2011 dijo adiós

No se le ocurrió otra cosa mejor. Se disfrazó de 2011 y se dedicó a despedirse.

Se despidió de las amistades y de otra mucha gente desconocida…

¿Recuerdan la nochevieja de 2010: “feliz año nuevo”, “próspero año nuevo”,…?

¿Se acuerdan de las cenas, los cotillones y los brindis con cava…?

Y ahora que acabó el 2011, ¿cómo lo ven?

Por cierto, ¿se repiten las mismas ceremonias este final de año…las mismas felicitaciones y deseos, las mismas comilonas y borracheras, los mismos derroches consumistas…?

¿O se notará que estamos en crisis profunda…?

Que no se ofenda nadie. La culpa la tiene eso que llamamos ‘Navidad’: es un medicamento muy especial, excita como un afrodisíaco, calma como un narcótico y tiene unos peculiares efectos amnésicos de pérdida de memoria, a la vez que produce inhibición.

Ya ven, la “Navidad” se ha convertido en una droga dura que descontrola cuerpos enteros y que se consume dulcemente de forma general y sin la menor presión.

 

Pero, si habláramos como amigos y entre amigos, seguramente diríamos que ha sido un año desgraciado para muchísima gente en el mundo:

Así ha sido para los 1.000 millones de personas hambrientas, para las decenas de millones de personas desempleadas, para los millones de familias que han perdido su vivienda, para los millones de mujeres maltratadas y muchas de ellas asesinadas por la violencia de género, para millones de personas inmigrantes perseguidas y marginadas,…

Y ha sido un año desgraciado para la Naturaleza cuyo desprecio suicida se ha reflejado en  la última Cumbre del cambio climático en Durban, donde la vida, los principios de justicia y los derechos humanos quedaron sometidos a los intereses económicos y comerciales, es decir, al dominio económico abusivo del planeta.

Y ha sido un año desgraciado para muchos países:

– La esperanzadora primavera árabe ha quedado minimizada por  los intereses económicos y geoestratégicos de las grandes potencias, que colonizan y esclavizan a todo el continente africano.

– Las poblaciones civiles de Oriente Medio están ahogadas en sangre por las medidas imperialistas y militares que les asesinan en nombre de la democracia y la libertad (Irak, Palestina, Siria, Somalia, Yemen,…).

– Los avances sociales en Latinoamérica (como el CELAC) están siendo perseguidos y obstaculizados por Estados Unidos sembrando la desestabilización en la región y proliferando sus bases militares en la misma (TLC, USAID, IV Flota norteamericana,…).

– Países de la Unión Europea están siendo asfixiados económica y socialmente sin el menor complejo por Instituciones económicas con la connivencia de Alemania y Francia (Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, España…).

 

Es cierto que en 2011 también hubo grandes beneficiados, pero son los mismos que se beneficiaron en 2010, en 2009 y en años anteriores.

Reinan a sus anchas los Grandes lobbies y grupos financieros, otros misteriosos entramados económicos que dirigen en la sombra, grandes empresas multinacionales, los paraísos fiscales, otros organismos intermediarios económicos y militares (OTAN, CIA, FMI, BM…). ¡Criminales ‘no buscados’ y, sin embargo, tan reconocidos!

La Lista Forbes es otro impúdico espejo de la desigualdad y la injusticia: Cinco supermillonarios acumulan 260 mil millones de dólares. Apenas 100.000 super-ricos concentran más del 35% de la riqueza del planeta habitado por 7.000 millones de personas.

 

Y con su disfraz de 2011 se despedía también dando las gracias a todas las personas y colectivos que celebran y defienden la VIDA en todas sus formas.

Daba las gracias a cuantas personas y grupos han luchado por defender la justicia. Gracias al 15-M y a los colectivos similares en los cinco Continentes. Ellos fomentan la esperanza.

Y se despedía con un abrazo. Pues realmente son agraciadas las personas abrazadas.

 

Mirada Solidaria.es

 

Esta entrada fue publicada en Actualidad. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a 2011 dijo adiós

  1. candido-moises isado jimenez dijo:

    Este escrito sí que lo conocerán todos mis compañeros del Taller de Filosofía. Y volverá a surgir la misma pregunta: ¿qué podemos hacer nosotros?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *