¿Usted o alguien de su familia ha sido alguna vez emigrante, o exiliado, o expatriado, o desplazado,…? Naturalmente, no hablamos de hacer turismo o viajes de placer.

Disculpe, pero la pregunta tiene sentido, porque esa experiencia ayuda a comprender un poquito mejor a las personas emigrantes, a los millones de personas que huyen de la guerra y de la miseria en sus países de origen, que son manipuladas y estafadas por mafias asesinas, que en su deambular por el mundo sufren múltiples peligros, acosos, violaciones y hasta la muerte, que en los países de destino son consideradas ‘ilegales’ y, por tanto, prohibidas.

 

El año 2013 está siendo especialmente doloroso:

 

            * NO se pueden poner puertas al hambre ni a la indefensión ante la guerra, por eso se han incrementado fuertemente los flujos migratorios:

– En tan solo mes y medio (1 Agosto-16 Septiembre) intentaron llegar a España a través del Estrecho de Gibraltar 780 inmigrantes —74 menores— africanos, que fueron interceptados (detenidos) por la Policía. En los últimos seis meses fueron atrapados un total de 3.248 inmigrantes irregulares y 148 embarcaciones.

– En el año 2013, según la ONU, llegaron por mar a Italia 41.000 personas (somalíes, eritreos, sirios…). A Lampedusa llegaron 50.000 inmigrantes en el primer semestre de 2011.

– Se estima que cada día unos mil inmigrantes indocumentados atraviesan la frontera entre Grecia y Turquía. (8/11)

– Según ACNUR, en 2012 se alcanzó el mayor número de desplazados y refugiados en el mundo, más de 45,2 millones de desplazados forzosos (15,4 millones fueron refugiados; 937.000, solicitantes de asilo; y 28,8 millones desplazados internos). El 46% son menores de 18 años. Actualmente, 232 millones de personas viven y trabajan fuera de sus países de origen. Más de 20 millones son emigrantes latinoamericanos.

– También en Europa muchas personas se ven obligadas a emigrar en busca de trabajo. Más de 700.000 personas españolas han emigrado al extranjero entre 2008 y 2012, según Fundación Alternativas

 

            * En la globalización los capitales y las mercancías disfrutan de libre circulación, pero no las personas (pobres), por eso se aumentan y perfeccionan los mecanismos de control:

Muros en las fronteras. Muros más largos, más altos, más vigilados y tecnificados. Un muro de 1800 kms. separa Arabia Saudí de Yemen y una valla de 800 kms. de Irak, China (un muro de 1.416 kms. le separa de Corea del Norte), Israel (un muro de 700 kms. le separa de Cisjordania), Estados Unidos (una muralla de 1.480 kms. le separa de México), Grecia (un muro de 12,5 kms. a lo largo del río Evros le separa de Turquía), India (una valla electrificada de 550 kms. le separa de Pakistán y otra similar de 1624 kms. de Birmania), España (vallas, coronadas de alambre de espino y cuchillas, le separan de Marruecos, de 8 kms. en Ceuta y de 12 kms. en Melilla), Marruecos (un muro y campos de minas a lo largo de 2.700 kms. le separan del Sáhara occidental)…Muros entre las dos Coreas, en Belfast, en Padua, en Chipre, en Egipto, en Irak-Kuwait, en Irán-Pakistán, en Tailandia-Malasia, en Botswana-Zimbabue, etc.

Otros controles fronterizos: Según Frontex (Agencia que vigila las fronteras europeas), en materia de control fronterizo se recurre a un amplio espectro de medios como cámaras diurnas y de infrarrojos, radares y sensores fijos terrestres, sistemas móviles, aparatos tripulados y satélites, incluso aviones no tripulados.

Redadas sistemáticas: Controles masivos de identidad en las calles por la policía siguiendo perfiles racistas.

Centros de Internamiento para extranjeros (CIEs), donde teóricamente se les retiene, sin juicio previo, hasta su expulsión o repatriación, pero que por sus características y procedimientos (barracones en mal estado, sin condiciones higiénicas y de salubridad, torturas, sistemas de violencia sistemática y miedo, agresiones y vejaciones, celdas de aislamiento, insultos y palizas, desamparo jurídico, vulneración de derechos humanos,…) son llamados también ‘cárceles’, ‘centros de concentración’, ‘guantánamos’, ‘centros de exterminio’. Allí pueden encerrar a cientos de miles de inmigrantes hasta 18 meses hasta ser repatriados. Existen miles de estos centros repartidos por el mundo (Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, España, Italia, Libia, Marruecos, Turquía, Ucrania, Mauritania, Líbano, Túnez, Chipre, Grecia, Malta,…).

 – Expulsiones: Francia e Italia han expulsado a miles de familias gitanas; Estados Unidos deporta anualmente de 300 a 400.000 extranjeros sin documentos; España expulsa cada año en torno a 30.000 inmigrantes…Se autoriza para ello el uso de la fuerza.

 – Leyes restrictivas y prohibitivas. Se generalizan por el mundo xenófobas leyes de extranjería que tratan al inmigrante como “mercancía” y criminalizan a todo aquel que no disponga de la documentación reglamentaria, se les impide el empadronamiento, se les restringe el acceso a la sanidad, se permite la expulsión de refugiados con permiso de residencia, etc.

 

            * Los Derechos Humanos son papel mojado, por eso se aceptan con total indiferencia la explotación, los asesinatos y muertes de miles de personas por el sólo hecho de ser inmigrantes pobres.

Millones de inmigrantes son explotados como mano de obra barata y esclava (bajos salarios, inadecuada atención médica y atroces condiciones laborales).

MSF declara que Marruecos (que coopera con Europa en el control migratorio) abandona a miles de inmigrantes, mujeres y niños, en tierra de nadie, sin comida ni agua.

– En los últimos trece años, afirma ACLU, más de 5.000 mexicanos perdieron la vida intentando cruzar la frontera estadounidense.

– Más de 20.000 personas se han ahogado intentando cruzar el Estrecho de Gibraltar en dirección a España, sin contar las desaparecidas. Según AI, en 2011, 1.500 personas (hombres, mujeres y niños) murieron en el mar Mediterráneo tratando de llegar a las costas europeas.

– Las autoridades mexicanas interceptaron dos camiones que se dirigían hacia Estados Unidos y en cuyo interior viajaban atados y hacinados más de 500 inmigrantes indocumentados de nueve nacionalidades distintas (La policía cree que pagaron cada uno cerca de 5.000 euros bajo la promesa de alcanzar EEUU). Cerca de medio millón de personas intentan cada año cruzar la frontera entre México y Estados Unidos de manera ilegal. La mayoría caen en manos de organizaciones criminales que los secuestran, explotan y abusan de ellos (20.000 fueron secuestrados en 2010, según CNDH).

– En los últimos cinco años, 35.000 eritreos y 15.000 sudaneses han ido llegando a Israel, la mayoría a través del desierto del Sinaí. “A muchos les secuestran las tribus beduinas y piden rescates a sus familias que pueden llegar hasta los 40.000 dólares” dice Orit Marom, de ASSAF. “Les amenazan con matarles, o lo que es peor, con extraerles los órganos”. “Varios compañeros tienen una raja en la espalda, les quitaron un riñón”. “A las mujeres las violan, incluso nos han llegado niños con las extremidades deformadas porque les mantuvieron atados durante meses”.

 

Comentaba un joven de Mali: “Aunque pongan 10.000 soldados armados no van a frenarnos…Nosotros ya estamos muertos, sin futuro, sin vida…No se puede parar el hambre y la miseria con cuchillas y con sangre”.

Y para conciencias mayores de edad añadimos este testimonio de María José.

 

Mirada Solidaria.es

Dejar un comentario