Qué manía la de nuestros gobernantes de utilizar la realidad como una moneda; qué manía de vender a sus poblaciones la CARA de la moneda cuando salió CRUZ; qué manía de engordar en el poder a costa de confundir y engañar a la población que les eligió.

Y no digamos, si además hay armas por medio…

 

En el concepto global de Defensa el gobierno español gasta 18.000 millones de euros cada año. ¿Para qué? Pues no hay amenazas militares que justifiquen tal gasto, sólo existen amenazas económicas y financieras…

Ese mismo gobierno tendría que velar para que se cumpliesen las normativas europeas sobre ventas de armas y explosivos: no vender armas a países en conflicto, a dictaduras, a países que violen los derechos humanos, a países que opriman o aplasten a minorías. El Gobierno Español guarda silencio, pero ha exportado armas por más de 100 millones de euros al Magreb y Oriente Próximo en plena Primavera Árabe (Egipto, Arabia Saudí, Bahréin, Yemen,…).

 

Por los medios se conoció la intervención del ejército francés en Mali. Y a través de los medios nos dijeron que iban a defender Mali y a los ciudadanos franceses y malienses de las garras del fundamentalismo islámico, del fanatismo. Pero resulta que lo que quería Francia era tan sólo defender los recursos de uranio, tan importante para algunas de sus empresas.

 

Poco menos que era inevitable la intervención de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán. Teóricamente se quería terminar con el tráfico de heroína, derrocar a Bin Laden y mejorar la situación de las mujeres en el país. Ninguno de los tres pretextos era cierto y ninguno se ha logrado. El tráfico de heroína se ha multiplicado un 500 por cien, Bin Laden estaba en Pakistán y la situación de la mujer ha empeorado en los últimos años en la región. La verdadera motivación era el control sobre el petróleo de la zona, la construcción de un oleoducto y el control geoestratégico del país.

 

Hay países con una mínima estructura militar, como Irlanda o Finlandia, que no se arman para defenderse porque saben que no tienen que defenderse de nadie. Hay otros países que directamente no tienen ejército, como San Marino, Haití, Andorra, Barbados, Costa Rica, Islandia… La ONU admite que bastaría en todo el mundo con un cuerpo de 500.000 cascos azules, hombres y mujeres. Pero hay en el mundo 26 millones de soldados profesionales de todas las graduaciones, sin contar a los paramilitares o guerrilleros. Porque otros son los intereses escondidos detrás.1

 

En todo el mundo resonaron las palabras de Obama escandalizado por el ataque con armas químicas en Siria y las 1.400 víctimas producidas, a la vez que anunciaba una respuesta militar por parte de EEUU: “Este atentado es una agresión a la dignidad humana. También representa un grave peligro para nuestra seguridad nacional. Crea el riesgo de que se burle la prohibición mundial sobre el uso de armas químicas. Pone en peligro a nuestros amigos y aliados a lo largo de las fronteras de Siria, entre ellos Israel, Jordania, Turquía, el Líbano e Iraq. Podría llevar a intensificar el uso de armas químicas o su proliferación entre los grupos terroristas que perjudicarían a nuestra población. En un mundo peligroso, hay que confrontar esta amenaza…”

¿El presidente norteamericano estará igualmente escandalizado por los ataques con armas químicas y biológicas llevadas a cabo por su país en los últimos años? Estados Unidos ha desplegado su arsenal de armas químicas y biológicas contra Filipinas, Puerto Rico, Vietnam, China, Corea del Norte, Laos, Camboya, Cuba, Canadá, Irak,… y haitianos emigrantes, además de exponer a cientos de miles de ciudadanos estadounidenses a una asombrosa variedad de agentes infecciosos y productos químicos tóxicos, matando a docenas de personas. 2

 

No sabemos todavía por qué la “Comunidad Internacional” no ha reconocido ni condenado el golpe militar en Egipto. ¿Será que hay golpes y ‘golpes’?

¿Será que si los islamistas ganan unas elecciones y tratan de ‘islamizar’ el país eso ya no nos gusta? Bueno, es evidente que no nos gusta, pero entonces ¿dónde queda la democracia? Insinúan que tal vez la intervención del ejército haya evitado males mayores en Egipto, incluso una guerra civil. Bien, de acuerdo, pero la Unión Europea no puede aceptar pulpo como animal de compañía así sin más, sin decir nada. ¿O es que la primavera árabe no buscaba precisamente conquistar la democracia? ¿O tal vez el modelo que aquí funciona no vale para otro tipo de sociedades?

Añade Francino en la Cadena Ser: Lo dicho, muchas preguntas, muchas dudas. Y un tufillo a hipocresía.

 

Hasta hay países, muy democráticos ellos, donde los militares recorren Colegios y Universidades para propagar su “doctrina”. Muy útil para mantener a la población en la ficción del ‘militarismo pacifista’.

Groucho Marx decía que “inteligencia militar es una contradicción de términos”, como contradictorios son “militarismo pacifista” y “educación militar”. Educación supone emancipación, mientras que el militarismo, con sus inexcusables obediencia ciega y xenofobia, supone cosificación y manipulación.

 

Siempre habíamos entendido que cuanto mayor represión, menor democracia…

Mientras tanto, nuestros gobiernos (militaristas) nos siguen tratando como niños con sus cuentos de hadas… ¿Como niños o como tontos…?

 

Mirada Solidaria.es

 

1 Refer. Arcadi Oliveres, http://www.sinkuartel.org/es/notici…

2 Jeffrey St. Clair  http://www.counterpunch.org/2013/09/03/germ-war-the-us-record-2/ 
  John LaForge, http://www.zcommunications.org/bombing-for-peace-by-john-laforge.html

  1. Luis
    06 Oct 13 15:08

    Fui al servicio militar forzado, en él no aprendí nada que no supiera y acabé en un psiquiátrico, que me marcó para toda la vida.

Dejar un comentario