Acaba de ser nombrado presidente del Banco Mundial otro estadounidense (Jim Yong Kim), como en las últimas seis décadas y media. Estados Unidos es el mayor contribuyente a la entidad y junto con la Unión Europea controlan más de la mitad de los votos. Nada que añadir.

Ninguno de los Grandes Organismos que controlan el mundo funciona democráticamente (Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial del Comercio, Consejo de Seguridad, G-7, G-20,…). Eso sí, en “nombre de la democracia” imponen medidas, normas y ajustes a todos los países. ¡Qué típico!

 

Conmovedora carta del presidente del conglomerado Berkshire Hathaway a sus inversores. Warren Buffett les anuncia que tiene cáncer de próstata, pero en fase muy inicial. Y les asegura que el cáncer no va a debilitar su salud: “Mi nivel de energía sigue al 100%”. Y que tiene decidido quién sería su potencial sucesor, pero lo guarda en secreto.

La revelación de problemas personales ante las cámaras es algo que alucina al público norteamericano, al igual que la prepotencia. Por supuesto que ‘el cáncer no va a debilitar su salud’, simplemente porque lo dice Warren, la tercera mayor fortuna del mundo. ¡Qué típico!

 

Las autoridades norteamericanas llevan años disculpándose por algunas fechorías de sus soldados.

Durante la reciente Cumbre de las Américas en Colombia fueron los agentes secretos y militares  que escoltaban a Obama, los que se recrearon con 20 prostitutas y algunos se fueron sin pagar.

Al día siguiente son las imágenes de unos soldados posando y divirtiéndose con los cadáveres de insurgentes afganos. Hace unos días las imágenes mostraban a varios marines orinando sobre cadáveres afganos, o quemando coranes. Anteriormente, fue la masacre atribuida al sargento Robert Bales, en la aldea afgana de Panjawai, asesinando en sus casas a diecisiete personas, la mayoría mujeres y niños.

Los espectadores salían escandalizados al ver el documental “La guerra invisible”, en el que se muestra que miles de mujeres son violadas en el ejército por sus compañeros y superiores. Sólo en 2011 se calcula que 19.000 mujeres sufrieron abuso sexual en el ejército. Curiosamente el porcentaje de violadores dentro del ejército es del 10% (cifras del gobierno), ¡el doble que en la sociedad! (el 5% de los hombres en la sociedad estadounidense han cometido una violación).

A pesar de conocerse tantos casos de torturas cometidos en Vietnam, en Irak y en otros países, apenas es una pequeña muestra la que salta a la prensa. Pero es igual, todo se arregla con una simple “petición de disculpas” en público por parte de la autoridad competente. ¡Qué típico!

 

Estremecedoras fueron en su día las declaraciones, y sus libros, de John Perkins, empleado de agencias del servicio de Inteligencia del gobierno de los Estados Unidos relacionadas con la CIA,  cuya misión desde Indonesia a Panamá era persuadir y corromper a políticos para que sus países entregaran lucrativos proyectos a contratistas de empresas estadounidenses.

“Nosotros, sicarios económicos, íbamos a un país diciendo: bueno, ustedes no pueden pagar su deuda, entonces, hay que darnos un favor, vender su petróleo a nuestras compañías a precio bajo, o hay que votar con nosotros en Naciones Unidas, o déjennos conseguir una base militar en su país…y así hemos conseguido este imperio global, el primero del mundo, sin necesidad de intervención  militar. Esto es lo que estamos haciendo y lo que yo hice en el pasado…”

Y cuando él o sus colegas fallaban en esa misión, entraban en acción los chacales (agentes de la CIA), listos para corromper o para asesinar. Y citaba como ejemplos a los presidentes Jaime Roldós de Ecuador y Omar Torrijos de Panamá, que según versión oficial murieron en accidentes de avión, pero que fueron asesinados por no aceptar corromperse.

También dijo que hay una estructura gubernamental y corporativa en los Estados Unidos: “Ellos están manejando el gobierno de Estados Unidos, ellos pagan las campañas políticas, tanto demócratas como republicanas”.

Eso sí, se sigue hablando de Estados Unidos como la “primera democracia del mundo”. ¡Qué típico!

 

A primeros de marzo, ante el Comité América-Israel de Asuntos Públicos (AIPAC), la más poderosa organización proisraelí de EE.UU., el presidente Obama dijo: “Estamos proporcionando a Israel la tecnología más avanzada y los productos y sistemas que solo damos a nuestros amigos y aliados más próximos. Que nadie se confunda: haremos lo que sea preciso para mantener la ventaja militar israelí, porque Israel debe tener la capacidad de defenderse por sí mismo frente a cualquier enemigo”.

Y para dejar más claro el asunto, declaró: “El programa nuclear iraní es una amenaza capaz de unir la peor retórica sobre la destrucción de Israel y las armas más peligrosas del mundo. Un Irán con armas nucleares se opone totalmente a los intereses de seguridad de Israel, pero también a los de EE.UU.”.

No hace falta decir más. El presidente Obama parece poner al mundo al borde de la catástrofe, pero, al fin y al cabo, es un mensaje de un premio Nobel de la Paz. ¡Qué típico!

 

Mirada Solidaria.es

 

Dejar un comentario