¿Quién se enteró? ¿Usted sí?

¿Desea comprobar si en la prensa española salió la más mínima mención al Día de África? Y, sin embargo, es un día tan declarado por la ONU como el resto de “Días de…”.

¡Qué cosas, hasta para los “Días de…” existen categorías! ¿O mejor llamarlo racismo…?

El día en cuestión ha sido el 25 de mayo, en recuerdo del 25 de mayo de 1963 cuando se fundó la Unión Africana.  El “Día” pasó inadvertido para el mundo y desapercibido para la propia población nativa. Un Día arrancado del almanaque mundial.

En realidad, ¿había motivos para celebrar algo?

    

     Desapercibido está todo el Continente africano. Ni siquiera sus grandes tragedias merecen la atención mundial.

– No importan sus 400 millones de habitantes sumidos actualmente en la pobreza, a los que podrían sumarse otros 53 millones por causa de la crisis económica.

– Ni importa que de cada 100.000 partos pierdan la vida 900 madres.

– Ni importan los 800 niños que mueren cada día en África Subsahariana por no poder pagar la sanidad pública.  ¿Tan costosa es? Según Save the Children, podría ser totalmente gratuita por 1.500 millones de euros al año (exactamente lo que Estados Unidos gasta en once días en la guerra de Irak).  Resulta asombroso ver cuántos aliados tiene la muerte en nuestro mundo.

– En el Continente africano, once millones de niños (uno cada tres segundos) mueren por enfermedades que podrían prevenirse, como neumonía, malaria, diarrea o sarampión, hace tantos años atajadas en Occidente. “Más vale prevenir que curar”, dice el refranero español. En África ni se previene ni se cura. Comparando con Europa, el personal sanitario viene a ser un 10%. Por ejemplo, se están necesitando 600.000 nuevos profesionales de enfermería. Paradojas de la vida, los profesionales sanitarios africanos son los únicos inmigrantes que tienen las puertas abiertas en toda Europa.

– Nueve millones de niños han perdido a su madre por el sida. Para el año que viene serán 18 millones de niños que hayan perdido a uno o dos de sus padres por el sida. En el África subsahariana vive el 60% de la población infectada por sida. ¡Esta pandemia del sida sí que está robando la infancia de millones de niños y la vida de millones de madres!

– En África, 140 millones de personas tienen menos de seis años. De cada diez niños tan sólo seis finalizarán sus estudios de primaria. Y la misma cantidad, 140 millones de personas, en este caso adultas, son analfabetas (de los que 85 millones son mujeres). ¿No les produce risa leer que la Declaración del Milenio de Naciones Unidas compromete a todos los países, ricos y pobres, a hacer todo lo posible por erradicar la pobreza, promover la dignidad humana y la igualdad, y alcanzar la paz, la democracia y la sostenibilidad ambiental antes de 2015? ¡Qué poquito cuestan las palabras bonitas en boca de los dirigentes del mundo!

– ¿Cómo celebrar este Día de África en regiones de Somalia, Nigeria, Sudán, R.D. Congo y otros países, escenarios de cruentos enfrentamientos, con numerosas víctimas y miles de desplazados cada jornada? Entre desplazados y refugiados superan los 11 millones de personas.

    

     Pareciera un Continente maldito por Dios y por la Humanidad. ¿Quién va a querer recordar su Día y mucho menos celebrarlo?

La Cultura de Occidente y su palabrerío no pasan la prueba: Progreso, Desarrollo, Modernidad, Derechos Humanos, Democracia, Paz, Justicia,…

El mismo progreso que en Europa ha elevado la esperanza de vida hasta medias de  73 años y en Norteamérica hasta los 77, es el que ha rebajado la media de vida en África hasta los 46 años, 4 menos que hace una década. África tiene el progreso del cangrejo.

Coincidencias de la vida, el mismo día 25 de mayo, el ministro de Asuntos Exteriores español, Miguel Ángel Moratinos, presentaba su nuevo Plan África, cuyos objetivos principales es promover las inversiones de empresas españolas y reforzar la cooperación militar en la “lucha contra el terrorismo y la inmigración ilegal” (que, al parecer,  vienen a ser lo mismo). Este aporte español merece otro comentario aparte.

    

     Apenas esto es una leve mención al Día de África, un pequeñito recuerdo, un hueco para la reflexión,…motivos hay de sobra.

En la Escuela de Occidente nos han maleducado: nos hicieron creer que África es tan sólo uno de los cinco continentes del mapa, pero su gente no son parte de la Humanidad. Como animales salvajes se capturaron, se traficó con ellos, se les esclavizó, explotó y mató…y la cosa sigue.

Raramente les mencionamos. Bueno,sí…”cuando trabajamos y sudamos como un negro”, “cuando las pasamos negras”, “cuando nos ponen negros”, “cuando nos vemos negros para hacer algo”,…

Definitivamente, África es un libro abierto para las conciencias.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario