                                                                              secreto en sus favores y en sus daños.

 

     De forma más vulgar, se expresa el refranero.

 

“Estar más enamorado que el burro del sardinero”

 Refrán popular. Es comparación popular andaluza antigua; también se dice ‘estar más enamorao que el burro del salinero’, aludiéndose en ambos casos a la creencia en el valor afrodisíaco de la sardina y de la sal, de acuerdo con lo cual a los asnos que la acarreaban se les infiltraba por los poros del lomo el cloruro de sodio y ponía a estos animales más rijosos y cachondos que al común de los burros.

El burro del sardinero, vendedor ambulante de este pescado salado, tenía fama de copulador insaciable, lo que hacía que anduviera siempre rebuznando cuando adivinaba próxima la presencia de una hembra de su estirpe.

                                                                                                                             (Pancracio Celdrán)

 

     La primavera la sangre altera.

No deja indiferente ni al poeta ni al labrador, ni al verso bíblico ni a la canción,…

                ¡Levántate, amiga mía, hermosa mía, y ven!
                Porque ha pasado el invierno,
                las lluvias han cesado y se han ido.
                Brotan flores en la tierra,
                llega el tiempo de cantar,
                y el arrullo de la tórtola
                ya se oye por los campos.
                La higuera echa sus brotes,
                y las viñas en flor vierten fragancia.
                ¡Levántate, amiga mía, hermosa mía, y ven!

                                          (Cantar de los cantares 2, 10-13)

Doña Primavera 

de manos gloriosas,                                                                                                                                                            

haz que por la vida                                                                                                                                                            

derramemos rosas:                                                                                                                                                             

Rosas de alegría,                                                                                                                                                            

rosas de perdón,                                                                                                                                                              

rosas de cariño,                                                                                                                                                             

y de exultación.                                                                                                                                                                                            

         Gabriela Mistral

 

                                   ¡¡Feliz Primavera!!

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario