FE piden los Presidentes de Gobierno a su ciudadanía y demandan su confianza.

Oigan, ¿cómo nos piden fe, si ustedes no cesan de engañarnos tranquilamente una y otra vez; si incumplen indecentemente sus promesas y programas electorales; si son una casta privilegiada que permanentemente privilegian a los poderosos, bancos y grandes fortunas, mientras castigan a la mayoría de la población con impuestos y recortes sociales; si ustedes aplican las leyes y la justicia discriminatoriamente (tolerantes para los ricos y represivas para los pobres); si se enriquecen con la política y nadan en la corrupción con total impunidad…?

El Gobierno nos pide que confiemos en él, mientras que la gente grita “no nos jodan”, dice el rap “Riot”.

Quieren que les tengamos fe, que les creamos sin ver. Quieren que creamos que la austeridad y  los recortes, la injusticia y la desigualdad, la opresión y su palabrería van a traer crecimiento y van a otorgarnos una dicha eterna.

Nos piden una fe ciega, sorda y, sobre todo, muda.

 

FE piden el Vaticano y las Jerarquías Religiosas a sus feligresías.

Oigan, ¿por qué hemos de creer en ustedes, si se han convertido en un poder mundano más que en una Iglesia, contradiciendo el mensaje del mismo Jesucristo al que dicen representar; si alardean de su autoritarismo y se consideran dueños absolutos de la verdad, condenando a los teólogos y demás personas que no acaten sus interpretaciones; si han ocultado los numerosos casos de pederastia entre sus clérigos y siguen humillando y discriminando a las mujeres; si condenan la teología de la liberación y marginan a los creyentes que optan seriamente por los pobres; si nos hablan del Espíritu Santo y resulta que están enfrascados en una feroz lucha por el poder papal; si no cesan los escándalos de corrupción interna y de lavado de dinero del Banco del Vaticano, convirtiendo el Templo en “una cueva de ladrones”; si han aplastado los pequeños pasos de apertura social del Concilio Vaticano II, regresando a siglos anteriores, hasta el punto de tener que besar el anillo papal antes de recibir la hostia en la comunión;…?

Es al contrario, es la Iglesia jerárquica la que debe ser más humana, más humilde y tener más fe, porque la humanidad es el verdadero Pueblo de Dios.

Lo dice la gente sin estudios: “Creo en Dios, pero no creo en los curas”. Lo dice un insigne teólogo, Hans Küng: “Creo en Dios y en Cristo, pero no en la Iglesia”.

 

FE en el sistema piden, a través de sus voceros mediáticos, los grandes empresarios y banqueros.

Oigan, ¿cómo tienen tan poca vergüenza de reclamar confianza en ustedes, tan liberales a la hora de defender el libre mercado, presionando a los gobiernos para legislar a favor de la privatización de empresas públicas, pero también para socializar sus pérdidas y obtener enormes rescates con dinero público cuando por sus errores y avaricia se reducen sus beneficios?

¿Cómo se atreven a pedir confianza en ustedes que rebosan corrupción: comprando y manipulando a gobiernos, evadiendo impuestos, refugiándose en paraísos fiscales, atesorando capitales a costa del expolio de recursos naturales, el despido de trabajadores y abaratamiento de salarios, disfrutando de amnistías fiscales y de indultos de penas, contaminando impunemente nuestras tierras, ríos y aire?

Quieren que aceptemos su ideología envenenada, y nos creamos que la pobreza, al igual que la riqueza, corresponden al Orden Natural, y creamos que siempre hubo pobres y ricos y los seguirá habiendo por Orden biológico.

Pretenden que creamos en un falso Desarrollo que sólo genera desigualdad; o que creamos que la injusticia es Ley natural y la pobreza es fruto de la fatalidad del destino.

 

FE en la Justicia piden los Jueces y Tribunales.

Oigan, ¿en qué justicia hemos de creer? ¿Por qué son muy pocos los ricos y poderosos que están en la cárcel y muchísimos los pobres e inmigrantes? ¿Por qué los banqueros delincuentes son indultados, mientras se detiene indiscriminadamente a los ciudadanos que se manifiestan defendiendo sus derechos? ¿Por qué prescriben los delitos de políticos y grandes empresarios corruptos, y se aplican las leyes con rigor y prontitud a pequeños delincuentes de la calle? ¿Por qué las grandes multinacionales, que saquean en connivencia con los gobiernos del lugar, nunca son condenadas, pero sí son culpables los pobladores de Atenco en México, o los indígenas mapuches de Chile, o los kekchíes de Guatemala, o los campesinos sin tierra de Brasil, acusados todos de terrorismo por defender su derecho a la tierra?

Como dice Galeano, la justicia es como las serpientes, sólo muerde a los descalzos.

Comenta la jueza Manuela Carmena, jubilada en 2010: En teoría todos somos iguales ante la ley. En la práctica hay muchas cosas que hacen que no seamos iguales ante la ley, fundamentalmente los medios económicos. Comparecer ante la justicia es extraordinariamente caro.

Los Tribunales del cine quieren hacernos creer el juramento: “¿Jura solemnemente decir  la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?”. Sin embargo, el médico E. Fuente, acusado de varios delitos, salía el otro día del Juzgado diciendo: “Tengo derecho a mentir, a no decir la verdad”.

 

Todos nos piden FE, desde su estratosfera, desde sus aisladas burbujas institucionales, lejanas de la realidad, distantes de la vida y del sufrimiento de la inmensa mayoría de la humanidad.

Los poderes políticos, imbuidos en su burbuja de intereses partidistas, ahogando y saqueando con ajustes a su pueblo, al que en teoría llaman ‘soberano’.

Los poderes religiosos, encerrados en su fortaleza para defenderse de cualquier modernidad, impartiendo doctrinas occidentales a todos sus fieles del planeta como si fueran dogmas de fe.

Los poderes económicos, recluidos en su misteriosa burbuja capitalista, maquinando y ejecutando sus terribles medidas globalizadoras.

Los poderes judiciales, estancados en su arcaica ciencia del Derecho, utilizando varas distintas de medir y con sentencias abstraídas de la realidad.

Pero los pueblos están hartos de que les pidan FE desde ‘esas extrañas burbujas de poder’. No damos más fe, y menos fe ciega.

 

 

 

La ventana del mochuelo

  1. Randell
    25 Jul 13 12:36

    This is very attention-grabbing, You are a very skilled blogger. I have joined your rss feed and stay up for looking for more of your magnificent post. Also, I have shared your web site in my social networks! Randell

Dejar un comentario