El abuelo Angel, compañero de cama en el hospital de Alcázar de San Juan, contaba una conversación tenida poco antes de ser ingresado por tercera vez.

Alguien de su pueblo le dijo: ¡Qué malo es llegar a viejo…!

Angel le contestó: ¡Es peor no llegar!

 

El Ayuntamiento de Girona (España) ha cerrado con candados los contenedores de basura, para evitar que la gente busque restos de comida “que a menudo se encuentran en muy malas condiciones”.

Lástima que no haya candados para el hambre.

Pocos días después, el 19/9/2012, saltaba una noticia del Banco de Alimentos: “los españoles tiramos anualmente a la basura 9 millones de toneladas de alimentos en buen estado”.

En Europa se desechan cada año 69 millones de toneladas de productos alimenticios que son aptos para el consumo.

Tal  vez el principal defecto del hambre es que no es contagiosa, por eso es que no afecta ni preocupa a los opulentos.

 

Así lo expresa un mensaje del Movimiento por la Paz:

Cuando hay guerra no hay paz.

Cuando existe discriminación, desigualdad, miseria, marginación o injusticia, tampoco.

 

Mucho se habló, durante el mes de agosto en España, de retirar el derecho a la asistencia sanitaria a los “inmigrantes ilegales”, o hacerles pagar por ello un dinero que no tienen.

Curiosamente, para trabajar en la economía sumergida y explotarles con salarios de miseria, nunca los consideraron “inmigrantes ilegales”.

Por cierto, teníamos entendido que ‘ningún ser humano es ilegal’.

 

En vano los grandes medios norteamericanos y europeos orquestaron una colosal campaña denigrante contra Chávez.

En vano se acusó de “populista y dictadorzuelo” al  candidato Chávez por parte de famosos periodistas y tertulianos, residentes ellos en países donde grandes masas de población se manifiestan frecuentemente reclamando “democracia real ya” y denunciando la extensa corrupción  e hipocresía de sus políticos.

El ojo siempre mira para afuera.

En vano se han lanzado tantas tonterías para desprestigiar la campaña electoral venezolana. Estados Unidos espera comicios ‘justos y libres’ en Venezuela como en cualquier otro país del mundo”, afirmó el vocero del departamento de Estado norteamericano Mike Hammer. Minutos antes, Roberta Jacobson, subsecretaria estadounidense  para el Hemisferio Occidental decía: “Nuestra posición es clara: esperamos que los venezolanos tengan la posibilidad de expresar sus preferencias de liderazgo de manera justa y libre”.

Hammer y Jacobson tal vez no se enteraron de que el expresidente norteamericano Jimmy Carter, estudioso del tema, aseveró hace unos días que el sistema electoral venezolano es el de mayor calidad en el mundo y Estados Unidos “uno de los peores”. Por cierto, estas declaraciones fueron inmediatamente bloqueadas por los grandes medios.

¿Y todavía queda gente que pregunta para quién  trabajan los grandes medios de (in)comunicación?

 

Jorge Bucay recordaba un pasaje de Diógenes.

Un día, estaba Diógenes comiendo un plato de lentejas sentado en el umbral de una casa cualquiera.

No había nada en toda Atenas más barato en comida que el guiso de lentejas. Dicho de otra manera, comer guiso de lentejas era definirse en estado de la mayor precariedad.

Pasó un ministro del emperador y le dijo:

¡Ay! Diógenes, si aprendieras a ser más sumiso y a adular un poco al emperador, no tendrías que comer tantas lentejas.

Diógenes dejó de comer, levantó la vista y mirando profundamente al acaudalado interlocutor, le dijo:

Ay de ti, hermano. Si aprendieras a comer un poco de lentejas, no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador.

 

El mochuelo

(octubre-2012)

  1. Rafael González
    10 Oct 12 10:46

    ¡Bienvenido Mochuelo! Ya echábamops en falta tu mirada analítica y profunda sobre esta realidad de nuestros pecados. Es un placer volver a contar con ella.
    ¡Enhorabuena por la mejoría y que no decaiga el ánimo por muchos años!

  2. Fausti
    10 Oct 12 15:29

    ¡ Qué gusto que hayas vuelto! Extrañabamos la visión estereoscópica del mochuelo.

  3. jose manuel
    11 Oct 12 8:56

    Me alegra el retorno y la mejoría.

  4. paco a m
    11 Oct 12 18:51

    Llegas a tiempo de catar el vino nuevo. Observo que el malo era el ojo, que tu voz sigue afinada.

Dejar un comentario