Los científicos enronquecieron, y nosotros sin enterarnos.

Ya se registró el nivel más alto de CO2 en la atmósfera desde hace 3 millones de años. La Tierra se derrite.

 

Se prepara la Cumbre del Cambio Climático, París 2015 y nos AVISAN: La concentración de CO2 en la atmósfera ha rebasado el techo simbólico de las 400 ppm (partes por millón), récord de la era industrial, considerado por muchos científicos como el punto crítico que puede desatar un sobrecalentamiento incontrolado del planeta.

Se estima que la última vez que la Tierra alcanzó semejantes niveles de dióxido de carbono fue hace más de tres millones de años, cuando no existía hielo en el Ártico, la sabana se extendía por lo que hoy es el desierto del Sáhara, y los niveles del mar eran 40 metros más altos.

 

«Es un punto simbólico que nos debería llevar a hacer una pausa y pensar en lo que hemos estado haciendo y hacia dónde vamos», declaró Ralph Keeling, al frente del observatorio hawaiano.

«Antes de la era industrial, los niveles de concentración eran de apenas 280 ppm (en 1960 los niveles de CO2 rondaban los 310 ppm)», recuerda Rajendra Pachauri, presidente del IPCC, que confía en que la Cumbre del Cambio climático de París, en el 2015, sirva para movilizar a la sociedad y a los gobiernos y ayude a romper el punto muerto existente desde la fracasada cumbre de Copenhague 2009.

La civilización se encuentra «en zona de peligro» sin que en el horizonte próximo se vean atisbos de mejoría. En 25 años se estima que el CO2 supondrá 450 partes por millón de moléculas de aire, dado el continuado uso de combustibles fósiles para el llamado desarrollo.

«Estamos no sólo ante una cifra simbólica, sino ante otra clara evidencia científica de los efectos de la actividad humana sobre el planeta», ha declarado Edward Davey, secretario de Energía y Cambio Climático. «No podemos rebajar los esfuerzos: el mundo necesita un acuerdo urgentísimo en 2015 para evitar los peores efectos».

 

Cuando el gobierno norteamericano ha encargado ahora un informe sobre el cambio climático, los científicos han dicho: ¿Es que no lo ven y no lo sienten? “El cambio climático, considerado antes un asunto para un futuro lejano, se ha traslado con claridad al presente”. “Veranos más largos y más calientes, períodos de calor inusual más duraderos jamás experimentados por cualquier estadounidense. Inviernos generalmente más cortos y más calientes. Lluvias torrenciales. La gente está viendo los cambios en la duración y severidad de las alergias estacionales, las variedades de plantas que crecen en sus jardines, y las especies de aves en cualquier mes en sus vecindarios”. 

Pero la opinión pública norteamericana, muy cegada por los intereses económicos y el consumismo, suele reaccionar  con un cierto desinterés sobre este tipo de amenazas.

No es extraño porque, exactamente por idénticos intereses, los conservadores lo convierten en simple batalla ideológica. Los políticos republicanos no tienen inconveniente en negar toda validez a este tipo de estudios científicos, como si la ciencia fuera sólo una posición más en el debate público a la que se puede contestar con otras posiciones políticas. Hay hasta senadores que escriben libros para sostener que todo esto es un inmenso fraude.

“Estados Unidos es adicto al petróleo”, afirmó el ex Presidente George W. Bush, durante el discurso sobre el Estado de la Unión en 2006. Efectivamente, la clase política estadounidense está nadando en el dinero proveniente de los combustibles fósiles, que está ahogando la democracia y a la naturaleza.

 

Ciegos y sordos, los seres humanos siguen cambiando el clima para peor.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) acaba de publicar su último informe. El Panel, integrado por más de 1.800 científicos de todo el mundo, recopila, analiza y sintetiza los datos científicos más sólidos y relevantes sobre el clima y otros asuntos relacionados.

Su presidente, Tajendra Pachauri advierte: “En la medida en que el mundo no adopte medidas para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y el cambio climático continúe aumentando, la estabilidad social de los sistemas de vida humanos corre grave peligro”.

Las empresas productoras de combustibles fósiles, como ExxonMobil, ejercen gran influencia en contra de las políticas diseñadas para combatir el cambio climático. Lo explicó el climatólogo bengalí Saleemul Huq (de IPCC) en el programa Democracy Now!: “Las empresas de combustibles fósiles son las que abastecen de droga al resto del mundo, que es adicto y dependiente de los combustibles fósiles. Sin duda, vamos a tener que poner fin a nuestra adicción a los combustibles fósiles. Vamos a tener que dejar de depender de ellos si queremos una verdadera transición y evitar el tipo de aumento de la temperatura de hasta 4 grados Celsius. La única respuesta es abandonar el uso de los combustibles fósiles”.

Ese es el punto central de la crisis: los países que son los mayores contaminadores están obstruyendo un acuerdo vinculante a nivel mundial para combatir el cambio climático.

 

Los científicos siguen gritando que “sólo un gran cambio institucional y tecnológico” frenará el calentamiento global.

“Urgen medidas que van desde la reducción de emisiones y del consumo energético a fomentar la reforestación y cambiar las pautas individuales de conducta”, dice el científico alemán, Ottmar Edenhofer, también integrado en IPCC.

 

Sordera natural, porque ni siquiera somos capaces de escuchar las protestas de la Naturaleza.

Miramos pero no vemos, oímos pero no escuchamos: A pesar de ello, están ocurriendo más eventos climáticos extremos, huracanes, grandes sequías, inundaciones, terremotos, etc.

     Más de 2.500 personas han muerto en un masivo corrimiento de tierra en la región afgana de Badajshan (noreste del país), 300 viviendas enterradas. (mayo, 2014)

     La ola de tornados en EEUU ya ha provocado decenas de muertos. Los estados de Alabama y Misisipi, los más afectados. Miles de personas se han quedado sin hogar. Hay carreteras cortadas y poblaciones enteras sin luz. (abril, 2014)

     La contaminación mata a siete millones de personas al año, según la OMS. La mala calidad del aire es el principal riesgo medioambiental para la salud. Uno de cada ocho fallecimientos se relaciona con la exposición a ambientes contaminados. Las enfermedades prevalentes son los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares.  (marzo. 2014)

     Tres años después del accidente nuclear en Fukushima, unas 50 mil personas no han podido regresar a sus hogares por los altos niveles de radiactividad. Muchos niños se ven forzados a restringir el tiempo que pasan al aire libre para reducir el tiempo de exposición a la radiactividad. Peces y cultivos presentan niveles de radiactividad por encima de los permitidos. Se registra un aumento de cánceres de tiroides en los niños. (marzo, 2014)

     La tormenta invernal Pax, dejó a su paso por el sur de EEUU decenas de muertos. Miles de vuelos se cancelaron. Acumulaciones notables de nieve provocaron cierre de los colegios y oficinas federales den Washington. Cien millones de ciudadanos de Estados Unidos se vieron afectados por el temporal. (febrero, 2014) 

     El frío polar deja en EEUU veinte muertos y 5.000 millones de pérdidas. Según la Casa Blanca, el frío extremo norteamericano es “una tendencia que se va a repetir cada vez con más frecuencia mientras continúe el cambio climático”. (enero, 2014)

 

Mirada Solidaria.es

 

  1. Luis
    19 May 14 15:03

    Que se pare esto, que yo me bajo.He escrito en el espacio del universo sondeado el mundo se va expandiendo, se va dilatando. La creación se encuentra inacabada. Y no me viene ninguna idea más sobre el cambio climático que lo ya descrito.
    Lluís

  2. candido
    21 May 14 22:46

    Desaparecerá el Hombre, pero La Naturaleza y la tierra le sobrevivirá. Están encontrando pruebas de que ésto ya pasó y volverá a pasar, pero el Planeta seguirá, aunque no para siempre, porque todo es finito y contingente. LO ÚNICO IMPORTANTE ES LO QUE SOMOS Y HACEMOS CADA UNO: REALIZARNOS O PERDERNOS, en plena corresponsabilidad con todos y con todo.

Dejar un comentario