Como los automóviles viejos, pierden a chorros aceite y credibilidad. Algo parecido les sucede a las Potencias Mundiales, continúan siendo Potencias porque siguen ostentando su gran fuerza y poder, pero dejaron de ser fiables.

El motor puede seguir funcionando, pero cada vez menos se utilizará el auto viejo para viajar, porque es mayor el riesgo que la seguridad que ofrece.

Las Grandes Potencias mundiales pueden seguir ejerciendo sus estrategias de poder según su antojo e intereses, pero hace tiempo que de ellas dejamos de esperar soluciones sociales de convivencia y respeto, de justicia y de paz. Tienen la palabra, porque son dueños de la palabra, como son dueños de todo, pero de ninguna manera son fuente de esperanza para la Humanidad.

 

     Las Grandes Potencias han sido puestas en evidencia con la invasión de Irak y con otras muchas guerras mentirosas. Lo siguen siendo en situaciones como la de Israel con su permanente terrorismo de estado ejercido contra el pueblo palestino. La burla es su tarjeta de identidad.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, acaba de dar su esperado primer discurso: Admite la creación de un “Estado” palestino, pero desmilitarizado. Palestina debe permanecer sometida al control de la comunidad internacional, sin ejército, sin competencias sobre su espacio aéreo, sin derecho de los más de 700.000 refugiados a volver a su territorio (por muy reconocido que esté este derecho en las resoluciones de la ONU), sin su capital Jerusalén Este (ocupada por Israel desde 1967), sin retirada de los “asentamientos” en Cisjordania por parte de los colonos israelíes, sin su gobierno de Hamás elegido democráticamente… Esta es la Gran Oferta de Paz de Israel.

La Máxima Potencia, Estados Unidos, simula estar presionando a favor de la creación de dos estados, israelí y palestino, que puedan convivir. Pero en la política exterior de la Potencia Norteamericana influye sobremanera el “lobby israelí” presente en EEUU, que controla una enorme masa de capital financiero, que es su fuente principal de poder. Parece que el “lobby” tiene un problema: El “lobby” ama a Israel, pero ama todavía más su capital, y sus intereses financieros saldrían dañados si se provoca una crisis mundial para paralizar el programa nuclear de Irán, como pretende Israel. Al parecer, el “lobby” ha diseñado una estrategia para Oriente Medio que pasa por la creación del Estado palestino, naturalmente desarmado y domesticado, y está decidido a ponerla en marcha, quiera Israel o no. Obama no es el Redentor, es solo el portavoz del “lobby israelí en EEUU”.

 

     Todo un ejemplo de búsqueda de la Paz. Y no hablemos de la euforia de las Potencias Europeas, incluida nuestra querida España, porque Netanyahu se ha dignado hablar de la posibilidad de un “Estado palestino”.

Su ceguera artificial les impide ver a las Potencias que, después de cuatro meses de que los bombardeos masivos del ejército israelí devastaran la Franja de Gaza, apenas los palestinos pudieron reconstruir algo. No es por falta de fondos ni de voluntad, sino porque el bloqueo israelí no permite entrar ni hormigón ni herramientas ni nada. La gente sigue viviendo en tiendas de campaña… ¿y los colegios, clínicas, las infraestructuras de los servicios públicos…? Los parlamentarios también se reúnen en una tienda de campaña, para asombro de la delegación de derechos humanos en su reciente visita.

A las 1.400 personas palestinas muertas, entre ellas 300 menores, se suman 11.000 prisioneros en las cárceles, entre ellos 40 parlamentarios. Gaza es la mayor prisión del mundo. Es mucha la tierra que se necesita para enterrar semejante crueldad y su memoria.

Cuando Obama visitó recientemente El Cairo, el Dr. Bahar expresaba una sola petición: “Pedimos que Obama no cierre sus ojos ante la catástrofe palestina”.

 

     Ya no es el fondo, que por lo visto es mucho pedir, ni siquiera se guardan las formas, que tanto se cuidan en nuestras formales democracias occidentales.

El diario español Público daba a conocer el pasado 8 de junio el último informe de la organización israelí Shovrim Shtika (Romper el Silencio) explicando el comportamiento habitual de los militares israelíes con la población palestina, en referencia a la ocupación del pueblo de Haras, en la zona occidental de Cisjordania, convirtiendo su escuela en un centro de detención el 26 y 27 de marzo.

La unidad de los sargentos A. y S. tomó la escuela y se dispuso a detener a todos los varones que tuvieran entre 17 y 50 años, aunque fueron incluidos niños de 14 años. Se les ató las manos y se les vendó los ojos.

Cuando, después de varias horas, los detenidos pedían permiso para ir al cuarto de baño, “los soldados que los acompañaban les pegaban y les insultaban sin ninguna justificación…”. Los detenidos tuvieron las manos atadas durante unas siete horas. En las dos jornadas se detuvo a 150 palestinos, que pasaron horas y horas al sol en las condiciones descritas.

Explica el sargento A. que “Muchos reservistas participaron en la operación y lo celebraban insultando a los palestinos, humillándoles, tirándoles del pelo o de las orejas, con patadas y con bofetadas. Esto era la norma de todo el batallón”.

¿Participaron los soldados voluntariamente en estos abusos o había soldados que querían cambiar las normas? “Los soldados no quieren cambiar nada”, dice el sargento A. “Ven a todos los árabes como terroristas potenciales. Así lo entienden. Piensan que cada árabe que ven en un control militar es un terrorista. Así es como han sido educados”.

El sargento S. indica que todo el batallón se desplazó hasta el pueblo con el objetivo de registrar unas 60 casas. El pretexto era encontrar armas, aunque al final no se halló ninguna.

“Eran las dos de la madrugada e íbamos casa por casa. Las familias palestinas estaban muertas de miedo y las chicas se orinaban encima de puro pavor. Creamos una atmósfera fanática. Entrábamos en las casas y lo revolvíamos todo”, cuenta el sargento S.

“Juntábamos a la familia en una habitación bajo la vigilancia de un guardia, a quien pedíamos que les apuntara con su arma y registrara toda la casa. Recibimos la orden de detener a todos los varones jóvenes…, llevarlos al patio de la escuela, atarles las manos y taparles los ojos”.

En una ocasión, varios soldados golpearon con la culata de sus armas a un disminuido mental que les había gritado hasta que este se puso a sangrar. “Llevábamos muchas órdenes de arresto ya firmadas, con un espacio en blanco donde se escribía que esa persona había sido arrestada por causar disturbios”, dice el sargento S.

“En otro momento, los soldados llegaron a una casa y simplemente la demolieron aduciendo que allí se guardaban explosivos. Teníamos perros que los detectan pero se decidió no traerlos y simplemente destruir la casa. La madre veía todo desde allí y lloraba. Sus hijos pequeños estaban con ella y le golpeaban”, cuenta el sargento S.

 

     Mientras tanto, los líderes occidentales continúan sermoneándonos acerca de una solución al problema israelo-palestino y acuden a esas palabras cómodas e imprecisas como “negociación” y “proceso de paz”…, una especie de muletillas que sirven para todo.

Obama pedía paciencia, porque “la diplomacia implica siempre un duro y largo camino. No es una vía que propicie resultados rápidos”.

La diplomacia no ha conseguido ni un solo logro en 61 años y Obama tampoco hizo la menor alusión al cumplimiento del derecho internacional y al respeto a las Resoluciones de Naciones Unidas.

La diplomacia no ha conseguido ni un solo logro en 61 años y Obama no hizo ni la menor alusión al cumplimiento del derecho internacional y al respeto a las Resoluciones de Naciones Unidas. Al igual que otros muchos, prefiere la suave y sedosa opción de las negociaciones que no van a ninguna parte y un “proceso” que está condenado a fracasar y que posibilita que Israel prosiga indefinidamente con sus infames planes. En sus mentes, y por alguna inexplicable razón, Israel está exento de las leyes, las convenciones, los códigos de conducta y el respeto por los derechos humanos que se espera que otras naciones del mundo civilizado observen, permitiéndose que el brutal agresor actúe con impunidad.

 

     Las “negociaciones” que no respetan la ley son inmorales. Es especialmente inmoral poner a una parte débil y a una parte fuerte juntas y esperar un resultado justo cuando la parte fuerte está ocupando de forma permanente y tiene su bota militar aplastando la garganta de la parte débil.

Es inmoral esperar que una parte débil negocie con una parte fuerte que está incumpliendo a diario el derecho internacional, que comete crímenes de guerra y actos de piratería y que continúa robando la tierra y desposeyendo a los ciudadanos de la parte débil para expandir ilegalmente sus fronteras.

Es inmoral que los patrocinadores de las negociaciones sean partidistas, no paren de vilipendiar a los representantes democráticamente elegidos de la parte débil y se nieguen a reconocer el derecho de la parte débil a la autodeterminación política y a la integridad territorial.

Es inmoral forzar negociaciones sin establecer primero un nivel de actuación en términos de conformidad con el derecho internacional y las resoluciones de Naciones Unidas. La comunidad internacional ha eludido esta responsabilidad durante décadas, no porque los pueblos de las naciones que la integran se muestren reacios a ello, sino porque sus dirigentes son corruptos.

Es inmoral desarraigar a más de 700.000 palestinos de sus hogares y sus tierras, arrasando a casi 400 pueblos y ciudades palestinos, perpetrando unas 34 masacres en busca de sus ambiciones territoriales. Como inmoral es demoler 125.000 hogares palestinos y seguir utilizando actualmente la demolición de casas como arma estratégica para romper la voluntad de los palestinos, conseguir el traslado étnico y facilitar que el control israelí sobre la Palestina ocupada sea permanente. O que los palestinos tengan prohibido viajar sin permiso del ejército, convirtiéndose así en prisiones sus pueblos y ciudades.

¿Cómo van a ser creíbles las Grandes Potencias mundiales? ¿Qué lecciones de ética pueden esperarse de sus dirigentes? ¿Por qué va a ser demagogia hablar de todas estas cosas? ¿Porque así lo han declarado las Grandes Potencias…? ¡Ya está bien…!

www.miradasolidaria.com

Dejar un comentario