¿Quién te dijo que negro y malo es lo mismo?

Ni es lo mismo negro y malo,                          

ni blanco y bueno es lo mismo.

 

Si lo negro fuera negación,

no veríamos en la noche las estrellas;

ni  tras la noche el día;

ni la noche serviría de descanso;

ni la sombra de fondo a los colores;

ni la vida germinara bajo el suelo;

ni el laúd arrullara entre la noche;

ni el diamante fuera el rey de los metales;

ni el carbón diera fuego.

 

Si negro y malo fuesen lo mismo,

no habría madres tan bellas color de azabache;

ni tan grandes amigos en los negros…

 

Un prejuicio feroz de los blancos

ha pintado lo malo de negro.

Son ellos. Son ellos

lo mismo de buenos;

y quizás más tiernos;

y de cierto

mucho más sinceros.

 

¿Quién te dijo que negro y malo es lo mismo?

si sumas los colores haces lo blanco,

si quitas los colores haces lo negro…

Quién te dijo que el verde o el rojo o el azul o el rosa

están sobre la flor o en la alborada.

El que ves es el que falta.

 

La noche me parece una madre embarazada,

que a la aurora revienta convertida en vida y en colores.

La vida se fabrica en las tinieblas.

Y éstas,  hechas de silencio, de paz y de esperanza,

recogen en su seno las semillas;

las calientan, las impulsan, las esparcen,

las presentan sobre la cuna de la aurora

convertidas en hombres, en palomas, en flores y en brillantes…

 

Lo negro es el camino de lo grande.

Hunde bajo la tierra los cimientos

si quieres elevarte.

¿Quién te dijo que negro y malo es lo mismo?

 

Mons. Gerardo Valencia Cano

 

  1. Juan
    18 May 12 20:59

    Todo un descubrimirnto este gran “Moncho”. Qué bueno que nos lo trjiste. Gracias, mi hermano.

  2. Joel Marquez
    24 Jun 12 23:12

    Muy buen poema, a veces lo que vale la pena no es realmente lo que importa en una sociedad, pero habemos personas que nos fijamos en esos detalles que valen la pena

  3. daniel camilo mera
    05 Jun 14 16:00

    este poema es hermoso

Dejar un comentario