Mirar la vida desde cerca, desde la calle, desde lo hondo, desde la marginación (o mayoría absoluta de la Humanidad),… ¡Qué interesante!

Nosotros tuvimos suerte al encontrar a aquella persona con ese tipo de mirada.

 

– ¿Usted prestará mucha atención a las noticias?, le preguntamos.

– Miren, respondió, es una vieja aficción que tengo. Cuando puedo, leo y escucho las noticias, aunque a todas les pongo ‘sordina’. Desconfío de su ruido alarmante, igual que desconfío de los cegadores luminosos publicitarios, perjudican la salud.

 

Le preguntamos por la crisis económica en España.

– ¿La crisis de quién?, contestó.

Se destruyeron puestos de trabajo, pero las grandes empresas aumentan sus ganancias; la pobreza se ha duplicado en España desde 2007, pero la banca está duplicando sus beneficios; bajaron escandalosamente los salarios y se precarizó el empleo, pero subió la bolsa y el PIB para alegría de las grandes fortunas; tres millones de personas se encuentran en pobreza extrema en España, pero 402.000 españoles alcanzaron un patrimonio superior al millón de dólares; somos líderes en Europa en desigualdad y desempleo juvenil, pero 30 familias están manejando la mayor parte de la riqueza de España; la pobreza infantil alcanza el 26,7%, pero cien banqueros están ganando más de un millón de euros anuales; 6 millones de personas no alcanzan el nivel energético en invierno, pero ninguna de ellas pertenece a la familia real; se han excluido colectivos enteros de la asistencia sanitaria y se alargaron las listas de espera para intervenciones quirúrgicas, pero la medida no afectó a los familiares de los dirigentes políticos; se encareció el acceso a la educación y a la justicia, pero no ha sido problema para los hijos de nuestros gobernantes y famosos adinerados; se han recortado las pensiones de jubilación y descendido las prestaciones a personas dependientes, pero no les afectó a las familias de los ministros y demás altas personalidades; se ejecutaron 216 desahucios diarios, pero España es el país europeo con mayor número de viviendas vacías (3,4 millones).

Así pues, ¿quiénes están sufriendo y pagando la crisis en España y en todo el mundo?

 

Su respuesta nos parece contundente, le dijimos. Lo sorprendente es que los ciudadanos no reaccionen con más dureza ante tal situación. Y parece que los medios de comunicación creasen confusión y estuvieran siendo utilizados como mensajeros “apagafuegos” y adormecedores.

– Perdonen, no quise producirles contusión con mi respuesta.

Les diré una medida muy útil e higiénica: cuando me acerco a cualquier medio de comunicación me coloco una mascarilla. ¿Han visto a un agricultor sulfatando plantas? Se protege con una mascarilla, porque ese compuesto químico de cobre y azufre, tan bueno contra las plagas y para prevenir enfermedades en las plantas, no es tan beneficioso para el agricultor.

Toda comunicación de los medios encierra siempre una intencionalidad (informar, persuadir, crear opinión y pautas de comportamiento, etc.) Por eso es tan útil la mascarilla, para evitar un posible envenenamiento. También le llaman “actitud crítica”.

 

No es que queramos “matar al mensajero”, pero es que nos preocupa el papel manipulador que ofrecen en muchas ocasiones.

– Sí, sí, a eso me refería. Permítanme ponerles un ejemplo muy actual, de cómo los medios refuerzan muchos estereotipos y casi ni nos damos cuenta.

Dice la investigadora Elvira Altés que, según un reciente estudio,  en las noticias aparecen un 28% de mujeres y un 72% de hombres. Eso significa que lo que hacen, dicen, piensan y sueñan las mujeres es insignificante frente a lo que hacen, dicen, actúan, piensan y sueñan los hombres.

Es curioso, en la publicidad se pone un cuerpo femenino o una mujer atractiva para vender un coche, un viaje, una bebida… Es decir, se trata de una utilización machista del cuerpo de la mujer, como objeto de deseo.

Decía esta investigadora refiriéndose a un estudio sobre 400 spot de televisión, que los hombres aparecen más como hijos que como padres,  mientras las mujeres no aparecen como hijas  y sí como madres. Los hombres aparecen en espacios de trabajo o de ocio (jugando al tenis o divirtiéndose) y las mujeres en espacios domésticos y privados para la mujer (se la ve cuidando a los otros o cuidando de sí misma). Casi nunca se ve al hombre cuidando de los otros y un poco más cuidándose a sí mismo. Es decir, esos roles y escenarios casi no son perceptibles y en cambio están reforzando muchísimo las actitudes, las formas de estar en el mundo de hombres y mujeres.

Una mirada crítica ante los medios ayudará a darnos cuenta de qué es lo nos están vendiendo y construyendo, y que en ningún caso refleja la realidad.

Apenas lo advertimos, pero la violencia machista aparece en los medios como un conflicto privado, como un mero suceso. Y eso encierra una gran carga ideológica. No nos están diciendo que se trata de un problema social, ni siquiera que la violencia machista es un problema de los hombres que padecen las mujeres, sino que lo reducen a simples sucesos, casos concretos que les pasan siempre a “los otros”.

Hay periódicos deportivos que dedican diariamente una página a los culos y a los pechos de las jugadoras de baloncesto o de balonmano, que tal vez hasta han sido campeonas. Es igual, a ellos lo que más les importan son los culos y los pechos, aunque sean de las animadoras del evento.

Y podíamos poner multitud de ejemplos de estereotipos utilizados y alimentados por los medios: Se pueden prohibir los anuncios de alcohol y de tabaco, pero se mantienen los anuncios de contactos de prostitución. Se expone a las mujeres como carne de supermercado.

¿Por qué la perspectiva de género no se aplica a la información en sentido positivo, exactamente de forma contraria a como se hace? Y eso es algo que podríamos hacer todo el mundo y en todos los ámbitos. Pero, hablando de los medios, el 91% de los expertos consultados son hombres, son ellos las voces de autoridad que leemos en la información, son ellos los que toman las decisiones con su mirada masculina, cuando no sexista y muchas veces machista.

Así, pues, ante los medios conviene usar mascarilla. Resulta muy higiénica.

 

Cuando nos marchamos, volvimos a comentar lo ya comentado miles de veces: La misma realidad se revela muy diferente según con la mirada que se perciba.

 

 

 

 

La ventana del mochuelo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. Luis
    15 Jun 14 14:12

    La sociedad está alienada, cada uno de nosotros
    sufre alienación, estamos enajenados por el dinero
    y por muchas cosas más. Ante la situación cúal es nuestra respuesta; resignación, la vida es como es.Algunos, no muchos, sienten rebeldía y se rebelan contra el statu, pasando a la acción. Se les considera locos o inadaptados, gente dura.Luís

  2. Oxuan7
    17 Jun 14 9:44

    Afortunadamente sigue habiendo personas que saben ver y ponen a las cosas su verdadero nombre; a pesar de que tantos y tantas sigan prefirindo otras miradas o, mejor, cegueras.

    Gracias, Mochuelo. Tú sigue ahí.

Dejar un comentario