Está de moda. Los Organismos e Instituciones Internacionales, los Gobiernos, los ilustres economistas, los grandes medios de comunicación,… cometen frecuentemente ‘errores’ (también llamados delicadamente ‘irregularidades’), pero nunca asumen responsabilidades.

Ni siquiera se dignan dar explicaciones a la población, les basta con algunas simples excusas y evasivas recurrentes.

¿Será que existe algún hermanamiento sagrado entre poder e impunidad?

 

La lista de ‘errores’ es enorme…

* ¿Recuerdan los famosos Objetivos de Desarrollo del Milenio que nos vendieron con bombo y platillo desde la  ONU? Desde el año 2000 a 2015, se iba a reducir a la mitad el número de personas que padecen pobreza y hambre; se iba a garantizar la educación primaria universal; se iba a promover la igualdad de género; se iba a reducir la mortalidad infantil y materna; se iba a combatir el sida, el paludismo y otras enfermedades; se iba a asegurar la sustentabilidad ambiental; se iba a fomentar una asociación mundial para el desarrollo…

Se iba a, se iba a… ¡Humo, mucho humo!

Por el mismo precio podían haber prometido incluso la reducción de guerras e invasiones…

A dos años del plazo marcado, se da por seguro que no se alcanzará ni uno sólo de los 8 Objetivos.

Bueno, ¿y qué…?

* Lo dijo un Informe del Banco Mundial y los grandes medios de comunicación celebraron, con clarines y tambores, la victoria en la guerra contra la pobreza.

Pero poco tiempo después, en 2007, el Banco Mundial actualizó sus datos y tuvo que rectificarlos. Los expertos del informe del Internacional Comparison Program corrigieron errores en mediciones anteriores: los pobres sumaban 500 millones más que los registrados en esas estadísticas internacionales.

“Ellos, los pobres, ya lo sabían”, añade E. Galeano.

Ya ven,  ¡un error de nada, 500 millones de pobres menos!

Bueno, ¿y qué…?

* Muy recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI) admitió “notables fallos” en el diseño del primer plan multimillonario de rescate a Grecia y aseguró que subestimó los efectos negativos de las políticas de austeridad en el país.

Es decir, que se pasaron apretando el cuello del enfermo y lo ahogaron. Impusieron unos fuertes ajustes sociales a Grecia, calculando que su economía caería un 5,5% pero cayó un 17% entre 2009 y 2012, y previeron un desempleo del 15% pero alcanzó el 25% en 2012.

¿Cómo pudo cometer tal aberración el FMI, si cuenta con tantos ilustres y excelentes economistas? Pues, Grecia continúa desangrándose.

Extraño ‘error’ que, sin embargo, el FMI viene cometiendo desde hace décadas, al aplicar esos mismos criminales ‘Planes de Ajustes’ en multitud de países. Y sigue en las mismas…

Bueno, ¿y qué…?

* De vez en cuando nos hablan de ‘asesinatos selectivos’, es decir, aquellos que determinan sus objetivos precisos y definidos. Existe un documento oficial del gobierno de los Estados Unidos publicado en 1960 y posteriormente en 1990 por Paladin Press, que contempla dicha práctica como un “instrumento de la política exterior”. Instrumento, por cierto, muy utilizado por la CIA.

Cuentan que esa es la especialidad de los famosos ‘drones’  (aviones sin tripulación).

¿Qué tan selectivos son los asesinatos mediante drones norteamericanos, si Estados Unidos desconoce la identidad del 80% de las 3.000 personas que ha matado con drones en Pakistán durante el año 2012?  De este pequeñito error dio fe Democracy Now el 8 de marzo/2013.

Bueno, ¿y qué…?

Ya ven, sólo son cuatro ejemplitos. Pero ¿cuántos millones de víctimas inocentes hay detrás?

Pues, por paradójico que parezca, nadie se ha hecho responsable.

 

Y esta moda de “errores sin responsables” es como una cadena que se reproduce a pequeña escala en cada país, desde la máxima autoridad hasta el menor mandatario: un cúmulo de corrupciones, prevaricaciones, clientelismos, programas electorales incumplidos, Tratados violados, leyes burladas,… Al parecer, “errores sin importancia”.

Y no pasa nada, nadie asume responsabilidades. Podemos perfectamente comprobarlo cada cual en nuestro propio país.

Es cierto que resaltan los casos más notorios: ‘errores’ en Guantánamo, en la represión al pueblo palestino, en las  intervenciones interesadas de las grandes potencias en el mundo árabe, en la humillación del pueblo saharaui,…

Pero en cada país observamos multitud de actuaciones que las autoridades llaman ‘errores’ o ‘irregularidades’, y que siempre resultan gratuitos.

Sin bajar a detalles del día a día, veamos algún botón de muestra en España:

* En 2007 supimos que, en Panamá, 50 personas murieron y otras 500 resultaron afectadas, declarándose una alerta epidemiológica.

La multinacional Rasfer S.A. (con sede en España) suministró a la Seguridad Social Panameña un cargamento con un peligroso agente tóxico. Se le había solicitado glicerina para fabricar medicamentos genéricos, pero la empresa envió dietilenglicol (DEG) que produce gran toxicidad al paciente pero máximo beneficio económico para la empresa.

De nada sirve que la multinacional española alegue que dicho producto le vino así desde la corporación china CNSC. Porque ¿cómo justifica su falta de control? Pues, nadie se hizo responsable, ninguna sanción se impuso, sólo los muertos panameños quedaron muertos.

* En el pasado mes de junio, el Ministerio de Justicia denegó la nacionalidad española a 74 solicitantes que residían en España como refugiados. Tras la denuncia y rechazo por parte de CEAR y ACNUR ‘por carecer de base legal’, la Dirección general de Registros y Notariado achaca a un fallo informático la denegación. Según el subdirector Rubén Baz, ‘la aplicación informática emitía automáticamente la resolución negativa cada vez que detectaba la palabra refugiado’.

En esta ocasión, las resoluciones ‘erróneas’ se revocaron, pero tampoco hubo responsables, la culpa fue de los ordenadores.

 

En fin, nos dirán que errar es de humanos. ¿Y asumir responsabilidades no lo es…?

El cinismo resulta ofensivo.

 

Mirada Solidaria.es

  1. Luis
    04 Ago 13 15:06

    Hasta qué punto somos responsables de esas muertes y errores… a ti y a mi nos dejan lacerados,los drones, pájaros siniestros. Y mañana cojo unos días de vacaciones y se me olvida todo ello. Estaré fuera diez o doce días, no volveré a leer Mirada Solidaria hasta la vuelta. Lluis

  2. medical blog
    02 Sep 13 1:02

    Hi, this weekend is nice in favor of me, since this occasion i am reading this fantastic educational piece of writing here at my residence.
    Hola, este fin de semana es bueno para mí, ya que esta vez estoy leyendo esta fantástica pieza educativa aquí en mi residencia.

Dejar un comentario