Desapareció de la prensa y todos dijeron ‘se habrá acabado’.

Dejó de aparecer en la pantalla del televisor y todos pensaron ‘¿cómo terminaría aquello?’.

Los medios de comunicación extienden por el mundo el pasaporte de la existencia, y sin él no existes, no eres nada ni nadie.

Efectivamente, ya no es necesario que los fines justifiquen los medios. Ahora los medios (de comunicación) justifican los fines de los poderes dominantes.

Pues, no. Las locuras del gobierno de Israel no se acabaron. La masacre del pueblo palestino no terminó. Las lágrimas de antedeayer continúan vertiéndose.

Aunque parezca lo contrario.

Continúa la destrucción de casas palestinas en Jerusalén Este. Barriadas enteras son desoladas. Colonos israelíes atacan casas y almacenes.

Al parecer, el ministerio de Vivienda del gobierno israelí saliente ha elaborado planes de colonización intensiva dirigidos a duplicar, prácticamente, el número de colonos en la Cisjordania ocupada. Esos planes de colonización prevén la construcción de 73.000 viviendas en los próximos años, 5.700 de éstas en los barrios del Jerusalén Este anexado. En total, casi 300.000 colonos israelíes se han instalado en Cisjordania desde su ocupación en junio de 1967. Unos 200.000 israelíes viven en una decena de barrios colonizados en Jerusalén Este.

 

     ¿De qué hablan cuando hablan de paz?

 El ejército israelí decide si entra o no entra la ayuda humanitaria en Gaza y cuánta de esa ayuda se queda fuera.

El nuevo ministro de Asuntos Exteriores de Israel, el ultraderechista Avigdor Lieberman, es el mismo que habló de ahogar a los palestinos en el Mar Muerto o ejecutar a los palestinos que hablen con miembros de Hamás.

Se obliga al gobierno palestino a reconocer al estado de Israel, a reconocer como territorio israelí las tierras que le han robado.

El primer ministro, el ultraderechista Benjamín Netanyahu, ha expresado su intención de impulsar el proceso de paz, pero no se compromete con la propuesta de dos estados. Ellos no tienen la obligación de reconocer un estado palestino. “¿Alguien desea que tengan control total de su espacio aéreo, su propio ejército, el derecho a establecer alianzas con otros Estados, como Irán, o el control de sus fronteras, lo que les permitiría importar armas? Yo no lo aceptaré”…”si éstos alcanzan la plena soberanía, eso pondría en peligro la seguridad del Estado de Israel”. Y dijo que seguiría permitiendo el incremento de asentamientos judíos en Cisjordania.

 

     ¿Cuándo hablan de paz, qué quieren decir realmente?

La ministra de exteriores estadounidense, Hillary Clinton, ha visitado Israel y Cisjordania, no al gobierno legítimo de Hamás, que consideran terrorista. Ella ha dicho que el gobierno estadounidense estaba determinado a acelerar las estancadas conversaciones de paz entre Israel y los palestinos y avanzar hacia una solución de dos estados.

Sin embargo, EE.UU. e Israel firmaron en agosto de 2007 un Memorando de Entendimiento, comprometiendo a EE.UU. a dar a Israel 30.000 millones de dólares en ayuda militar durante la próxima década. Es un subsidio, pagado en efectivo al comienzo de cada año fiscal. La única estipulación impuesta al uso de ese regalo en efectivo a Israel es que gaste un 74% en la compra de bienes y servicios militares de EE.UU.

En 2008, la entrega fue de 2.550 millones de dólares. Así continuará hasta el año fiscal 2018.

Israel es de lejos el mayor receptor de ayuda al extranjero de EE.UU. Desde 1949, EE.UU. ha suministrado a Israel 101.000 millones de dólares en ayuda total, de los cuales 53.000 millones de dólares han sido ayuda militar.

 

     ¿Qué significado dan a las palabras justicia, legalidad, paz…?

 Celebraron una Cumbre. Occidente impidió la presencia de Hamás, por muy democráticamente que haya sido elegido en las urnas. Fue la Conferencia de donantes para la reconstrucción de Gaza: una conspiración disfrazada de compasión.

Prometieron 5.200 millones de dólares para la reconstrucción. ¿Cuánto valen las vidas perdidas y los derechos violados de la población palestina?

La conferencia no tuvo nada que ver con un intento de aliviar la atroz crisis humanitaria que se vive en Gaza, ni su ostensible objetivo era reconstruir las casas, fábricas, infraestructuras y colegios destruidos por Israel. Su declarado propósito fue proporcionar cobertura para la promoción de los intereses geopolíticos de Washington en el Oriente Medio rico en petróleo, derrocar a Hamás y restaurar en el poder al desacreditado Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, ayudando así a controlar la región en función de los intereses estadounidenses e israelíes.

No se habló de los más de 1.300 palestinos asesinados, ni de los heridos, ni de los más de 400.000 desplazados.

El propósito esencial de la reunión era exigir que los palestinos “rompieran el ciclo de rechazo y resistencia” y se sometieran a las demandas israelíes.

Clinton dejó claro que la contribución de Washington de 900 millones de dólares está condicionada a que los palestinos acepten sus dictados…“queremos asegurarnos de que ninguna contribución que hagamos irá a parar a Hamas”.

La mayoría de las cantidades ya se prometieron en la conferencia de París de diciembre de 2007 y nunca se entregaron debido a la negativa de Israel a levantar los entonces más de 500 bloqueos de carretera en Cisjordania y permitir que Gaza abriera sus fronteras, haciendo así imposible e inútil cualquier inversión.

Según Naciones Unidas, Gaza necesita un mínimo de 500 camiones diarios con ayuda humanitaria y productos comerciales. Pero las autoridades israelíes han dicho que sólo permitirán la entrada hasta 200 camiones al día. La cifra actual no ha superado nunca los 120 desde que empezó el bloqueo en junio de 2007.

 

     ¿Qué significa la paz para los diplomáticos de 45 países que asistieron a la Conferencia?

Se están burlando de Palestina y del mundo entero: en nombre de la paz practican la injusticia, la dominación, la invasión, la violación de derechos humanos,…

LA PAZ debe significar: Reconocimiento de los derechos palestinos a la autodeterminación; respeto al derecho internacional; fin de la ocupación ilegal; desmantelamiento del Muro de Separación; equiparación de derechos entre israelíes árabes y judíos; cumplimiento de la resolución 194 de la ONU que ratifica el derecho de los refugiados palestinos a retornar a sus casas y propiedad o a que sean plenamente compensados por la pérdida o daño si así lo prefieren.

O de lo contrario, hablamos de otra cosa, pero no de paz.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario