En realidad debería titularse “en época de NUESTRAS vacaciones”. El tiempo de descanso, y menos aún de las vacaciones, al igual que el del trabajo, todavía no se aplican como derechos universales.

Cómo ‘pasar’ del tema. Es cuestión de practicar un sencillo ejercicio: Taponemos nuestros ojos y oídos, gocemos de nuestras vacaciones como tiempo sagrado e individual, y despojemos a las personas inmigrantes de su categoría humana. El fenómeno migratorio dejará de ser problema.

Dejará de ser problema…para la ciudadanía acomodada de los países enriquecidos.

Repasaremos algunas noticias veraniegas y, en la medida que se pueda, evitaremos comentarlas.

 

     En agosto, 50 subsaharianos morían, frente a las costas de Túnez, al naufragar la patera en la que viajaban desde la playa libia de Zuara en dirección a las costas italianas.

También en junio se registraron 29 muertos en el Estrecho de Gibraltar, 3 en Egipto y otro en Italia. Las estadísticas cambian cada mes.

 

     En junio, el Ministro italiano del Interior,  Roberto Maroni, lamentaba que haya surgido una polémica a raíz de las repatriaciones de inmigrantes ilegales realizadas por el Ejecutivo de ese país, mientras “nadie ha dicho nada” sobre las que ha llevado a cabo España.

“Hemos hecho 500 repatriaciones en un mes, en medio de mil polémicas, mientras España ha realizado más de 10.000 y nadie ha dicho nada”, dijo Maroni en el programa Panorama del Giorno emitido por la cadena de televisión privada Canale 5.

Y añadió que, gracias a esta política y a los acuerdos suscritos con Libia, que contemplan patrullas costeras conjuntas, “no se han registrado más desembarques de inmigrantes clandestinos en Sicilia, los centros de acogida están vacíos y los hoteles llenos.

 

     Recordemos la decisión del Parlamento Europeo, hace pocos meses, conocida como “directiva de retorno”. Esa disposición convierte, a los inmigrantes que no tienen documentación aceptada,  a quienes se les llama ilegales, en sujetos de expulsión en condiciones humillantes. Esto último, porque los Estados europeos que aplicarán tal directiva, se reservan el derecho de mantener detenida hasta por 6 meses a la persona que no haya salido del país cuando se le ordenó.    
Al gobierno de Roma no le parece suficiente este procedimiento. Por ley que aprobó su parlamento, y que entró en vigor el 8 de agosto, si se encuentra a un inmigrante en esta condición, se le cobrará una multa que va de 5 a 10 mil euros y, a continuación, podría ser sometido al arresto que fija la directiva de retorno. La fobia contra los llamados inmigrantes ilegales va más allá y da la impresión de que reaparece la policía secreta de los tiempos de Mussolini. La ley aprobada autoriza que se formen “asociaciones de ciudadanos” que realicen rondas para señalar las alteraciones al orden público y registrar a los sin techo, es decir, a las personas que carecen de vivienda. La pobreza y, sobre todo, la pobreza del inmigrante es ahora un delito grave. También la nueva ley prohibe contraer matrimonio para aquellas personas que carezcan de permiso de residencia.

El señor Berlusconi lo dice claramente: volveremos a abrir las fronteras cuando los necesitemos para trabajar.

¿Qué habría ocurrido hace 70 u 80 años si los miles de inmigrantes italianos que llegaron a varios países latinoamericanos hubiesen sido perseguidos y expulsados? Sin embargo, fueron recibidos sin exclusiones.

Algo similar habría que recordarle a la ciudadanía española y a otras ciudadanías europeas.

 

     En junio, aparecían en Diagonal unas declaraciones:

Uno de los sectores más afectados por el aumento del trabajo informal derivado de la crisis económica es el de los inmigrantes. La Ley de Extranjería obliga a los residentes extranjeros en situación legal a tener un contrato de trabajo al menos la mitad de los primeros cinco años de residencia legal, una barrera casi insalvable para gran parte de ellos en una situación como la actual. “Eso ha dado lugar a la aparición de mafias de empresarios y gestores que venden contratos por 2.000, 3.000 y hasta 8.000 euros, para que la Administración no te rechace la renovación por no haber trabajado lo exigido de manera legal”, afirma Yousef Ben Iznair, miembro de la asociación de inmigrantes árabes Horizontes.

Según el sindicato USO, más de medio millón de trabajadores inmigrantes se han pasado a la economía sumergida desde finales de 2008.

En esa misma línea, el secretario general de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, afirmaba que la economía sumergida se sitúa actualmente en los mismos niveles previos a la regularización extraordinaria del año 2005, en la que más de 700.000 personas llegaron a presentar su solicitud.

“Ha surgido lo que en el argot llamamos trabajador ‘caballero’, nunca dice que no al jefe y hace horas extra sin cobrar. Los empresarios se están aprovechando de la crisis para ganar más. Con decir que no hay trabajo y cobran poco, hay que hacer lo que ellos quieran”, afirma Ben Iznair.

Hasta el momento, la respuesta de la Administración frente a la crisis económica ha sido reforzar los controles a los inmigrantes en situación irregular. “El mensaje es muy claro, sobra gente que hay que quitarse de en medio. La policía se pone un objetivo de tantas expulsiones en un período y, sobre todo, se hace de una manera muy violenta e indiscriminada, incluso con los que ya tienen papeles y están trabajando. La idea es decirle al trabajador inmigrante ‘o bien te sometes a lo que hay y aceptas trabajar en negro y en situación de precariedad o te vas a tu país, porque si no, no tendría sentido esta radicalización de la violencia”, afirma Federico Pacheco, miembro del Sindicato de Obreros del Campo (SOC-SAT) de Almería.

En la misma línea se expresa Ben Iznair: “La gente vive en situación de terror permanente”.

España, Francia e Irlanda han aumentado las trabas hacia los defensores de los inmigrantes, llegando incluso a criminalizar la asistencia a extranjeros en situación irregular, según críticas reflejadas en el informe de 2008 de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), divulgado a mediados de junio en París.

 

     La Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (UE) reportó la semana pasada un aumento de 79,5 por ciento en los delitos racistas entre 2006 y 2007, último año del cual tiene cifras.

 
      El controvertido líder del ultraderechista Partido Nacional Británico (BNP) y miembro recién elegido del Parlamento Europeo, Nick Griffin, sugirió en una entrevista en el mes de Julio que las barcas con inmigrantes ilegales que se dirigen a Europa procedentes de África deberían ser hundidas. «…Europa tarde o temprano tendrá que cerrar sus fronteras o simplemente será inundada por el Tercer Mundo», añadió.

 

     Un estudio desarrollado por la Unidad de Enfermería de la Universidad Rey Juan Carlos, en colaboración con el Centro de Orientación Sociolaboral para Mujeres Inmigrantes (COSMI) y publicado este verano, confirma que las mujeres podrían llevarse la peor parte del colectivo inmigrante latinoamericano. Precariedad laboral y salud deficiente, son la norma para estas inmigrantes. Casi el 70 por ciento de ellas, están dedicadas al cuidado no profesional de personas dependientes y sin contrato. Además, cuatro de cada diez trabaja más de 50 horas semanales.  
Refiriéndose a la Comunidad de Madrid revela que: casi el 100 por cien de estas trabajadoras  desempeñan triples tareas domésticas. Por un lado, los dependientes para los que trabajan; por otro, su propia familia en España; en tercer lugar, son cuidadoras de la familia que han dejado en sus países de origen -el 47 por ciento envían más de la mitad de su salario-.

El 30,3 por ciento tiene menos de dos días libres a la semana y el 23,3 por ciento trabaja en más de un hogar.
“Las trabajadoras dedicadas al cuidado no profesional de personas dependientes se ven inmersas en unas densas redes de obligaciones que, sumadas a las características del empleo doméstico, dificultan su movilidad sociolaboral y repercuten negativamente en su salud”
, aseguró la responsable del proyecto, Paloma Salvadores Fuentes.

 

     A finales de julio los medios reflejaban la noticia: La inmigración irregular cae casi la mitad en seis meses en España.

La llegada de sin papeles se redujo a casi la mitad -4.760 personas fueron interceptadas, frente a 9.018 en el mismo período en 2008-, según datos ofrecidos ayer por la Agencia Europea de Fronteras Exteriores (Frontex).

A ello hay que sumarle el anuncio de la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, quien afirmó que el número de contratos en origen, principal vía legal de entrada de inmigrantes, bajó de los 136.000 registrados en 2008 a sólo 10.000 en lo que va de año.

El director adjunto de Frontex, Gil Arias, subrayó ayer que es la primera vez en cinco años que disminuye la inmigración clandestina en la UE, y que esa bajada se nota todavía más en España, que sigue absorbiendo el 13% de las entradas irregulares en los países de la Unión, tras Italia y Grecia.

¿Qué está pasando? ¿Tanto mejoró la situación en los países de origen migratorio? ¿Por qué está bajando también la inmigración ‘regular’, la de contratos en origen? ¿Existen mecanismos ‘extraños’ para evitar el ingreso o para expulsarles nada más llegar? ¿Qué acuerdos existen con países limítrofes para la detención de inmigrantes en las fronteras?… ¿Qué es lo que pasa? 

     Un dato más y cortamos.

 A mediados de agosto, el sindicato UGT en Sevilla pidió a los empresarios agrícolas que no recurran a contingentes de trabajadores extranjeros para la campaña del verdeo, ya que las “oficinas de empleo están llenas de parados” y, además, el campo puede recoger a los parados de otros sectores. La campaña de verdeo necesitará 1,8 millones de jornales.

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha rechazado esta idea de UGT de que no se contrate a inmigrantes para la campaña de la aceituna en Sevilla, en favor de los desempleados nacionales, y considera que sitúa al sindicato “en la misma posición que la extrema derecha europea”. La APDHA ha pedido al sindicato que rectifique estas declaraciones, las considera “una muestra de insolidaridad y de violación de derechos humanos indigna de un sindicato” que se denomina “de clase”.

 

      Mientras ocurrían cosas así, otras personas disfrutábamos de nuestras merecidas vacaciones y de nuestro merecido descanso… ¡afortunadamente!              

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario