Desde cualquier rincón del mundo, la ciudadanía contempla un mundo convulso que produce miedo.

La feroz apisonadora capitalista no atiende a razones, ni a sentimientos. Su insaciable ambición y su inmenso poderío les hace sentirse superiores a todos y a todo, superfuertes y capaces de doblegar cualquier impedimento, supereficaces a la vez que superinsensibles ante los miles de millones de víctimas que están generando. Un Sistema que gesta y difunde miedo.

 

Como apunta el excelente economista Paco Álvarez:

La clase política mundial, a la que la ciudadanía elige para velar por su bienestar, ha traicionado a sus votantes y se ha doblegado a los intereses de los mercados financieros.

Los organismos internacionales (ONU, FMI, Banco Mundial, G20, OCDE, Unión Europea…), repletos de insignes especialistas, han sido incapaces de evitar las crisis que la ciudadanía sufre. Es más, continúan reclamando recortes sociales mientras ellos gozan de vida privilegiada, a la vez que obedecen y amparan a las grandes empresas multinacionales.

Los Bancos Centrales cuidan de la banca privada pero no de la ciudadanía, a pesar de que sus fondos son de dinero público. Y los bancos privados, en aras de dudosos negocios, manipulan arriesgadamente los ahorros de la ciudadanía, sin sentirse responsables de sus fracasos financieros que repercuten dolorosamente en la gente, a pesar de lo cual son mimados y rescatados por los Gobiernos con dinero público.

¿En base a qué ley divina se autorizan semejantes procederes?

 

Podemos observar nuestro planeta desde múltiples perspectivas. Algunos detalles:

* Se aumenta la protección armada gubernamental de los buques privados extranjeros que van a esquilmar e intoxicar las costas de Somalia. Toda violencia extranjera se legitima porque es contra ‘supuestos piratas’ somalíes. Toda violencia de los somalíes para defender sus recursos es responsabilidad de los ‘islamistas’ y por tanto terrorista y perseguible. Hablar de Somalia es hablar de violencia, pero no se habla de la violenta hambruna que padece su población.

* Existe una Comisión Interamericana de Derechos Humanos con sede en Washington. ¿Para defender los Derechos Humanos? Sólo si los viola algún Estado, pero no si los violan banqueros, terratenientes o transnacionales. Como comenta L. Britto, tampoco se ocupa del derecho al trabajo, a la tierra, al agua, a la educación, a la salud, a la seguridad social, a la cultura, a la información veraz: a todo lo que hace la vida digna y posible.

Sólo defiende los derechos del capital. Nunca se pronunció contra la dictadura de los Somoza, pero sí condenó a la Revolución Sandinista. No movió un dedo  cuando fueron secuestrados el presidente Chávez, o el presidente Manuel Zelaya, o el presidente Rafael Correa.

* Cuánto se ha dicho y escrito en Argentina acerca de la nacionalización del 51% de la petrolera española YPF, empresa que durante 13 años se ha enriquecido externalizando los beneficios y produciéndoles desastres ambientales. Aunque está por ver si esa nacionalización será en verdad para beneficio de la población argentina, o para el de unas cuantas empresas privadas.

Cuánto se ha dicho y escrito en España sobre esta intervención contra la empresa Repsol (YPF). ¿Por qué se considera una ofensa al Estado español si se trata de una empresa privada? ¿Y acaso es menos digno nacionalizar que privatizar, como hizo el Estado español con esa misma empresa Repsol, o con Telefónica, o con Endesa, o Seat, o Argentaria, o Iberia, o Tabacalera, o Retevisión…? ¿Nada tiene que decir, por otra parte, el Estado español de la multitud de denuncias contra los abusos y actitudes mafiosas de algunas grandes empresas españolas en América Latina, que en beneficio de sus intereses pasan por encima de los derechos de aquellos pueblos?

* Noticia maravillosa: Investigadores canadienses de la Universidad de Alberta han logrado curar el cáncer usando dicloroacetato. ¿Pero? Esa sustancia no requiere patente y es barata en comparación con los medicamentos usados contra el cáncer por las grandes farmacéuticas. Por tanto, al no suponer ganancias para los inversionistas privados, ha sido bloqueada tal investigación. Como dijo el Premio Nobel de Medicina Richard J. Roberts: los fármacos que curan no son rentables y por eso no son desarrollados por las farmacéuticas que en cambio sí desarrollan medicamentos cronificadores que sean consumidos de forma serializada.

 

Pero el Sistema que genera y difunde miedo también se intranquiliza: ¿Cómo queda gente capaz de resistir? ¿Es que aún tienen esperanzas de conseguir algo? ¿Acaso el miedo ha dejado a alguien sin paralizar?  ¿Cómo queda alguien que todavía se atreve a rebelarse?…

Efectivamente, es incomprensible para el tirano que la represión no sea un antídoto definitivo.

Y la resistencia, cual marea de aceite, se va extendiendo poco a poco sin cesar…

A pesar de las miles de víctimas, de las persecuciones, de las detenciones y golpes, de los encarcelamientos y torturas, de las amenazas y burlas de la Comunidad Internacional, de las presiones y expolios,…siguen vivas la Primavera Árabe, las luchas del pueblo saharaui, las huelgas de hambre de la población palestina encarcelada en Israel, las reivindicaciones de los mapuches y pueblos indígenas, las manifestaciones de Occupy Wall Street, las movilizaciones campesinas en Brasil, los levantamientos en India y en China, la Marcha Patriótica en Colombia, el movimiento 15-M en España, etc. etc.

Y a pesar de todos los pesares…se extiende la resistencia, y vivas permanecen las causas feminista, ecologista, pacifista, étnica, indígena, emigrante,…

Para mediados de mayo hay convocada una Manifestación Internacional: “No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”, dice uno de sus lemas.

La Historia cuenta que: la conciencia ciudadana, por muy narcotizada que esté por el miedo, puede reaccionar y desarrollar su poder ciudadano, su poder electoral, su poder reivindicativo, su gran poder como consumidores, su poder en las calles,…

 

Mirada Solidaria.es

 

Dejar un comentario