Es admirable encontrarse con gente que todo lo tiene claro y dispone de respuestas inmediatas para todo. Ni siquiera necesitan leer los periódicos, les basta con leer los titulares y su propia imaginación automáticamente completa los supuestos contenidos de la información. No obstante, hay quien considera a estas personas como “sospechosas”: ¿Es tan seguro y tan provechoso para la vida caminar con clichés tan fijos capaces de codificar todo cuanto sucede o se conoce por los medios? ¿Cuál es el origen de tanta seguridad?

 

     Por el contrario, otras muchas personas se encuentran hechas un lío con los vientos y noticias que corren. Veamos.

     * Comenta Pascual Serrano que se escandalizan mucho los medios de comunicación cuando algún gobernante latinoamericano de izquierda les critica o intenta regular su funcionamiento.

Pero veamos lo que se escribe en España, concretamente el columnista Alfonso Ussía en el periódico La Razón el 1 de agosto bajo el título “Hijos de puta”, en referencia al sacerdote Alec Reid, al Premio Nobel de la Paz Alfonso Pérez Esquivel y a la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini:

“Hijos de puta los que se ofrecen a mediar en negociaciones insoportables para la dignidad de un Estado de Derecho. El cura irlandés ese, y el mamaraché argentino con su Premio Nobel, y la gorda asquerosa del pañuelo anudado a la cabeza que viaja en primera clase por todo el mundo sembrando el odio”.

No hay como tener espacio en un periódico privado para poder insultar, ni nada como ser un presidente elegido democráticamente en América Latina para ser bombardeado con críticas si los denuncia en los medios.

     * Un teletipo de Reuters difundido por Público el 3 de agosto habla sobre el hallazgo e identificación en Irak de los restos de un piloto estadounidense abatido en 1991. Según señalan,  el anterior presidente George Bush afirmó que estaba prisionero de Sadam Hussein y citó su cautiverio como una de las razones para invadir Irak en 2002.

¿Queda alguno de los argumentos para el ataque que no se haya demostrado falso?

     * Ofrecía el diario Público el 7 de agosto un amplio reportaje sobre la vacuna de la nueva gripe. España comprará a la farmacéutica Novartis 22 millones de dosis a un precio entre 7 y 11 euros cada una. Se trata de un laboratorio que ganó 5.700 millones en 2008. Eso sí, afirman que se niegan a donar vacunas a los países del Tercer Mundo porque, “para que la producción sea viable, debe haber incentivos financieros”.

¿Será que los laboratorios lo que quieren es ganar 5.700 millones (o más) de los que tenemos dinero para pagar la vacuna?
               

     * Se leía en Público el 15 de agosto. El ejecutivo mejor pagado de Estados Unidos cobró el pasado año 493 millones de euros, una cifra que equivale al Producto Interior Bruto de Nigeria. Eso querría decir que a ese sólo hombre se le paga como si produjese la misma riqueza que 138 millones de nigerianos.

Solo falta que nos digan que también con el mismo esfuerzo.

     * Lo de presentar el vaso como medio vacío o como medio lleno parece que se inventó para el periodismo. Observemos estos dos titulares sobre las elecciones de Afganistán: “Los votos vencen al miedo en Afganistán” (El País 21 agosto), “El miedo deja en casa a la mitad de los afganos” (Público 21 agosto).

Al parecer, los titulares rezan.

 

     Que no se ofendan los medios de comunicación, ni se sientan atacados. Lo que decimos es que mucha gente nos hacemos un lío con lo que vemos y escuchamos.

¿Quién no ha escuchado repetidamente que los soldados españoles enviados a Afganistán están en una misión de paz, para proteger a la población y mantener el orden?

Pero, la duda es: ¿forman o no forman parte de la coalición de ocupantes liderada por Estados Unidos en aquel país?

El 3 de septiembre 2009, las tropas españolas en Afganistán asesinaron a trece afganos que atacaban un convoy en el que se desplazaban los militares españoles de la coalición.

Según los medios españoles no hubo asesinatos, no fueron matados, sólo hubo ‘muertos’. Fueron los propios asesinados quienes propiciaron su muerte. Además, eran de los ‘malos’, eran talibanes -según El País, ABC y Antena 3-, o sea, personas radicales/integristas islamistas, y no tanto personas contrarias al régimen de ocupación.

Estos son algunos de los titulares:

 El Pais: Trece talibanes muertos en un combate con tropas españolas

El Mundo: Trece insurgentes afganos muertos tras un combate de 6 horas con tropas españolas

ABC: Tropas españolas matan a 13 talibanes en un combate en Afganistán

Cadena Ser: 13 insurgentes muertos en un combate de varias horas con tropas españolas en Afganistán

Radio Televisión Española: Mueren 13 insurgentes tras seis horas de combate contra las tropas españolas

Antena 3: Trece talibanes muertos tras un combate contra las tropas españolas

La Vanguardia: Mueren 13 insurgentes en un ataque repelido por las tropas españolas en Afganistán

Al día siguiente, 4 de septiembre,  el Noticiero de televisión española anunciaba que no eran talibanes sino insurgentes, que se rebelan contra la invasión extranjera. Es igual, la mentira ya estaba sembrada en los medios.

 

     Hablando de Afganistán, conocíamos el 4 de septiembre que un ataque de la OTAN dejaba al menos 90 muertos al norte de Afganistán, la mitad de ellos civiles.

¿Cómo tendremos que considerar a los civiles, mujeres y niños, como insurgentes, como talibanes, o como simples daños colaterales?

En el primer semestre de este año, más de 1.000 civiles han sido asesinados.

Esta semana, el jefe de las tropas internacionales en el país, el general Stanley McChrystal, había apostado por dar prioridad a la protección de la población civil frente a los insurgentes talibanes. ¿En qué quedamos?

¿Cuántos parecidos va teniendo el asunto de Afganistán con el de Irak?

 

     Todo el mundo sabe del Plan Colombia, establecido por Estados Unidos desde hace años en el país colombiano supuestamente para controlar al narcotráfico, sus producciones de coca y su comercio aterrador. En la actualidad no hace falta explicar el término “supuestamente”, porque quien más quien menos conoce los objetivos “antiinsurgentes” y “protectores de intereses de multinacionales” del Plan Colombia.

Pero, siguiendo la misma lógica, ¿Por qué no se ha hecho un Plan México que afronte las continuas masacres y actuaciones terroríficas de las mafias en ese país? Acaban de ser asesinados 18 jóvenes en un centro de desintoxicación en Ciudad de Juárez.

Cuentan que miles de soldados y policías intentan velar por la seguridad y acabar con el cártel de Juárez, que es el que controla la ciudad pese a que se está disputando el control de la zona con otro cártel, el de Sinaloa. El fenómeno mafioso abarca no sólo a esa ciudad sino a todo el país.

¿Entonces? ¿Por qué Estados Unidos no ha implantado allí otro Plan México? ¿O es que el problema no son las mafias del narcotráfico ni los numerosos alcaldes y funcionarios corruptos? ¿Nada hay que decir porque Ciudad Juárez se haya convertido en la ciudad más violenta del mundo?

 

     ¿Y el golpe de Honduras? ¿Es o no es un ataque al sistema democrático? ¿Está siendo rechazado efectivamente por la ONU, OEA, Estados Unidos, Comunidad Europea,…? ¿Sí?

De pronto nos dicen que Washington aprieta las tuercas a los golpistas de Honduras. Tras la reunión del depuesto presidente de Honduras con Clinton, EEUU asegura que no reconocerá al ganador de las próximas elecciones presidenciales en el país. Washington ha anunciado el fin de una “amplia gama” de ayudas a Honduras debido al golpe de estado en ese país (Agencias, 3/9/2009).

A renglón seguido, el FMI premia al gobierno golpista de Honduras con 163,9 millones de dólares de financiación. (Telesur 30/9/2009)

O nos enteramos que la Unión Europea pacta negociaciones comerciales con los golpistas hondureños. Ecologistas en Acción deplora la actitud de la Unión Europea de mantener a Honduras en la ronda de negociaciones para un Tratado de Libre Comercio entre el bloque europeo y los países centroamericanos. Esto supone un reconocimiento del gobierno golpista, además de una pésima decisión para la población y el entorno hondureño. 

 

     Por cierto, el golpe en Honduras vino supuestamente motivado porque su Presidente pretendía hacer una encuesta para consultar a la ciudadanía sobre la posibilidad de incluir una cuarta urna en las elecciones y poder plantear si estarían o no de acuerdo con un referéndum que posibilitara un cambio constitucional que permitiera una segunda reelección del presidente.

Parece una broma. ¿Qué pensarán algunos presidentes españoles de gobierno y, sobre todo, de comunidades autónomas que no sólo han sido reelegidos otra vez, sino dos, tres, cuatro, cinco y hasta seis veces?

¿Por qué tanto ruido? ¿Tan grave es el asunto como para justificar un golpe de estado?

¿Por qué la posibilidad de reelección ha provocado tanto comentario negativo en la prensa internacional, como también sucedió en el caso de Venezuela, y no sucede con otros países, por ejemplo Colombia, donde no sólo existen presiones institucionales para conseguir la reforma constitucional que posibilite la reelección presidencial, sino que el presidente prepara una reducción del censo electoral para facilitar su triunfo en el referéndum?

 

     Cuesta aclararse. Disculpen nuestra cortedad.

Se hacen esfuerzos por leer la prensa, por informarse, por escuchar los noticieros, por intentar entender los argumentos de los políticos,…pero apenas nos sirve de algo. Nos confunden, nos sentimos confundidos. Nos hacen un lío.

Y todo ello nos hace pensar… Que las palabras no tienen el mismo significado para unas personas y para otras, que las valoraciones son distintas según los intereses, que no jugamos  con las mismas cartas y, además, hay quien juega con las cartas marcadas.

Total, que es muy difícil jugar en estas condiciones.

La confusión se impone. Ocurre como en el caso del holocausto. Es ignominioso que los nazis asesinaran a casi 6 millones de judíos, sin contar a los gitanos y homosexuales. Pero siguen sin recordarnos que fueron esclavizados 50 millones de negros africanos en tiempos pasados, de los cuales sólo la mitad llegaron vivos a las Américas.

www.miradasolidaria.es

Dejar un comentario