Palabras

     Las palabras se encojen y se alargan, se desfiguran, se retuercen y se manipulan… ¡vamos, como un chicle!

Modelos ejemplares, en este sentido, los encontramos en los políticos, gobernantes, jerarcas, publicitarios, periodistas,…

 

     Con las palabras también se juega: Aquí va un humilde aporte gracias a Les Luthiers.

 INESTABLE: Mesa norteamericana de Inés.

ENVERGADURA: Lugar de la anatomía humana en dónde se colocan los condones.

ONDEANDO: Onde estoy.

CAMARÓN: Aparato enorme que saca fotos.

DECIMAL: Pronunciar equivocadamente.

BECERRO: Que ve u observa una loma o colina.

BERMUDAS: Observar a las que no hablan.

TELEPATÍA: aparato de TV para la hermana de mi mamá.

TELÓN: Tela de 50 metros… o más.

ANÓMALO: Hemorroides.

BARBARISMO: Colección exagerada de muñecas barbie.

CHINCHILLA: Auchenchia de un lugar para chentarche.

DIADEMAS: Veintinueve de febrero.

MANIFIESTA: Juerga de cacahuetes.

MEOLLO: Me escucho.

ATIBORRARTE: Desaparecerte.

CACAREO: Excremento del preso.

CACHIVACHE: Pequeño hoyo en el pavimento que está a punto de convertirse en vache.

ELECCIÓN: Lo que expelimenta un oliental al vel una película polno.

ENDOSCOPIO: Me preparo para todos los exámenes excepto para dos.

NITRATO: Ni lo intento.

TALENTO: No ta rápido.

ESGUINCE: Uno, más gatorce.

ESMALTE: Ni lune ni miélcole..

SORPRENDIDA: Monja en llamas

 

     Ante las nuevas realidades, la docilidad del lenguaje invita. Crear neologismos es obligatorio. Se puede crear hasta un Diccionario de las infamias:

Colonización biológica: Conducta por medio de la cual los occidentales adinerados explotan a los habitantes de países pobres, ya sea para comprar córneas, alquilar úteros o ensayar medicamentos.

Desaparecido: Ser humano, seguramente asesinado por motivos políticos o por guerras, cuyo cuerpo no aparece y que impide el duelo familiar. Característica de muchos gobiernos latinoamericanos, entre ellos, México.

Jaladores: Personas pertenecientes a las mafias, sobre todo guatemaltecas, que detectan embarazos y pagan u obligan a la madre a desprenderse del bebé.

Foxilandia: País en el imaginario del ex presidente mexicano Vicente Fox, donde no existe ni desempleo ni pobreza ni corrupción ni favoritismos familiares ni desnutrición ni narcotráfico.

Guantanamización:  1) Experimento estadounidense para probar los límites psiquiátricos y físicos a los que puede someterse una persona antes de enloquecer o fallecer. 2) Afrenta estadounidense contra la justicia y el orden mundial para conocer si existen o no límites para seguir imponiendo sus dictados aunque violen todos los preceptos éticos.

Infamia: Según el Diccionario de la Real Academia Española, infamia significa maldad, vileza en cualquier forma. De acuerdo con el Diccionario de las infamias del ser humano, infamia es la capacidad del ser humano para denostar, humillar y maltratar a otras personas por el hecho de considerarlas distintas, desechables, pero, sobre todo, por ser otros.

Limpieza étnica: Conducta humana que busca depurar al mundo «de los otros» y que encontró su apogeo en la Alemania de Hitler, pero que sigue vigente, tal como lo saben los familiares de las víctimas musulmanas de Srebrenica o las de los jemeres rojos en Camboya o de la Franja de Gaza.

Mercado de niños: Zoco donde los niños y niñas de países pobres, sobre todo centroamericanos, son comprados y colocados en el extranjero. Este negocio genera, en Guatemala, entre 100 y 150 millones de dólares al año.

Niños y niñas de la calle. Niños y niñas que sobreviven en las calles, usualmente en las coladeras, en la inmensa mayoría de las ciudades de los países pobres y que son resultado de problemas familiares y que exhiben la incapacidad del Estado para albergarlos. Su sufrimiento rebasa cualquier explicación.

Semaforista: Habitante del antes llamado tercer mundo que sobrevive alrededor de los semáforos de las grandes ciudades y que retrasa su muerte por lo que ahí venden. La mayoría son producto del desempleo y triunfo de la rapacidad de políticos y de políticas neoliberales.

Sidoso: Ser humano infectado por el virus de la inmunodeficiencia humana y que, por (malas) «razones» médicas, por homofobia, discriminación o por el encono de la religión es víctima de menosprecio.

Sin papeles: Seres humanos provenientes de países que emigran por razones económicas, políticas o raciales a naciones en busca de trabajo y que suelen ser explotados o maltratados. Indocumentado es sinónimo. Muchos pueden ser considerados héroes, ya que las remesas económicas que envían impiden que sus familiares mueran por hambre.

 

     Hay palabras que alguna gente considera malas:

Ximena Dahm andaba muy nerviosa, porque aquella mañana iba a iniciar su vida en la escuela. Corriendo iba de un espejo al otro, por toda la casa; y en uno de esos ires y venires, tropezó con un bolso y cayó desparramada al piso. No lloró, pero se enojó:

                –¿Qué hace esta mierda acá?

                La madre educó:

                –Mijita, eso no se dice.

                Y Ximena, desde el piso, curioseó:

                –¿Para qué existen, mamá, las palabras que no se dicen? 

 

     Con las palabras se pueden hacer chistes (algunos de gran actualidad):

TRABAJO 

    ABAJO 

         AJO 

            JO 

             O

 

    

     En boca cerrada no entran moscas, pero tampoco salen las PALABRAS: las palabras claves, las palabrotas, la última palabra, las buenas palabras, las palabras mayores, las palabras a medias, las palabras de honor,…

Se coge la palabra, se ahorran palabras, se tragan las palabras, se corren las palabras,…

Hay gente de pocas palabras, que habla a medias palabras, o quien dice la última palabra, o le dejan con la palabra en la boca. Hay quien empeña la palabra, y quien falta a su palabra, quien mide sus palabras, y no  dice una palabra más alta que la otra. Los hay que no dirigen la palabra, o no encuentran las palabras, o no sueltan palabra y quien no tiene palabra, o no tiene más que una palabra.

Se pide la palabra, se da y también se quita, se toma la palabra, también se tuercen las palabras y hay quien se va sin decir palabra… Al hijo de un dios le llamaron palabra (Verbo) y siete palabras le dejaron decir antes de matarlo en una cruz…

En dos palabras, queremos ser gente de palabra.

www.miradasolidaria.es

Esta entrada fue publicada en Mosaico popular. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *