En estos días volvimos a escuchar a diversos gobernantes pidiendo al año 2014 o a los Reyes Magos: paz, trabajo y bienestar para las familias. ¿No les parece ridículo y patético?

¿Acaso son el calendario, o Papa Noel, o los Reyes Magos, los responsables de hacer las leyes y organizar la economía de un país?

¿Quiénes son verdaderamente los que gobiernan y son, por tanto, los responsables de estar beneficiando a los sectores económicos más poderosos y atormentando y empobreciendo a las clases populares?

 

Es frecuente en estas fechas escuchar en las calles y medios de comunicación: ¡Feliz y próspero año nuevo! ¿Se trata de una felicitación, de un buen deseo, de un saludo cariñoso…?

¿Y dirigido a quién…?

¿A los miles de millones de personas que permanecen históricamente en la miseria? (Sonaría a burla).

¿A los millones de nuevas víctimas empobrecidas por la fuerte crisis sufrida desde 2008? (Sonaría a cumplido).

¿O va dirigido a las grandes fortunas del planeta? Según el portal Bloomberg, las 300 mayores fortunas sumaron 524.000 millones de dólares más durante el año 2013. Son los grandes beneficiados por la crisis, estos multimillonarios, con nombres y apellidos, que acumulan una fortuna de 3,7 billones de dólares.

Se limitan a decir que la causa  de este aumento de su riqueza es el ‘comportamiento de los mercados’. ¡Volvemos a la bufonada!

¿Quiénes son esos mercados? ¿Acaso los mercados son entes autónomos que manejan y distribuyen la riqueza en el mundo?

¿Quiénes son realmente los que dirigen esos mercados y que, en nombre de la “Propiedad privada” y  la “Libertad de mercado”,  presionan a gobiernos y a países para hacerse de sus recursos, explotan y someten a la miseria a millones de personas y, de esta manera, van acumulando tan enormes fortunas?

¿Por qué a ese ‘comportamiento de los mercados’ no se le llama por su nombre: crímenes contra la humanidad?

 

Es habitual que, con el cambio de calendario, la prensa mundial ofrezca resúmenes del año que acaba y resalte los supuestos grandes acontecimientos. Según el cristal con el que miran, cada medio destaca como más relevantes unos acontecimientos u otros: ‘EEUU se consolida como potencia energética’, ‘El desprestigio de EEUU’, ‘La nueva agresividad mundial de China’, ‘Revueltas en Oriente Próximo’, ‘Declive de Europa’, ‘Cambio de Papa en el Vaticano’, etc. etc.

¿Con qué criterio se eligen los sucesos y se califican como ‘principales’: por ser llamativos, interesantes, influyentes, significativos, innovadores, revolucionarios,…?

La misma cuestión suele plantearse cuando hablamos de cómo se escribió la Historia de los pueblos.

Qué bueno sería ir preguntando a los políticos, a los economistas, a los religiosos, a los filósofos, a los científicos, a los representantes de instituciones y organismos internacionales… ¿Cuál es el suceso mundial más importante, primordial, trascendental, urgente, grave…en la actualidad?

 

Creemos que, aunque resulte cotidiano, habitual y corriente, y aunque no aparezca en ninguno de los resúmenes de prensa, el suceso mundial más grave e importante sigue siendo el HAMBRE. Ya ven, un tema molesto y desagradable para la gente sobrealimentada, pero de enorme actualidad.

Es el llamado “crimen organizado”: Según  la FAO se producen alimentos para nutrir a 12.000 millones de personas y apenas estamos 7.200 millones. Y sin embargo, casi 1.000 millones de personas pasan hambre, cerca de 3,1 millones de niños mueren de hambre cada año y una de cada ocho personas no recibe suficiente comida para llevar una vida saludable.

Una realidad que no aparece en los medios, pero que está brutalmente presente en el planeta.

Conclusión: Este modelo no funciona, o solo funciona para satisfacer la voracidad de una minoría. Este ‘Orden Mundial’ es un Orden criminal.

Los medios hablan de los 100 multimillonarios más ricos del mundo (con sus 2,1 billones de dólares) que en 2013 aumentaron aún más su riqueza en 200.000 millones de dólares, pero callan que 1.300 millones de personas malviven con menos de un dólar al día y casi 3.000 millones lo hacen con menos de 2 dólares al día.

Jean Ziegler, ex relator de Naciones Unidas para Alimentación y posteriormente miembro del Comité consultivo de Derechos Humanos de la ONU, sostiene que en la actualidad opera una red de crimen organizado responsable de provocar el hambre en el mundo y “asesinatos masivos”.

“Vivimos un orden caníbal del mundo. El mercado alimentario está controlado por una decena de sociedades multinacionales inmensamente poderosas, que controlan el 85% del maíz, arroz, aceite. Estos amos del mundo deciden quién va a morir y a vivir, fijan precios”, denuncia.

Con el beneplácito de gobiernos y organismos internacionales como el FMI, las multinacionales especulan con los alimentos, se imponen aranceles, se aplican políticas y medidas perjudiciales a las poblaciones, y se desperdician o se retienen alimentos imposibilitando el acceso a ellos.

Y esto sucede delante de nuestras narices. Como dice Olga Rodríguez, de alguna manera “esto ha ocurrido también en la Unión Europea, donde algunos países, como España, han disuelto, al dictado de Bruselas, parte de su propia industria, su ganadería, su agricultura, a cambio de ayudas y de un ingreso en la UE cuyos resultados estamos padeciendo ya en nuestras propias carnes”. (*)

 

Nada le pedimos al 2014, ni al 2020, ni al 2050…Siempre es buen momento para tomar conciencia acerca del mundo en que vivimos, y para exigir y exigirnos responsabilidades.

 

Mirada Solidaria.es

 

(*)  Refer. Olga Rodríguez, eldiario.es 27-12-2013

 

  1. Luis
    12 Ene 14 15:59

    Marcuse, a finales de los sesenta, ya hablaba que se producía lo suficiente para toda la humanidad. Sólo que había una interesada y pésima
    distribución.Lluís

Dejar un comentario