Son noticias de estos últimos días.

Son “nuevas” que la Navidad no pudo teñir de “buenas”, ni de fiesta  y de brindis, de cantos de paz y de alegría… Pero son acontecimientos reales.

En todo caso, la Navidad resultaría peligrosa, si fomentara la ceguera social. Por cierto, ¿No fueron los pobres los protagonistas en Belén?

La amnesia y la indiferencia son privilegios de los poderosos”, dice Gary Younge.

 

El Parlamento de la India acaba de encargar a su Gobierno una investigación sobre el asunto.

Según informe de la Oficina Nacional de Estadísticas Criminales, en el año 2010 se registraron en la India 134.599 suicidios, el 12 por ciento de los cuales fueron cometidos por agricultores, acosados por las deudas y la violación de sus derechos laborales.

En la India, el 80,5 % de la población profesa el hinduismo, una religión que considera altamente reprobable el suicidio.

¿Qué rebelión es ésta? ¿Contra quién protestan quitándose la vida…? ¿Contra la religión…?

 

En Grecia, los suicidios han aumentado el último año un 40%. Curiosamente, antes de los recortes, que han arrojado a la pobreza e incertidumbre a millones de personas, Grecia era el país europeo con menor índice de suicidios (2,8 por cada 10.000 habitantes), y hoy es el más alto de Europa. Confirmado: La austeridad extrema mata.

Los Nobel de economía Stiglitz y Akerlof denuncian que los responsables de la crisis y de imponer austeridad caiga quien caiga son responsables de delitos. Porque perjudican gravemente a millones de personas, violando sus derechos. Culpables por crímenes económicos contra la humanidad. Porque consagran su beneficio económico por encima de todo. Pero ni siquiera han sido investigados por sus tropelías.

 

En Barcelona (España), una mujer de 65 años acudió a urgencias de un hospital comarcal a las cinco de la madrugada, donde le diagnosticaron derrame cerebral y la enviaron a otro hospital para su intervención. Debido a los recortes también estaba cerrado el quirófano. Por los mismos motivos estaban cerrados los quirófanos del tercer hospital. En el cuarto hospital la operaron a las once y media de la noche. Murió a los pocos minutos; habían pasado 43 horas desde que acudió a urgencias.

Se sabe que la paciente no era familiar de ningún político ni autoridad.

Los recortes no sólo deterioran la asistencia sanitaria pública, atentan contra el derecho a la salud.

 

El 29 de diciembre se cumplieron 15 años de la Firma de la Paz Firme y Duradera que ponía fin a la segunda guerra civil más prolongada del continente latinoamericano, luego de la colombiana. Pero la paz no ha llegado a Guatemala. La paz no es simple ausencia de guerra.

Y las causas estructurales que originaron la guerra en los años 60 siguen vigentes. La inseguridad generalizada así como la cantidad de muertos diarios (15 personas) colocan a Guatemala entre los países más violentos del mundo: Son cotidianos los linchamientos, la “limpieza social de indeseables”, la proliferación de violentas pandillas juveniles, el feminicidio con descuartizamiento de las víctimas, la impunidad que impera (98% de los crímenes no se condenan). Y, además, la alarmante desigualdad histórica en la población, cuyo 51% sobrevive por debajo de la línea de pobreza (con 2 dólares diarios); Guatemala ocupa el primer lugar en América Latina en desnutrición crónica según UNICEF,…

Cuando los Acuerdos de Paz son ajenos a la población, ni son acuerdos ni llevan a la paz, son burlas al pueblo.

 

Rancio estribillo el que repiten los Organismos internacionales cada vez que se habla de la hambruna en Somalia y Etiopía: Se debe a la peor sequía en la región en los últimos 60 años y al incremento del precio de los alimentos, que en algunos cereales llegó a ser de más del 150% en un año y medio.

¿Son esas las verdaderas causas estructurales de la hambruna?

Voces autorizadas apuntan otras causas: faltan políticas que refuercen el derecho internacional a la alimentación; los alimentos y sus precios están siendo objeto de especulación en las bolsas; empresas privadas están especulando con las tierras agrícolas (han negociado 2.100 acuerdos que afectan a 227 millones de hectáreas de tierra) y venden sus cosechas fuera del país…

¿Las miles de víctimas por la hambruna en el Cuerno de África están muriendo, o están siendo asesinadas?

 

Según informe del FBI, las compras de armamento por parte de civiles en Estados Unidos se dispararon hasta niveles de récords históricos durante este mes de diciembre.

Han sido más de un millón y medio de nuevos solicitantes. El día antes de Navidad un total de 102.222 personas en Estados Unidos compraron algún tipo de armamento letal. ¡Qué manera tan extraña de celebrar la Paz en Navidad!

“Esta tendencia sucede porque muchos norteamericanos creen que van a necesitar una pistola para defenderse en un momento cercano, a la par que aumenta un sentimiento generalizado de inseguridad”, comentó un vocero de la conservadora Asociación Nacional del Rifle.

En Estados Unidos, según cálculos extraoficiales, hay cerca de 190 millones de armas de fuego en manos privadas.

¿Será que la seguridad procede de las armas…?

 

Una minoría ridícula sigue pasando su rodillo de la codicia y triturando a la inmensa mayoría de la población mundial, que muere en la más absoluta indefensión.

Y mientras, los ángeles cantan: ‘gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad’…

En todo caso, nunca la ficción estará más cerca de la vida que la propia realidad.

Violar los derechos, ahogar económicamente hasta la muerte a millones de personas por buscar el beneficio propio, tiene un nombre: Es un crimen.

Y si las víctimas, inmensa mayoría en nuestro planeta, no guían las perspectivas y criterios de la Humanidad y no orientan las políticas nacionales e internacionales, ¿Entonces, qué valores estamos defendiendo entre las personas?

 

El mochuelo

(enero/2012)

 

  1. Juan Antonio
    08 Ene 12 21:14

    Eché en falta algún contrapunto, por breve que fuera. Por no desanimarse uno, vaya.

    Un abrazo.

Dejar un comentario