¡Ocurren tantas cosas,  fuera de los muros de nuestros hogares…! ¡Tantas historias, tantos sufrimientos…! ¡Tantas luchas, tantos riesgos…!

En la escuela del bienestar enseñan la lección: ¡Todo eso mejor ni mirarlo! ¿Para qué quieres conocer tantas penalidades…si tú no vas a solucionar nada? ¡Bastante tenemos cada uno con lo nuestro!…

Y así, poco a poco, se aprende a meter todos los problemas en un mismo saco. Se acabó la jerarquía de problemas. Todos se valoran por igual. Mi cansancio por trabajar siete horas resulta equivalente al desespero y la angustia de un desempleado. Mi disgusto por el desplante de un amigo viene a ser tan preocupante como la falta de comida en una familia. Etc.

En las sociedades industrializadas o desarrolladas, mucha gente camina con sus carteras y cuentas hinchadas, con su vejez  asegurada, pero con ojos invadidos por la miopía, con oídos impedidos por la sordera y con sus conciencias enanas.

 

     Por qués

 

El pescado suele ser el alimento básico de las poblaciones de costa. Y alimento exquisito para mucha gente del interior.

Lo que no quita para preguntarnos: ¿Por qué mueren en el mar cada año 24.000 pescadores?, como informa la FAO. 

 

No hay más que ver, en los países industrializados, el seguimiento que se hace de la gestación, a golpe de ecografías, hasta el momento del parto. Y posteriormente, cómo los bebés se convierten en centros de atención, de cuidados y regalos.

Pero, ¿Cómo explicarnos que, por ejemplo en Nigeria, 111 menores, entre dos meses y siete años, enfermen y 84 hayan muerto,  envenenados por tomar un jarabe para la dentición? El jarabe My Pikin, contaminado con dietilenglicol (que se utiliza en el refrigerante de los motores), según afirma el ministro de sanidad del país, Babatunde Osotimhin.

 

Y hablando de medicamentos, cuántos controles se realizan en nuestro país, por parte de los organismos responsables de Sanidad, de todos los fármacos que están en circulación. Cualquier mínima reacción negativa causa inmediata alarma y medidas radicales.

Entonces, ¿Cómo entender que en Panamá hayan muerto 756 personas por un jarabe para la tos? Otra vez, un envenenamiento masivo por el mismo producto dietilenglicol. La Seguridad Social panameña compró glicerina pura a una empresa de Barcelona y ésta a su vez la importó de China, pero no comprobaron si era glicerina pura.

 

En nuestro país, cada mañana, un aluvión de madres lleva a sus niños al colegio y vuelven a recogerlos. Se exigen pasos peatonales a las puertas de los colegios, vigilantes de seguridad y agentes que controlen el tráfico cerca de los centros.

¿Podemos plantearnos por qué en Brasil desaparecen cada año 40.000 niños?, como asegura la Asociación Brasileña de Busca y Defensa de Niños Desaparecidos.

 

¡Y nuestras niñas! Les ponemos horarios, sabemos cuáles son sus amigas, con quién salen, a dónde van, les preguntamos, les advertimos, les aconsejamos, les vigilamos, estamos al tanto de su físico y de sus sentimientos.

Sin embargo, ¿Qué explicación daríamos a que 228 niños y principalmente niñas son explotadas sexualmente cada hora en Latinoamérica?, según datos de UNICEF.

Hay que ver el impacto que produce cuando muere un niño en nuestro pueblo. La gente intenta ponerse en el lugar de la familia, ¡cuánto estará sufriendo esa madre!, ¡con lo ilusionados que estaban!…

¿Y qué decir de los 500 menores de cinco años que mueren cada día en Kenia, por causas que perfectamente podían prevenirse? ¿O que cada día muera una mujer por problemas relacionados con el embarazo? También son datos de UNICEF.

Si nos interesamos por los descubrimientos del espacio, por los últimos modelos de móviles y televisores, por las modas y por las oportunidades de viajes de vacaciones, por los premios óscar de Hoollywood,… asuntos que no podemos solucionar, ni son importantes para el ser humano,…

¿Por qué no vamos a poder interesarnos por esas decenas de niños haitianos vendidos por cinco dólares cada uno, porque sus progenitores no les quieren ver morir de hambre a su lado?

 

     ¿…?

 

¿Quién dice que enterarnos de estas cosas no sirve para nada?

¿Quién asegura que tomar conciencia de las injusticias y de los sufrimientos de los semejantes no nos ayuda a procurar otro tipo de vida más humana?

¿Quién tiene interés en colocarnos una escala de valores al revés?

¿Nuestro ánimo sube y baja como la Bolsa? Obama anunció medidas sociales, las bolsas bajaron. Obama anunció un plan para sanear el balance de los bancos, las bolsas subieron.

¿Desde la perspectiva humana, dónde quedan las izquierdas y las derechas, la democracia, el desarrollo, el progreso, la cultura,…?

¿Podemos o no podemos cuestionarnos a nosotros mismos?

¿Hay motivos para sentirse ofendidos por hacer este tipo de planteamientos?

¿No les parecen preocupantes los seres humanos, incluidos nosotros?

¿Quién dijo que las puertas blindadas de nuestras casas sólo sirven para estar cerradas? Las puertas más seguras son las de las cárceles. Si no se abren, no pueden entrar aires de libertad.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario