Los relojes cantan las horas que pasan y las hojas de los calendarios nos cuentan los días perdidos. La rueda del tiempo no para y en vano nos resistimos a envejecer.

Sólo la imbecilidad nos vuelve engreídos y hace creernos eternos e inmortales. El poder, el dinero, la belleza, la fama, nos inflan como a una burbuja, pero frágil cual pompa de jabón.

Y con el paso del tiempo, el miedo va comiendo espacio al agradecimiento.

 

El paso del tiempo revela lo paradójico del ser humano: ¡tan inteligente…y tan necio!

Los errores se repiten con los años y se acumulan como los años.

Sin compromiso alguno, cada día cuelga su cartel de conmemoración:

1 de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida (¿Y los 34 millones de personas portadoras del VIH? ¿Por qué sólo uno de cada cuatro niños infectados recibe tratamiento? ¿Será porque el 69% de personas infectadas -23,5 millones- se encuentra en África subsahariana y eso está lejos, muy lejos…?).

2 de diciembre, Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud (Según la ONU, 250 millones de seres humanos viven en condiciones de esclavitud.  ¿Y qué significa la frase de la relatora especial de la ONU, Joy Ngozi : “de hecho, la trata de personas es una de las actividades criminales de mayor y rápido crecimiento”?)

3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad (Según la OMS,  el 11 % de la población mundial cuenta hoy con más de 60 años y un 15 % de los habitantes del planeta sufre algún tipo de discapacidad. ¿Por qué sólo se les asigna el 1% de la ayuda humanitaria? ¿Por qué en los últimos años la ayuda destinada a discapacitados ha descendido del 0.7% al 0.43 %? ¿Tal vez son colectivos considerados ‘poco rentables’…?

10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos (Ningún documento internacional es más citado y elogiado que la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En sus 30 artículos, la palabra más repetida es libertad. El documento produce risa: ¿Todos los seres humanos nacen libres e iguales en derechos; y todos tienen derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad; y nadie está sometido a esclavitud ni a servidumbre; ni nadie es sometido a torturas; y todos iguales ante la ley; y todos tienen derecho a la libertad de pensamiento, de opinión y de expresión; y libertad de reunión; y libertad de trabajar, y a salario digno, y a sindicarse; y libertad de transitar; y derecho a un nivel de vida digno y derecho a la educación…? Es difícil parar de reírse.

20 de diciembre, Día Internacional de la Solidaridad Humana (Desde que se firmó la Declaración Universal de los Derechos Humanos se ha triplicado la brecha entre ricos y pobres. Diez personas poseen más riqueza que toda la riqueza producida por 54 países juntos. Y dos terceras partes de la humanidad sobreviven con menos de dos dólares diarios. Sí, sí, esto ocurre en nuestros días).

Y el 4 de diciembre (Día de la Publicidad), y el 5 de diciembre (Día del Descubrimiento de la Isla de Santo Domingo), y el 6 de diciembre (Día de la Constitución Española), y el 11 de diciembre (Día Internacional de las Montañas), y el 13 de diciembre (Día del Petróleo Nacional en Argentina), y el 18 de diciembre (Día Internacional del Migrante),…

Y llegamos el 31 de diciembre, Día de Fin de Año. Y así todos los años.

Año tras año, cada día con su marca. Píldoras de “Días de”, que ni siquiera sirven para tranquilizar las conciencias.

 

Comentaba el premio Nobel José Saramago que vivimos en la Edad de la Mentira y que la mentira circula impunemente por todas partes y se ha erigido en una especie de otra verdad.

Instintivamente la mirada se dirige a los gobernantes, a las instituciones, a los políticos, a los jerarcas, a los banqueros y grandes empresarios, a los periodistas,…

Veamos dos ‘botones de muestra’.

 * La Unión Europea (UE), recibió en Oslo el Premio Nobel de la Paz por ‘su contribución al progreso de la paz y la reconciliación, la democracia y los derechos humanos’.

¿Se refieren a que la Unión Europea es el segundo exportador de armas en el mundo, después de EEUU, y un 7% de estas armas van a parar al continente más empobrecido del planeta, África, donde proliferan numerosos conflictos armados y violaciones a los derechos humanos?

Al recibir el premio, el presidente de la Comisión Europea, Sr. Barroso, dijo que “hoy uno de los símbolos más visibles de nuestra unión está en manos de todos. Es el Euro, la moneda de nuestra Unión Europea.”

Esto está más claro, el premio se entregó al euro. La Unión Europea está más des-unida que nunca. Des-unida en política exterior, donde es incapaz de hablar con una voz. Des-unida en política interior, donde vive una guerra económica que está causando  cada vez más miseria, hambre y muerte. La desigualdad se ha ido incrementando de forma alarmante entre los países de la UE y entre sus habitantes.

Escandalosas son algunas de sus políticas sociales (deportaciones de gitanos rumanos; trato inhumano a los inmigrantes, muchos de ellos refugiados; etc.)

Dicen que el Nobel de la Paz no ha sido sino un ejercicio de propaganda mediática para fortalecer la moneda única y lo que ella representa: el sometimiento a un poder monetario supranacional de las soberanías nacionales parlamentarias.

* El mundo árabe continúa revuelto.

¿Qué papel está jugando la llamada comunidad internacional? ¿Está enviando recomendaciones o también armas; está apoyando los cambios democráticos o está presionando con amenazas?

¿De qué color es su complicidad en Egipto donde la población rechaza el nuevo proyecto de constitución de tintes dictatoriales?

¿Y su complicidad en el conflicto Israel-Palestina, donde Israel actúa a su antojo y ahora decide, en contra de todos los acuerdos internacionales, aplicar represalias a Palestina (retención a la ANP millones de euros en impuestos y construcción de otras 3.000 viviendas para colonos judíos en Cisjordania y Jerusalén Este) por solicitar a la ONU su reconocimiento como estado observador y habérsele concedido?

¿Y su complicidad en Siria, más allá de armar a las fuerzas rebeldes, y donde ya han muerto 60.000 personas desde marzo de 2011, entre ellas más de 42.000 civiles?

¿Y cuál es su complicidad respecto a Irán…?

Decía el escritor francés François de la Rochefoucauld: La hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud.

 

¡Eah, ya comenzó otro año!…Bueno, al menos crecimos en experiencia.

Pero, ¿no es verdad que también está creciendo la lucha, y con ella la esperanza? Afortunadamente, mucha gente coherente sigue haciendo creíble que “Otro mundo es posible”.

 

Mirada Solidaria.es

Dejar un comentario