Desde la histórica, moderna y democrática Europa, vemos no pocas veces cómo se ridiculizan los intentos de cambio social en Latinoamérica.

De muestra un botón: El pasado 22 de abril, el editorialista M.A. Bastenier del periódico español El País presentaba así a los presidentes latinoamericanos:

                Una América original en todas sus dimensiones antropológicas porque ¿cuándo se habían reunido en la jefatura de otros tantos Estados latinoamericanos un militar golpista, Hugo Chávez en Venezuela; un ex guerrillero, Daniel Ortega en Nicaragua; un periodista portavoz de otra ex guerrilla, Mauricio Funes en El Salvador; un ex obispo, padre de familia al parecer numerosa, Fernando Lugo en Paraguay; un indio que no habla ninguna lengua indígena, Evo Morales en Bolivia; el hijo de un obrero metalúrgico, Luis Ignacio Lula da Silva en Brasil; un ex prófugo, Alan García en Perú; un sacerdote maya, Álvaro Colom en Guatemala; un mulato educado en las mejores universidades norteamericanas, Leonel Fernández en la República Dominicana; y dos mujeres, Cristina Fernández en Argentina y Michelle Bachelet en Chile; todos ellos recuperables para alguna versión de la izquierda.

 

     ¿De qué va El País? ¿Su editorial es un ejemplo de etnocentrismo y xenofobia? ¿O va a ejercer en España su mismo papel de misionero permanente contra la Revolución Cubana, Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega y cuanta individualidad encarne ideas progresistas, que desarrolla en Latinoamérica, especialmente desde Colombia? ¿Sin embargo, por qué se dedica continuamente a defender y lavar la imagen del presidente colombiano Álvaro Uribe? ¿Por qué es en Colombia donde la multinacional PRISA tiene sus mayores negocios, entre ellos, el potente grupo Radio Caracol, en cuya inauguración el presidente Uribe condecoró a Polanco con la Orden nacional al Mérito, en el grado de Gran Oficial, y destacó que “el empresario fue el impulsor del mundo editorial y de los medios de comunicación de su país”?

Se le ve el plumero.

 

     En Europa no se termina de entender lo que está sucediendo en Latinoamérica. No siempre es fácil ver y entender esa diversidad desde afuera. Y más difícil es verla con los ojos de las naciones que han sido dominantes durante el periodo colonial y que de alguna manera lo siguen siendo. Desprecian lo que ignoran, desconocen cuál es la verdadera realidad de países sobre los cuales se sienten todavía con derecho a emitir sentencia, a decir esto es bueno, esto es malo, esto es democrático, esto no es democrático. Lo decía Galeano en la Universidad de Cádiz.

«Cuando se dicen cosas como que Bolivia es un país ingobernable, o incomprensible, en realidad quieren decir que es un país invisible para sus ojos, ojos envueltos en telarañas coloniales, que les impiden ver».

Bolivia es la comprobación del racismo de dos dueños: La oligarquía interna y USA. 

Es asombrosa la capacidad de los Medios europeos para descalificar los procesos nuevos de América Latina. ¿Cómo que Chávez es un payaso? Que miren a los dirigentes europeos y otros (Sarkozy, Berlusconi,…Bush)

«¿Qué autoridad tienen países que ni se han autocriticado de haberse enriquecido en el pasado con la esclavitud?»

 

     Refiriéndonos al comentario de El País, cómo se vería que algún medio latinoamericano, como dice Pascual Serrano, presentase así a los líderes políticos europeos en la próxima cumbre:

                Un showman multimillonario procesado por numerosos delitos y relacionado con la mafia calabresa, Silvio Berlusconi; un contratador de indocumentados africanos para remodelar su residencia presidencial de descanso, que llama imbéciles a quienes no quieren darle la mano  y marido de una sensual cantante, Nicolas Sarkozy; un jefe de Estado cazador de osos borrachos en Rusia que mató de un tiro a su hermano durante su infancia, Juan Carlos de Borbón; un primer ministro cuyo partido recibió donaciones secretas no declaradas por valor de 825.000 euros, Gordon Brown; un presidente que niega el cambio climático y que no permite que en su residencia oficial ondee la bandera comunitaria europea porque le recuerda a la soviética , Václav Klaus en la República Checa…

 

     Mientras tanto:

El Pentágono planea la capacidad de intervenir en toda América Latina mediante la nueva base militar en  Palanquero (Colombia), para lo que destinarían 46 millones de dólares. Palanquero ofrece las fuerzas militares estadounidenses una estructura sofisticada –una pista de 3.500 metros de longitud, hangares con capacidad para más de 100 aeronaves, una ciudadela para más de 2.000 hombres, restaurantes, casinos, supermercados y un sistema de radar instalado por el mismo Estados Unidos en los años 90.

En el Salvador, Mauricio Funes, del Frente Farabundo Martí, ha asumido la presidencia, tras salir elegido en las elecciones del 15 de marzo. La última encuesta de aceptación le dio un porcentaje del 82%, un índice superior al que tuvo Obama. Pero, además de la crisis actual, existen muchas otras cuestiones pendientes en el país, los acuerdos de paz del anterior presidente (del partido derechista Arena) no pudo tapar con unos “ficticios” Acuerdos de Paz la matanza de los jesuitas de la UCA, el bombardeo intensivo de la capital y otras masacres a su cuenta. Tarea difícil la que tiene Mauricio Funes, sometido a la estrecha vigilancia de Estados Unidos.

La condena del expresidente del Perú, Alberto Fujimori, se considera ejemplar. Su terrorismo de Estado quiso revestirlo de impunidad. A sangre y fuego exterminó a la guerrilla de Sendero Luminoso, pero también al movimiento Tupac Amaru y de paso a la oposición sindical y social garantizando a la burguesía criolla y a las transnacionales un lugar ideal para invertir y saquear. Un Dictador vestido de piel de pacificador. Su único argumento ha sido que “tan criminales como él son Alan García y demás gobernantes que le presidieron, a los cuales tampoco les tembló el pulso para ordenar asesinatos y masacres de gentes humildes y opositores incómodos”. Y seguro que tiene razón; pero los crímenes de otros no exculpan los propios. Lo mismo podría argumentar de otros vecinos:  ¡Qué parecidos son los paramilitares colombianos a las “rondas campesinas” que sembraron el terror junto a las fuerzas armadas de Perú! ¡Qué similares los “falsos positivos” de Uribe Vélez con los crímenes de inocentes estudiantes y profesores por los cuales Fujimori acaba de ser condenado a 25 años de prisión!

Más de 100 acciones de resistencia por todo el planeta (manifestaciones, teatros callejeros, video proyecciones, acciones directas, conferencias, muestras de arte, mercados de alimentos locales, publicaciones, intercambios…).  Llevadas a cabo por las organizaciones de campesinos/as, de trabajadores sin tierra, de mujeres rurales y de la juventud rural.

En Brasil las ocupaciones de tierras ya han tenido lugar en más de 8 Estados para exigir el asentamiento de 100.000 familias del Movimiento Sin Tierra (MST) y para denunciar el aumento del desempleo causado por la agroindustria y la crisis económica.

El 30 de marzo, las negociaciones para el Acuerdo de Libre Comercio entre Centroamérica y la Unión Europea se derrumbó después de que Nicaragua abandonara la mesa de negociación bajo la presión de los movimientos sociales, incluidos los miembros de Vía Campesina.

El 6 de abril Vía Campesina se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York sobre la crisis alimentaria mundial y el derecho a la alimentación. Henry Saragih, coordinador general del movimiento campesino, exigió la adopción de una Declaración de los Derechos de los Campesinos por el organismo de las Naciones Unidas.

El 14 de abril, el presidente boliviano Evo Morales y 2.000 simpatizantes salieron con éxito de una huelga de hambre exigiendo que el Congreso votará la nueva ley electoral que reconozca la importancia de las comunidades indígenas en el país.

ES CUESTIÓN DE CON QUÉ CRISTALES SE MIRE Y DE QUÉ COLOR SEAN ESOS CRISTALES.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario