Besos de Judas

“Puesto que el joven azul
de la montaña ha muerto
es preciso partir”.
Miguel Labordeta

Y digo yo, que tendré derecho a pensar
lo que me dé la gana,
y por qué no a escribir lo que quiera,                           
al igual que peleo, al igual que lucho,
al igual que corro ocho kilómetros
en cincuenta minutos.

 

Y digo yo, que tendré derecho a llorar

y a lo que me dé la gana,

por qué no a gritar lo que siento,
al igual que defiendo, al igual que escupo,          
al igual que madrugo antes de las siete
cada mañana de la semana.

 

Y digo, que creía que tenía derecho a pedir,
que merecía, sin patente de corso, ¡qué ilusa!
una simple deferencia, un gesto,
pero ahora creo que ya no quiero,
después de todo, para que me des besos de judas,
es mejor nada.

 

Si tú, de sobra sabes,
que por lo que a mí respecta
no me va el glamour de escaparate.

 

Blanca Flores Cueto

Esta entrada fue publicada en Poemas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *