“Lindezas”

Es difícil saber cómo  valoran a la ciudadanía los políticos y sus comparsas informativas, pero a juzgar por las “lindezas”, o mejor las sandeces (¿o no?), que frecuentemente pronuncian en público, su menosprecio a la gente es tan manifiesto como su estupidez y desvergüenza.

 

Los estadounidenses están en campaña electoral. El candidato al Senado por el Estado de Indiana, Richard Mourdock, ha declarado en pleno debate en la Cámara Alta “que los embarazos tras una violación son porque Dios quiere que pase”.

¿Cuál será el máximo grado de imbecilidad admisible para ser senador en Estados Unidos?

¿Y cuál será la tan sagrada religión del Sr. Mourdock cuyo Dios acepta la violación?

 

Paul Craig Roberts no es candidato electoral, pero fue secretario adjunto del Tesoro norteamericano en el gobierno de Reagan, además de miembro del Congreso de Estados Unidos, editor asociado y columnista del Wall Street Journal, columnista de Business Week,etc. Pues, este personaje ahora va y se sincera:

“En Estados Unidos el gobierno ya no es responsable ante la ley ni ante el pueblo. Quienquiera que es elegido a la presidencia o al Congreso responde ante los poderosos grupos de intereses privados que suministran los fondos para la campaña política. Después de comprar el gobierno, los intereses especiales cuentan con que serán servidos por el gobierno.

El complejo militar/de seguridad obtiene miles de millones de dólares en beneficios con las guerras, sean calientes o frías. La paz no interesa al complejo militar/industrial. La paz reduce los beneficios de la industria de armamentos y reduce el poder de la CIA, la Seguridad Interior, el Pentágono, el FBI, la Agencia Nacional de Seguridad. En Estados Unidos actual, la paz es para mariquitas.”

¿Por qué no aclaró esto  mismo el Sr. Craig cuando estaba en el gobierno?

¿Así anda realmente la primera y más ejemplar democracia del mundo?

¿Y qué sentido tiene el tan famoso premio Nobel de la Paz 2009 que recibió su presidente Obama?

 

Hay otros personajes ricos mucho más influyentes y poderosos que los políticos. Por ejemplo, el magnate norteamericano Donald Trump. Hace unos días afirmaba en la cadena CNBC:

“hoy, con la crisis, hay  muchas y buenas oportunidades para adquirir propiedades en Europa, especialmente en España, un país que está enfermo y donde es el momento de aprovecharse…Te están dando las tierras por nada, te lo están dando todo por nada…Vas a tener que quedarte con ello durante un tiempo, pero hay muchas buenas oportunidades en Europa, no hay duda”.

¿No decían que estamos sufriendo una crisis general en todo el mundo? ¿También la sufren los grandes ricos del mundo como el Sr. Trump? ¿O ellos la provocaron… para aprovecharse?

Poquito a poquito vamos entendiendo el “Mundo al Revés”: que desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo, y donde la injusticia es la ley natural.

 

¿Algún ejemplito desde España…? Los hay tan numerosos como en cualquier otro país.

*   Se  puede escuchar a todo un portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, calificando al Juez Pedraz de la Audiencia Nacional de “pijo ácrata, impresentable, indecente…”, por no haber condenado a unos manifestantes que protestaron  frente al  Congreso.

¿Por qué los políticos presumen de respetar las sentencias de los tribunales, pero sólo cuando éstas convienen a sus intereses?

*   José Manuel Castelao, presidente del Consejo General de la Ciudadanía en el Exterior, nombrado por la Ministra de Empleo, Fátima Báñez, ante la falta de un voto para formalizar el acta de la reunión de la comisión de Educación y Cultura dijo: “No pasa nada. ¿Hay nueve votos? Poned 10…Las leyes son como las mujeres, están para violarlas”.

¿Cómo un cargo político  puede mostrar y promover de tal manera la corrupción, la violencia machista y las agresiones físicas a las mujeres?

*   Mientras el presidente de gobierno, D. Mariano Rajoy, pronunciaba una conferencia  en la institución académica Americas Society de Nueva York, el pasado mes de septiembre, una gran manifestación ciudadana protestaba en torno al Congreso contra los recortes sociales.  Y en referencia al hecho comentó: “Mi mayor reconocimiento a la mayoría de españoles que no se manifiesta, que no sale en las portadas de prensa y que no abre los telediarios,… todos ellos están colaborando para un gran objetivo nacional”.

¿Es esa la ciudadanía que quieren los gobernantes: dócil, silenciosa, ignorante, sumisa…?

¿Qué democracia tenemos que desprecia algo tan fundamental como la participación ciudadana?

 

El mochuelo

(noviembre-2012)

Esta entrada fue publicada en A propósito (editoriales). Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a “Lindezas”

  1. Rafa dijo:

    ¡Muy bien, como siempre, por este clarísimo e incisivo Mochuelo! Ahora la gran pregunta es: ¿Cuanta desvergüenza, cuánta mentira, cuánta agresión y cuánta meada encima está el pueblo dispuesto a aguantar antes de levantarse contra estos indeseables?… ¿O será que el pueblo, empapuciado de fútbol, telebasura, botellones y gilipolleces varias, no es consciente de estar siendo saqueado y vendido?… ¿O será, más triste aún, que “el pueblo” es una entelequia y en realidad no existe?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *